Reunificación de deudas

Qué es una reunificación de deudas

Hay ocasiones en las que tienes tantas deudas que llegar a fin de mes se te hace difícil. Incluso, tienes que tener muy buena cabeza para acordarte de pagarlas todas. Pero, ¿y si te decimos que con la reunificación de deudas puedes lograr grandes beneficios?

Si no sabes lo que es una reunificacion de deudas, las ventajas que conlleva, o los pasos que debes dar para aglutinar todas ellas, aquí te vamos a dar todos esos datos.

Qué es una reunificación de deudas

Si has oído hablar de la reunificación de deudas, es posible que sepas de lo que hablamos. La propia palabra ya indica un poco su concepto. Hablamos de agrupar todos los gastos (prestamos, créditos, etc.) en uno solo haciendo que la cuota sea menor pero el tiempo que tengas para pagar la deuda aumente. De esta forma, se consigue que la familia está más desahogada en cuanto a pagar mes a mes porque la cuota será más reducida.

El único problema en este caso es que, al hacer más pequeña la cuota, el tiempo que se tarda en devolver ese préstamo o crédito aumenta. En otras palabras, vas a endeudarte por más tiempo, y eso tiene una consecuencia más: los intereses y/o comisiones. Eso implica que vas a tener que pagar más y durante más tiempo, pero a veces esta figura financiera es la única opción posible para vivir mejor.

Además, la gran mayoría de reunificaciones de deuda usa la vivienda, o una propiedad de la que se es titular, como aval. De esta forma, si no se tiene nada, es mucho más complicado conseguirlo.

Ventajas e inconvenientes de reunificar deudas

Ventajas e inconvenientes de reunificar deudas

Ahora que conoces un poco mejor la reunificación de deudas, es posible que te tiende, pero igual que hay ventajas, también debes considerar las desventajas.

Ventajas de la reunificación de deudas

  • Vas a conseguir que la cuota mensual disminuya, a veces drásticamente.

Inconvenientes

  • Al reducir la cuota mensual, la devolución completa del préstamo se alargará en el tiempo, con lo que tardarás más en deshacerte de él.
  • Hay un mayor interés y comisiones al aumentar a más años el préstamo.
  • Tienes costes adicionales importantes (que hay que asumir casi al principio).
  • Podrías perder aquello que has puesto como aval.

Pasos para la reunificación de deudas

Pasos para la reunificación de deudas

Ahora que te queda todo más claro, vamos a empezar con los pasos de una reunificación de deudas. Para ello, conviene que sigas una serie de pasos que te ayudarán a no dejarte nada por el camino, sobre todo de cara a los gastos que pueda suponer este trámite (sí, tiene unos gastos).

Identificar tus deudas

Es el primer paso que debes dar, el saber qué préstamos, créditos y deudas tienes actualmente. En otras palabras, hablamos de saber qué es lo que pagas exactamente al mes en cuanto a esas deudas que tengas, ya sea la hipoteca, una deuda de un crédito, el pago de un préstamo… Hasta del coche o deudas con la Administración.

Necesitas saber el dinero exacto que pagas en esas materias.

Cuánto te queda

Una vez tienes los gastos, te recomendamos que también hagas lo mismo con tus ingresos, y veas si la cifra que te sale es positiva o negativa. Si es negativa, la cosa va mal porque solo te endeudarás más de lo que ya estás y, con el paso del tiempo, eso se hará insostenible.

Y dependiendo de la cifra positiva, podrás saber si llevas una calidad de vida adecuada o no.

Simulador de préstamos

Ahora viene la parte en la que no puedes pensar en una primera solución y llevarla a cabo. Es decir, necesitas calcular la opción que pueda ser más beneficiosa para ti. Y es que la reunificación de deudas genera gastos adicionales (que muchas veces no se tienen en cuenta) como cancelar los préstamos anteriores, abrir uno nuevo, las comisiones… Por eso es importante que lo tengas en cuenta.

¿Y cómo se hace? Con los simuladores de préstamos. De esta forma, y viéndolos en varias entidades, podrás tomar la decisión adecuada.

Ve a tu banco

En este caso debes explicarles la situación en la que te encuentras, y cómo se puede solucionar todo (ten en cuenta que si vas con una posible solución, aunque no sea la que ellos quieren, estarás poniendo de tu parte porque no te estás negando con los pagos, sino a hacerlo de otra forma que no te ahogue).

Ellos te harán una contraoferta, quizá te propondrán una solución con sus requisitos y condiciones, que puede servirte o no.

¿Qué pasa si no te sirve? Que tendrás que probar en otros bancos. Pero siempre es mejor empezar por el que nos conoce ya que será más fácil que nos ayude (antes que perder a un cliente).

En la mayoría de los casos, lo que harán será ofrecerte un préstamo hipotecario, ya que suele ser la figura que utilizan todos los bancos en la reunificación de deudas. El problema es que si no tienes una vivienda en propiedad, o bien un avalista, la cosa va a ser más complicada. No imposible, pero sí saldrá más caro y con un trámite más complicado de cumplir.

Gastos que tendrás de la reunificación de deudas

Gastos que tendrás de la reunificación de deudas

La reunificación de deudas puede ser una solución bastante factible cuando tienes demasiados pagos y no puedes con todos ellos. Sin embargo, no es gratis. De hecho, te va a costar un pico. Y es que hay tres costes imposibles de evitar:

  • Gastos de cancelación de préstamos. Porque si tienes préstamos o créditos, vas a tener que cancelarlos, y ya sabemos que eso implica pagar por hacerlo antes de tiempo.
  • Comisiones. En caso de que uses una agencia mediadora. Pero si no la usas, los bancos también pueden cargarte comisiones.
  • Gastos derivados de una hipoteca o un estudio de viabilidad. Como hemos dicho, la mayoría de las reunificaciones de deudas se gravan sobre la vivienda o una propiedad de la que se es titular, y claro, todo eso ha de valorarse y de cumplimentarse en documentos (de notaría, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, etc.) que deberás pagar tú.
  • Intereses. Los intereses, ya sea con una vivienda de por medio o sin ella, serán elevados, sobre todo porque el plazo de la deuda está más alargado.

A todos estos gastos se les conoce como gastos de la consolidación, y pueden suponer entre un 3 y un 5% del importe que cuesta la operación.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.