Separación de bienes

Separación de bienes

Ya sea antes de casarte o bien cuando el matrimonio decide romper, la separación de bienes es algo a lo que te enfrentas. Sin embargo, no muchos conocen todo lo que conlleva esto.

Por eso, nos hemos propuesto desgranarte todo lo que tienes que saber sobre la separación de bienes: qué es, cuándo se realiza, cómo, ventajas… ¿Vamos a ello?

Qué es la separación de bienes

Qué es la separación de bienes

La separación de bienes es en realidad un régimen económico matrimonial (existen tres, gananciales, de participación y de separación) que se caracteriza porque cada uno de los miembros de la pareja dispongan de su patrimonio de manera individual, y no conjunta como ocurre en otros casos.

Es decir, que cada miembro del matrimonio aporta una serie de bienes pero la gestión y administración de estos no recae en la pareja sino que cada uno, de manera independiente, se hacer cargo de sus bienes, derechos y responsabilidades.

Por norma general, en un matrimonio pueden existir:

  • Bienes individuales, que son los que cada miembro dispone de manera independiente.
  • Bienes comunes, aquellos que se han adquirido por los dos miembros mientras ha durado el matrimonio, o bien aquellos que es difícil demostrar de quién es la autoría de estos.

La separación de bienes está registrada en los artículos 1437 a 1441 del Código Civil y se aplica en defecto de pacto, es decir, si no hay ningún tipo de pacto contrario o diferente en dos comunidades autónomas: Cataluña y Baleares.

Características de la separación de bienes

Características de la separación de bienes

Ahora que sabes un poquito más sobre la separación de bienes, conviene que conozcas más a fondo cuáles son sus características:

Patrimonio personal

Se refiere a esos bienes que tiene cada miembro del matrimonio de tal forma que la otra persona no intervendría en ninguna de las decisiones sobre ese patrimonio.

Por ejemplo, imagina el caso de un matrimonio que ha decidido hacer separación de bienes. En este caso, cada miembro tendría autoridad sobre sus bienes, a hacer lo que quiera con ellos sin que la otra persona pueda intervenir o consentir.

Ahora bien, ¿qué pasa con el patrimonio durante el matrimonio? Hablamos de que se compren bienes o inmuebles en ese tiempo. Aquí hay que entender dos cosas:

  • Si esos bienes o inmuebles se compran conjuntamente, en lugar de ser personales son comunes, y conjuntos.
  • Si los bienes o inmuebles se compran por separado, es decir, que cada miembro lo hace por su cuenta, entonces seguirán siendo personales, no pasan a ser conjuntos porque la otra persona no ha intervenido en esa acción (es muy difícil demostrarlo).

Obligaciones, cargas familiares y deudas

Cuando un matrimonio tiene separación de bienes, eso quiere decir que el patrimonio de cada uno está protegido. Pero, ¿y qué hay de los gastos comunes, de las cargas familiares, etc.? ¿Cómo se separan?

En este caso, hay una obligación para cada uno de los miembros para contribuir a pagar esos gastos. Según su poder adquisitivo, salvo que haya un convenido, cada uno pagará en función de lo que tiene y puede.

Eso implica que los gastos del hogar, la alimentación, educación de los hijos, asistencia médica, etc. estarán siempre puestos en común, incluido el trabajo para el hogar.

En cuanto a las deudas, también son responsables de manera solidaria, siempre y cuando estas se produzcan en el ámbito doméstico.

Cuándo se produce la separación de bienes

Muchos piensan que la separación de bienes solo se puede realizar antes del matrimonio. Pero lo cierto es que no es así. De hecho, hay varios momentos en que puede llevarse a cabo. Estos son:

  • Cuando se refleje en las capitulaciones matrimoniales.
  • Si en esas capitulaciones matrimoniales se especifica que no habrá sociedad de gananciales pero no se dice nada de las reglas.
  • Cuando la sociedad de gananciales o bien régimen de bienes de participación se extinga.

En otras palabras, se puede solicitar antes del matrimonio pero también durante el mismo.

Ventajas y desventajas

Para muchos, la separación de bienes es una alegría y al mismo tiempo un alivio al no tener que poner los bienes en común tras el matrimonio. Pero al igual que tiene cosas buenas, también tiene malas. ¿Las conoces? Te hacemos un resumen.

Entre lo positivo de esta separación estarían:

  • El poder repartir mejor la herencia.
  • Que cada cónyuge tenga la propiedad de sus bienes y pueda disponer de ellos libremente sin tener el consentimiento de la otra persona.
  • Hacerse cargo de las deudas según la persona que las haya contraído. Excepto las comunes, por supuesto.
  • Conservar los bienes en caso de una separación o divorcio.
  • Asegurar esos bienes cuando los matrimonios son de «conveniencia» o bien uno de los cónyuges tiene un patrimonio importante que no quiere exponer a perder por un divorcio.

¿Y qué tiene de malo? Lo siguiente:

  • Es un régimen poco solidario. Y es que protege a quien tiene un gran patrimonio, pero supone una desventaja económica para la persona que no trabaje o que haga las labores del hogar (aunque en este caso, si hay un divorcio, esa persona puede pedir una compensación monetaria por el trabajo que ha realizado).
  • Mantener una parte de la vida alejada de la otra persona. Al no tener obligación de informar al cónyuge de los movimientos que realiza hace que la relación pueda no ser al 100% comunicativa.

Qué hacer para solicitar la separación de bienes

Qué hacer para solicitar la separación de bienes

En caso de que ambos estéis de acuerdo en realizar una separación de bienes, los trámites se pueden llevar a cabo antes (con las capitulaciones matrimoniales) o después, mediante notario.

Los pasos que hay que dar en caso de que sea previo al matrimonio son:

  • Ponerse en contacto con una notaría para redactar las capitulaciones matrimoniales.
  • Este documento debe entregarse públicamente al notario.
  • Inscribirse ambos miembros de la pareja en el Registro Civil en el régimen de separación de bienes.

En caso de que sea durante el matrimonio, habrá que acudir a un notario para que establezca tanto el documento como los pasos que hay que dar. Y es que es bastante más complicada, primero, porque ambos miembros de la pareja han de estar de acuerdo y, segundo, porque podría solicitar uno de ellos la liquidación de los bienes existentes en común hasta esa fecha, lo que significaría tener el mismo problema que si no hubiera separación.

Cuánto cuesta

El precio de la separación de bienes está entre 40 y 70 euros. Siempre y cuando se haga a través de las capitulaciones.

En el caso de hacerse después puede elevarse mucho el precio debido a los problemas que surjan entre la pareja.

¿Te queda ahora más clara qué es la separación de bienes?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.