Se reducen algunos dividendos y otros se suspenden

Uno de los mayores temores por parte de los inversores es que los dividendos de las empresas se reduzcan o sencillamente se suspendan como consecuencia de la caída tan tremenda que han tenido los mercados de renta variable por la pandemia del coronavirus. Hasta el punto de que no han tenido que pasar muchos días para que las empresas hayan movido ficha, en uno u otro sentido. Pero lo que está claro es que el panorama de los dividendos no será el mismo que hasta ahora. En especial, en algunos de los sectores bursátiles más afectados, como por ejemplo el bancario o turístico.

Este movimiento en el reparto de dividendos en las acciones es hasta cierto punto lógico ya que se podría dar situaciones en que su rentabilidad fuese en torno al 15 %. Como consecuencia de su desplome en su valoración en bolsa. Con títulos como Santander o la compañía aérea AIG que han cotizado por debajo del doble euro y que por tanto debían elevar su dividendo a unos niveles que no pueden soportar estas empresas. Siendo algunas de las que han movido ficha en estos días tan convulsos para los mercados de renta variable. Con rangos histórico que al final han sido rectificados por sus órganos de dirección.

En este sentido, hay que incidir en que a primero de semana tres grandes compañías cotizadas en la bolsa española como Banco Santander, Amadeus y Airbus han cancelado el pago de sus dividendos debido al impacto que puede tener el coronavirus en sus cuentas. A lo que han seguido otras que se han decantado al final por reducir algunos sus dividendos y otros por suspenderlos. Aunque no hay bajo ningún caso una postura uniforme dentro de las empresas que cotizan dentro del índice selectivo de la renta variable, el Ibex 35. En cualquier caso, se va a reducir el rendimiento de este pago al accionista a partir de estos momentos.

Se reducen dividendos: Inditex

La empresa textil es la que ha iniciado esta estrategia en los pagos bursátiles al anunciar que su consejo de administración estudiará la viabilidad del reparto de su dividendo de este año. Después de haber anunciado que este lo iba a incrementar en un 6 % respecto al ejercicio 2019. A los pocos minutos fue el Banco Santander el que decidió imitar esta actuación en los mercados de renta variable. Al comunicar a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que su consejo de administración ha decidido revisar su política de retribuciones al accionista, con el fin de disponer de todos los recursos que sean necesarios para apoyar a empresas y clientes particulares afectados por la pandemia del coronavirus.

De esta manera, el consejo de Banco Santander ha decidido consolidar un único dividendo final, que se someterá a la aprobación de la junta general de accionistas en 2021 que determinará la cuantía final a pagar una vez que conozca el impacto que haya tenido la pandemia. Por lo tanto, en noviembre de 2020 no se efectuará pago de dividendo a cuenta y por tanto sus accionistas no dispondrán de ninguna gratificación que era esperada con mucha alegría para dar liquidez a su cuenta de ahorro. El año pasado su rentabilidad media estaba en torno al 5,5 %, una de las elevadas dentro de su sector.

Amadeus y Airbus no anulan

Son las dos empresas que han seguido en esta tendencia en la que salen como grandes perjudicados los pequeños y medianos inversores. En concreto, y como no podía ser menos, ha sido Amadeus la empresa que ha decidido anular el pago de su dividendo. Mientras que por el contrario, Airbus se ha decantado por retira la mejora de su rentabilidad por dividendo con un valor total de 1.400 millones de euros y las previsiones de ventas y beneficios para 2020. No en vano, es uno de los grandes damnificados por la caída de las empresas ligadas a la actividad turística. Como consecuencia de su peor valoración en los mercados de renta variable en la últimas tres semanas de cotización.

También se prevé que a partir de estos momentos sean otros los valores bursátiles que siguen estos ejemplos. Con una cascada de anuncios tras la publicación de sus resultados empresariales que se van a desarrollar en estas próximas semanas. Con una doble estrategia ya que en unos casos se reducen algunos dividendos y en otros se suspenden. En este sentido, todos los pequeños y medianos inversores deben prepararse para lo peor y que en este caso se refiere por no cobrar este importante pago al accionista. Y que puede llevar a un cambio en la estrategia en la inversión en buena parte de estos usuarios a partir de este preciso instante.

