¿Cómo saber si tengo cláusula suelo?

La cláusula suelo es una de las figuras más perjudiciales para los demandantes de un crédito hipotecario. Hasta el punto que se creado un amplio debate sobre su aplicación y que hasta puedes reclamar a través de una acción judicial. No en vano, la cláusula suelo incide en que no puedas ahorrarte muchos euros al financiar la compra de tu casa o apartamento. Es una cláusula que a ves no sabes que la firmas y que indudablemente te puede poner en más de un aprieto en cualquier escenario. A veces como consecuencia de un abuso por parte de la entidad que comercializa este producto financieros.

Es muy importante que conozcas que la cláusula suelo, también llamada suelo hipotecario, es un modelo de financiación que beneficia a las entidades que se encargan de comercializar este línea de crédito para la compra de una vivienda. En detrimento de los propios usuarios que se verán perjudicados por la condiciones de este contrato tan especial que se incluyen en esta clase de hipotecas. Hasta el punto que no tendrás más remedio que pagar más dinero del inicialmente presupuestado y que requerirá de un tratamiento más que especial.

En cualquier caso, se trata de básicamente de una cláusula contractual que establece un límite mínimo al interés que se aplicará en la cuota aunque el tipo de interés baje. Es por tanto muy poco ventajosa para los intereses de los usuarios bancarios que no se podrán beneficiar de posible e hipotética bajada de intereses. Tal y como ha pasado en los últimos año en donde el índice de referencia europeo, Euribor, se ha situado en los niveles más bajos de las últimas décadas. En concreto, en terreno negativo al cotizar en estos momentos en el -0,161. Un factor muy beneficioso para mejorar los tipos de interés en esta clase de productos financieros.

¿Cómo conocer la cláusula suelo?

Si deseas saber si tu crédito hipotecario está confeccionado bajo esta condición claramente abusiva por parte de las entidades financieros no te quedará más remedio que atender a los siguientes consejos. En primer lugar, leer la letra pequeña del contrato y si es así bajo qué condiciones se materializa su aplicación. Será el momento para que valores si es oportuno que formalices esta clase de créditos. No en vano, puedes optar por otro modelo que no incorpore la cláusula suelo.

Una segunda estrategia consistirá en una posible negociación para que esta cláusula pueda moderarse sus niveles de suelo en la hipoteca. Al menos podrás subirlo en unas cuantas décimas porcentuales. Pero en cualquier caso, no será muy beneficioso para tus intereses personales porque al fin y al cabo no tendrás más remedio que pagar más remedio por la adquisición de esa vivienda que tanto ha gustado. Ahora será el momento para que sepas que es lo que firmas en esta hipoteca tan especial.

Características de la cláusula suelo

Este modelo en esta línea de crédito para la compra de un inmueble se caracteriza fundamentalmente porque sus intereses suelen revisarse entre una y dos veces al año conforme a un diferencial que suele ser el Euribor. En este sentido, la cláusula suele implica un límite a la baja con respecto a los intereses variables de la hipoteca. En la práctica quiere decir que habrás pactado con tu banco un porcentaje mínimo que en ningún momento podrá vulnerarse. Y que es especialmente negativo en los escenarios bajistas en esta clase de activos financieros. Por otra parte, la entidad deudora habrá conseguido asegurarse que tendrás que pagar un interés mínimo del que se siempre saldrá beneficiada.

Para evitar estas situaciones, es completamente necesario que las entidades de crédito informen a los usuarios de esta clase de condiciones tan abusivas para tus intereses como usuarios. Incluso si fuese menester, con toda clase de explicaciones sobre su aplicación y entre las cuales destacan los folletos informativos. Otra medida muy eficaz ante este escenario que presenta el mercado hipotecario es que no la contemple en plazos muy largos en donde puede existir la posibilidad de que los tipos de interés bajen drásticamente. O al menos para beneficiarte de una cuota mensual más asequible que se ajustará a tu presupuesto.

Medidas de protección al usuario

De todas formas, desde el ejecutivo se ha aprobado una normativa de medidas urgentes de protección de consumidores con respecto a esta clase de cláusulas tan especiales en los créditos hipotecarios. No con otra finalidad que desarrollar los mecanismos de defensa para protegerte de estas condiciones en los contratos del crédito inmobiliario. En donde será muy importante comprobar si realmente cumplen con los requerimientos de información que demandan desde las altas instancias judiciales.

