Tendencias en bolsa y como operar en ellas

Una de las claves para rentabilizar los ahorros con éxito reside en saber interpretar las tendencias y operar en las mismas de forma correcta. No se puede operar de forma homogénea en todas las tendencias ya que será un claro pasaporte para conseguir el fracaso o lo que es lo mismo: dejarse muchos euros por el camino. Desde luego que no es la misma estrategia la que debe emplearse en una tendencia alcista que en otra bajista. Si no que por el contrario, no quedará más remedio de sabelas diferenciar para llevar a cabo un planteamiento ganador. Que es al fin y cabo el principal objetivo de los pequeños y medianos inversores.

Desde este planteamiento inicial, no cabe duda de que las tendencias en los mercados de renta variable te darán las pautas de actuación para desarrollar las inversiones con mayores garantías de éxito. Porque en efecto, si aplicas con decisión esta estrategia en la inversión, no solo estarás en mejores condiciones para rentabilizar tus propuestas bursátiles. Si no que por el contrario, estarás protegiendo tus posiciones por encima de otras consideraciones. En especial, cuando los mercados de renta variable no estén pasando por el mejor de sus momentos.

Para llevar a cabo este sistema de análisis tan solo deberás aportar una importante dosis de disciplina para poner en marcha las operaciones. No hace falta que sean procedentes de la bolsa, sino que también valen para otros mercados financieros, incluso los alternativos. Porque al fin y al cabo de lo que se trata es que todos los años tú cuenta de resultados crezca progresivamente. Este es el principal objetivo de todos los pequeños y medianos inversores. En este caso a través de una estrategia muy especial, pero a la vez muy sencilla.

Tendencias: ¿qué hacer con la alcista?

Desde luego que este es el escenario más deseado por todos porque es mucho más fácil rentabilizar el dinero. En la tendencia alcista los riesgos son sensiblemente menores y tan solo tendrás que acompañar a la tendencia de los mercados financieros. Con la ventaja de que es un sistema de inversión que es válido para todos los periodos de permanencia: corto, medio y largo. De esta forma, no importa el perfil que presentes como inversor porque la tendencia casi siempre te acompañará en tus movimientos en bolsa.

En este sentido, no puedes olvidar que la renta variable se ha mantenido en casi diez años de tendencia alcista. Precisamente desde que se iniciase la crisis economía en los años 2007 y 2008. De todas formas, no todos los procesos alcistas son tan longevos como este y su duración suele depender de muchas variables económicas. Tan solo indicar que en el momento en que se den las primeras señales de debilidad en los mercados financieros habría que iniciar un salida ordenada de nuestras posiciones en la renta variable.

Mercados a la baja: con más riesgos

No cabe duda de que en la tendencia bajista es mucho más complicado operar. Los riesgos de que las operaciones en bolsa te salgan mal son mucho más latentes. Tienes muchas probabilidades de las minusvalías se instalen en tu cuenta de resultados. Por este motivo es muy aconsejable que te mantengas en liquidez como fórmula para proteger tu dinero. No pasa nada porque no tengas invertido tu capital. Además, siempre tendrás el recurso de los productos bancarios (imposiciones a plazo fijo, cuentas de alta remuneración o bonos corporativos).

Las operaciones en las tendencias bajistas deben de puntuales más que nada. Como por ejemplo, para aprovecharte de los rebotes que experimentan los mercados financieros y en donde algunos de ellos tienen una duración que es digna de considerar. También las operaciones intradia o realizadas en la misma sesión bursátil puedes optimizar tus inversiones. Aunque en esta última modalidad requieres de una mayor aprendizaje para ajustar los precios de entrada y salida. En cualquier caso, no cabe duda de que es ir en contra de tendencia y esto siempre es perjudicial a los intereses de los pequeños y medianos inversores. Tienen mucho más que perder que ganar y esto debes tenerlo en cuenta a partir de estos momentos.

Lateralidad: la tendencia olvidada

Muchos inversores se olvidan de que la lateralidad es también una tendencia. Por supuesto que sí y hay que saber operar en este escenario. Aunque las posibilidades para conseguir unas amplias plusvalías son sensiblemente menores. No en vano, los márgenes de actuación son mucho más estrechos que en las restantes tendencias. Es decir, que en la bajista y alcista y esto es algo que debes asumir desde este preciso instante. Por otra parte, no debes olvidar que la tendencia lateral es muy proclive a operaciones de corta duración. En donde en pocos días finiquitas las posiciones sin esperar a más movimientos en los mercados de renta variable.

