Tipos de interés: ¿de qué dependen?

Los tipos de interés conforman la política monetaria de los países o zonas geográficas. Hasta el punto que tiene unos efectos muy directos sobre la vida de los ciudadanos. No en vano, están íntimamente relacionados con el precio del dinero. En estos momentos, los tipos de interés tienen una evolución desigual en una u otra orilla del Atlántico. Es decir, han tomado caminos diferentes en Estados Unidos y la Unión Europea, dos de las zonas económicas más representativas en el mundo. Y que en cierta forma, están condicionando la evolución de los mercados de renta variable en todo el mundo.

Básicamente los tipos de interés son lo que determinan el precio del dinero, en uno u otro sentido, tal y como vas a comprobar en este artículo. En cualquier caso, también es conveniente que tengas en cuenta que se modulan conforme a la tasa de inflación. En donde se tiene en cuenta cuál es el encarecimiento de la vida para determinar si es o no conveniente subirlos. Se trata de un dato económico muy importante que tiene muchas derivaciones en varios sectores de la economía. Y que han cobrado especial relevancia tras la crisis económica desarrollada en 2008.

Para que los entiendas mejor, deberás conocer que el tipo de interés o tasa de interés es el precio del dinero, es decir, es el precio a pagar por utilizar una cantidad de dinero durante un tiempo determinado. Es indispensable para realizar cualquier transacción económica. Como por ejemplo, en el momento de demandar un crédito personal o hipoteca. Pero también para detectar la rentabilidad de los productos de ahorro o inversión. Ya que en función de su evolución, subirán o bajarán en una u otra intensidad. Incluso con un rendimiento prácticamente nulo, tal y como está pasando en estos momentos.

Tipos de interés: diferentes estrategias

En cualquier caso, el mejor ejemplo para explicar lo que son los tipos de interés es irse a lo que están haciendo las principales autoridades monetarias en el mundo. En este sentido, el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido abaratar el precio del dinero como fórmula para solucionar los problemas derivados de la crisis económica. Es decir, el valor del dinero en esta zona económica es en estos momentos del 0 %. Esto quiere decir que los bancos te aplican a los créditos demandados un interés más bajo. Como por otra parte. Ocurre en estos momentos en que han llegado a bajar hasta un 7 %..

Otro de los efectos de la estrategia monetaria en la UE es que la rentabilidad de los productos bancarios y de renta fija baja con gran intensidad. Hasta el punto de que los depósitos a plazo, pagarés bancarios o cuentas de alta remuneración ahora no apenas te dan un interés del 0,5 %. Todo ello como consecuencia del abaratamiento en el precio del dinero en este espacio económico. Como bien habrás podido comprobar, sus efectos son totalmente diferentes en función de las necesidades que demandes a tu entidad financiera. Pero en cualquier caso, repercute en tus relaciones con el mundo del dinero.

Subida progresiva en Estados Unidos

Otro escenario bien diferente es el que se produce al otro lado del Atlántico. En donde los tipos de interés se van a subir progresivamente durante este año. Aunque sea de una forma lenta hasta situarse en una franja que oscila entre el 1,50 % y 2 %. Es la decisión que se asumirá desde la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED). Esto en la práctica quiere decir algo tan sencillo como que la rentabilidad hacía con tus ahorros será más satisfactoria que hasta ahora. Mientras que por el contrario, te costará más financiarte a partir de estos momentos. Este es un escenario generado desde la fortaleza de la economía de los Estados Unidos.

Como habrás podido comprobar son dos escenarios que presentan importantes divergencias. Y que en unos te pueden beneficiar mientras que en otros el efecto será completamente el contrario. Con un punto en común en ambos espacios económicos y es que la inflación parece que está controlada como consecuencia de la aplicación de estas medidas monetarias. Porque si no hubiese sido así, no se podría haber desarrollado de esta forma. En cualquier caso, a partir de ahora tendrás un poco más claro la incidencia de los tipos de interés en el ámbito puramente económico. ¿Deseas constatar otras vinculaciones de especial importancia?