En otro orden de cosas, no puede olvidarse de que las entidades financieras han recibido a día de hoy más de medio millón de reclamaciones por cláusula suelo. De las que cerca del 80 % han supuesto para los usuarios una contraprestación en forma de efectivo, o cuando menos con medidas compensatorias. No obstante, todavía quedan algunas pendientes de respuesta y en otros casos sencillamente no han sido admitidas por diversas causas. En cualquier caso, supone una diferencia en favor de los titulares de las hipotecas muy importante.

Claves para detectar estas condiciones

Desde luego que es bastante habitual que en el momento en hayas formalizado este producto financiero no te haya explicado desde la otra parte en qué consiste el suelo hipotecario. O incluso sea algo peor el escenario, al estar escondida esta condición tan polémica en un complicado entramado contractual. De todas, dispones de algunos mecanismos para poner de manifiesto que tú eres una de estas personas. ¿Deseas conocer cuáles son estos casos?

Si no puedes detectar la cláusula suelo en el contrato, la solución más sencilla se basa en comprobar el último recibo que te ha mandado el banco. Para que de esta forma, puedas constatar si el tipo de interés que te aparece en este documento no es el equivalente a la suma del  Euribor más el diferencial que tengas pactado con tu entidad de crédito. Porque en este caso en concreto será el suelo de tu hipoteca.

La cuota se mantiene fija

Por otra parte, hay otro sistema de identificación que nunca falla para conocer si tu hipoteca lleva incorporada una cláusula suelo. Consiste en poner de manifiesto que la cuota hipotecaria se mantiene siempre fija a pesar de las variaciones en el índice de referencia europeo, el Euribor. Sí este fuese el caso, no dudes de que puedes ser uno de los miles de afectados por estas condiciones tan abusivas por parte de las entidades financieras. No tendrás más remedio que reclamarla, incluso por la vía judicial si así lo exigiesen las circunstancias.

Por otra parte, también puede estar camuflada por una serie de expresiones que son utilizadas en las escrituras por parte de los bancos y en las que se refieren a esta condición. Sin que tú mismo te des cuenta de estar bajo esta situación hipotecaria. Desde luego que el mejor consejo es que estés correctamente aconsejado por profesionales que puedan detectar estas tretas bancarias. En este sentido, una de las denominaciones utilizadas desde las entidades emisoras es la de “límite de variación a la baja del tipo de interés aplicable”. Si aparece en el contrato no dudes ni por un momento que tienes una cláusula suelo en el contrato.

Eliminadas del contrato

La buena noticia para tus intereses como usuario es que la mayoría de las entidades de crédito han eliminado las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios a consecuencia de lo dispuesto por la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013. En la que se declaran nulas y por tanto ya no son aplicadas, aunque hayas firmado la operación antes de esta sentencia. Con la posibilidad de reclamar las cantidades que te hayan cobrado de más a través de las cuotas mensuales. Incluso con la opción de interponer una reclamación a la entidad emisora de este producto financiero.

Este es uno de los motivos por lo que es buen momento para suscribir esta línea de crédito. No solamente no incluyen esta cláusula tan polémica, sino que incluso están exentas de comisiones y otros gastos en su gestión y mantenimiento. A lo que se le une la presentación de diferenciales cada vez más competitivos. En donde en la actual oferta hipotecaria puedes encontrar propuestas por debajo del 1 %. Con un ahorros muy importante sobre el dinero que tendrás que abonar todos los meses en la cuota de la hipoteca.

No obstante, este es un escenario que no durará siempre como consecuencia de la previsible subida en los tipos de interés en los países de la eurozona. Ya que la intención por parte del Banco Central Europeo (BCE) es ejecutar esta medida a final de año, tal y como ha declarado su presidente en las últimas reuniones del órgano regulador del viejo continente. En cuyo caso, los diferenciales de las hipotecas a tipo variable crecerán progresivamente a partir de los próximos años. Llegado este momento, será el momento de decidir si es mejor formalizar el crédito a tipo fijo. Entre otras razones porque siempre tendrás la misma cuota mensual y sin sorpresas de última hora.


Categorías

Préstamos

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.