Desde este escenario algo complicado, no tendrás más remedio que ser mucho más selectivo en las propuestas seleccionadas. Hasta el punto de que te verás obligado por necesidad a realizar menos operaciones en bolsa de las esperadas. Este es uno de los motivos por los que deberás ser mucho más cuidadoso en las compras que vayas a realizar bajo esta tendencia tan especial. No en vano, cualquier error de cálculo puede costarte muy caro en forma de pérdidas en tu patrimonio personal. No puedes olvidar, por otra parte, que operar en una tendencia lateral es el movimiento más complejo en los mercados de renta variable que puedes tener en estos momentos.

Productos para cada tendencia

Por otra parte, debes conocer que hay una serie de productos financieros que son más favorables para aplicarlos en cada una de las tendencias mencionadas anteriormente. Te pueden ayudar a canalizar las inversiones de una forma más segura y sin renunciar a absolutamente. Tan solo deberás contratarlos en su momento justo y a su debido tiempo. Pues como dicen los inversores con cierta frecuencia, en el mundo del dinero siempre hay oportunidades de negocio, sin ninguna clase de restricciones o limitaciones. Solo será necesario que sepas aplicarlas en el momento preciso y con las mayores garantías de que no te habrás equivocado en la elección del activo financiero.

Desde este escenario general, no cabe duda de que las mayores alternativas se producen en la tendencia alcista de los mercados financieros. Casi todos los productos te valen para rentabilizar los ahorros con más o menos seguridad. Otro caso bien diferente es el que se produce en la más complicada tendencia bajista, en donde tan solo unos pocos cumplen con esta importante finalidad. Porque en efecto, son los denominados productos inversos los más indicados para invertir tus ahorros durante estos escenario tan poco gratificantes. Tanto en lo que se refiere a la compra y venta directa de acciones en bolsa como a los fondos de inversión.

Sin movimientos en los precios

Por el contrario cuando los precios de los mercados de renta variable se mueven con muy poca intensidad no habrá más remedio que afinar el ingenio para conseguir tus objetivos más inmediatos y en este sentido son muy pocos los productos financieros que te valdrán a partir de ese momento. Entre ellos, están los activos monetarios que son los que te permiten actuar con más decisión en los mercados. Aunque con el evidente riesgo de errar en la decisión, algo que es muy frecuente que pase en algún que otro momento de tu vida.

Tampoco pueden olvidarse la contratación de algún que otro producto bancario de ahorro para evitar la indefinición de los mercados financieros. Te proporcionarán una rentabilidad muy pequeña, pero al menos saldrás victorioso de este enfrentamiento tan especial. Por otra parte, también están presentes algunos depósitos a plazo que pueden reportarte en pocos meses algo más del 1 %. Desde luego que no es mucho, pero al menos no tendrás que estar pensado en qué valor de la bolsa guardarás tus aportaciones monetarias. En cualquier caso, la lateralidad también tiene salida en el sector de la inversión.

Cambios de tendencia

El mayor peligro que supone realizar una operación en tendencia reside en cuando se produzca el cambio. Hasta el punto de que puede desajustar tus inversiones y perder mucho dinero en las mismas, más de lo que te pues imaginar en estos momentos. En este sentido, debes preocuparte de velar por la evolución de los precios para detectar cualquier cambio o modificación de los mismos. Tanto de alcista a  bajista o viceversa, aunque el mayor peligro proviene de la primera operación.

Por tanto, no te quedará más remedio que ser más precavido que nunca y estar atento a las señales que te proporcionen los mercados financieros. En uno u otro sentido y que a través de los gráficos puedes tener una potente herramienta para detectarlos con cierta anticipación, que es al fin y al cabo de lo que se trata. Más allá de otras consideraciones técnicas y hasta puede que desde el punto de vista fundamental. En cualquier caso no lo tendrás nada fácil y el cambio de tendencia no siempre es una noticia agradable para tus estrategias en la inversión. Porque tendrás que modificar muchas cosas en los sistemas empleados para rentabilizar el dinero.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.