En función de la oferta y demanda

Otro de los aspectos a tener en cuenta para explicar la importancia de los tipos de interés se basa en una ajustada ley de la oferta y la demanda, que está regulada siempre por los mercados financieros. Como consecuencia de estas actuaciones, cuanto menor sea esta tasa de interés, mayor demanda de recursos financieros habrá y, por el contrario, cuanto mayor sea, menor será la demanda de estos recursos financieros. Será un factor prioritario para subir o bajar el precio del dinero de a través de cualquier línea de crédito.

Esto hace que puedas encontrar un tipo de interés más competitivo o no en el crédito que vayas a demandar a tu banco. Y por otra parte, que tus ahorros puedan estar mejor remunerados que antes y tengas un mayor capital en tu cuenta de ahorro. Como habrás podido comprobar el tipo de interés no solo es una importante variable macroeconómica, sino que servirá para las relaciones que mantengas con tu entidad financiera. A través de casi todos los productos bancarios (depósitos a plazo, hipotecas, planes de pensión, cuentas de ahorro, etc.). Con una incidencia muy clara en tus finanzas personales en cualquier momento.

Sin variaciones en la Unión Europea

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), contempla para este año una revisión de sus previsiones de inflación y crecimiento para 2018 y 2019, en una primera estimación sobre el ejercicio anterior y lo que representa que no habrá novedad en política monetaria en este importante espacio económico común. En este sentido, desde el órgano emisor del viejo continente se mantiene la tasa en el 0 % con el objetivo central de garantizar que las condiciones financieras son favorables.

Otra de las políticas monetarias más agresivas es el que se está desarrollando en Japón para tratar de impulsar su economía. Para que de esta manera, vuelva a la senda de crecimiento que abandonó hace muchos años y que le ha llevado a una adoptar una situación económica muy especial en las últimas décadas. Pues bien, en este caso, el Banco de Japón ha decidido desde el año 2016 realizar recortes de su tipo de interés de referencia, que los ha situado en terreno negativo.

¿Cómo aprovechar el interés en bolsa?

Desde luego que los tipos de interés pueden ayudarte a rentabilizar tus operaciones en los mercados de renta variable. Desde diferentes estrategias que puedas aplicar desde estos precisos momentos. Una de las más eficaces reside en abrir posiciones en el momento en que se recorta el valor del precio del dinero. Habitualmente los mercados financieros reaccionan con gran euforia a esta clase de medidas. Con una importante revalorización en sus principales índices bursátiles durante un espacio de tiempo más que prolongado. Con un escenario claramente alcista que no puedes desaprovechar.

Otro de los sistemas que puedes emplear se basa en abandonar la bolsa en los movimientos contrarios. Es decir, cuando se produce subidas en los tipos de especial intensidad. Con una reacción muy negativa por parte de los mercados financieros. Hasta el punto de que te pueden hacer perder dinero en muy poco espacio de tiempo. Por otra parte, no puedes olvidar que estos movimientos coinciden con las tendencias bajistas de la renta variable. Por tanto, no son buenos compañeros de viajes para rentabilizar los ahorros. No tendrás más remedio que buscar otras alternativas en la inversión.

Aplicación en los productos bancarios

Por otra parte, es conveniente que conozcas como se desarrollan durante la vida de una línea de crédito, fuese cual fuese su naturaleza. En este contexto en particular, el tipo de interés se mantiene constante durante toda la duración o vida del préstamo. Es independiente de la tasa de interés actual del mercado. Aunque si en el momento en que lo vayas a contratar porque dependerá de su situación en los mercados. De esta forma, puedes aprovecharte de sus bajadas o por el contrario de su encarecimiento. En cualquier caso, se calcula en basa con el promedio de las tasas de interés de los meses anteriores. Por lo general, su plazo de amortización oscila de unos pocos meses y hasta 3 o 4 años. Aunque en algunas modalidades los periodos se pueden alargar sensiblemente.

Será la cantidad que deberás pagar a la entidad financiera por haberte dejado o prestado un dinero. De esta forma, para finiquitarlo, no tendrás más remedio que abonar su devolución, los correspondientes intereses y las comisiones y otros gastos en la gestión si lo hubiera. Generalmente a través de un sistema constante de cuotas mensuales. Aunque dependerá de que puedas realizar una amortización de manera anticipada. En este sentido, una diferencia de unos cuantos puntos porcentuales de puede suponer un ahorro muy importante en el gasto de este producto bancario.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.