Dividendos confirmados

Mientras que por el contrario, va a haber otras empresas que van a confirmar este pago al inversor y ya de hecho algunas de ellas lo han confirmado en estos duros días para los pequeños y medianos inversores. En este sentido, existe un listado amplio de compañías que han confirmado que harán frente al pago de su próximo dividendo. Bankinter es la que ha encabezado esta estrategia empresarial y ha anunciado que este año cumplirá con este pago monetario. A pesar de que se va a convivir en un contexto de alta volatilidad y descenso de las bolsas.

Por otra parte, los usuarios no tendrán que tener más remedio que estar muy pendientes en estos días para conocer cuál es la decisión que van a tomar estas empresas cotizadas. Para conocer cuál va a ser su posición o si deben de dirigirse a otros valores bursátiles para recibir el cobro de esta remuneración. Donde no puede olvidarse que los dividendos están conviviendo en un sector que se caracteriza por los bajos rendimientos en los bonos y tipos bajos. Y que por lo tanto, los inversores optan por la rentabilidad de los dividendos para mejora su liquidez ante los bajos rendimientos que tienen los productos financieros en estos momentos. Como por ejemplo, las imposiciones bancarias a plazo fijo, cuentas de alta remuneración o los derivados de la renta fija en general. Pero que ahora esta estrategia puede variar como consecuencia de este cambio de opinión por parte de las empresas que cotizan en el mercado continuo nacional.

Por otro lado, no nos podemos olvidar en estos momentos que las compañías que retribuyen al accionista con este pago son empresas de cierta solvencia, que reparten sus beneficios entre los accionistas y casi nunca pertenecen a valores especulativos, con lo cual la recuperación de sus precios se puede lograr más rápidamente. Es decir, se tratan de las mejores empresas de nuestro país y puede generar un efecto muy pesimista entre todos los agentes financieros. Hasta el punto de que puede agravar el sentimiento de confianza por parte de los consumidores en general. Además, es una forma para evitar quedar enganchado en el valor, al disponer de una renta fija todos los años. Como una rentabilidad sensiblemente superior a la ofrecida por depósitos, pagarés, deuda pública, etc. Con muchos adeptos entre los pequeños y medianos inversores.

Como estrategia de los inversores

Una de las estrategias que tienen ante sí los ahorradores de protegerse ante las posibles pérdidas que puedan generar sus inversiones en la renta variable son a través de los valores que reparten dividendos entre sus accionistas y que proporcionan una rentabilidad media del 4,50 % (entre el 1,00 % y 9 %), por encima de las que dan los productos de ahorro tradicionales, aunque en la mayoría de los casos haya que esperar unos cuantos años hasta que las minusvalías desaparezcan de su cartera de valores.

¿Pero cuando pagan y en qué fecha los dividendos son pagados por parte de las empresas cotizadas? Pues bien, en este sentido no hay una norma general para realizar estos pagos, todo depende de la estrategia empresarial de la compañía que cotiza en bolsa, aunque es frecuente que las empresas abonen a sus accionistas con un dividendo anual repartido en dos veces, el primero es a cuenta y muchas lo pagan en enero, mientras que el otro denominado complementario se formaliza a los seis meses del primero. También es habitual las empresas que pagan un único dividendo al año, normalmente el primer trimestre o semestre del ejercicio, y por tanto se recibe en su totalidad, sin fragmentación en sus pagos.

Pero en algunos sectores económicos (bancario y eléctrico, principalmente) es tónica general hacerlo cuatro veces al año, o sea de forma trimestral, de manera que el dividendo anual se deposita en la cuenta corriente del accionista en cuatro pagos. De cualquier forma cada empresa concede un dividendo fijo que está previamente estipulado por la propia empresa y que para conocer su cuantía puede comprobarse en la propia compañía o en los medios de comunicación especializados. También hay que aclarar que lo que recibirá en su cuenta el inversor será el importe neto, tras las deducciones realizadas sobre el dividendo bruto. En otras palabras, una empresa que asigne un dividendo por acción de 0,06 euros implicará que el accionista recibirá a cuenta 0,05 euros por acción, tras las oportunas retenciones.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.