Reflación

La palabra reflación proviene de recesión más inflación

Estamos acostumbrados a escuchar términos económicos como la inflación, hiperinflación, deflación, etc. La razón por la que no es tan habitual escuchar reflación es porque se trata de un fenómeno inducido y se ha usado en muy pocas ocasiones. Los confinamientos provocaron una situación adversa en los mercados por la que la economía se resintió. A partir de aquí, los gobiernos, con ayuda de los bancos centrales, comenzaron a estimular artificialmente la economía. Este fenómeno es lo que se conoce como reflación.

Las implicaciones económicas que tiene la reflación varían según sean las circunstancias que han originado implementarla. Por eso mismo, no solo vamos a explicarla de qué se trata, sino que también vamos a explicar porque se está implementando en la actualidad y qué diferencias tiene con el pasado. Si te interesa saber el impacto que está teniendo, continúa leyendo!

¿Qué es la reflación?

La reflacion económica trata de emitir mucho dinero generando inflacion expresamente para superar una recesión

La reflación es un escenario en la que el gobierno, mediante estímulos monetarios, pretende crear inflación para evitar entrar en una espiral deflacionista. Aunque no es el mejor escenario, es mucho mejor a una bajada generalizada de los precios con todos los perjuicios que causaría a la economía. Lograr salir de una espiral deflacionista es difícil, pues los menores beneficios empujan a las empresas a verse en situaciones muy complicadas. Además, difícilmente puede reconducirse la economía para volver a la senda del crecimiento.

Por un lado, tenemos la inflación, y finalmente, a causa de esta, una recesión. La recesión espera ser temporal, y aunque haya un alza generalizada de los precios, pueda recuperarse de nuevo el crecimiento. De hecho, la palabra reflación, es una combinación de recesión más inflación.

Artículo relacionado:
Paladio: Más valioso que el oro

La reflación en la actualidad

Los confinamientos debido al problema actual hicieron detener la mayor parte de la maquinaria económica. Tras ello, las industrias y casi toda la parte del sector servicios se detuvieron. Eso se tradujo en unas pérdidas enormes, falta de ingresos, y una intención de ahorro generalizado por miedo a la crisis. Los principales índices de todos los países entraron en pánico, y en pocos días las bolsas se desplomaron a un ritmo no antes visto.

Gobiernos de todo el mundo comenzaron a inyectar masivamente dinero a sus economías, teniendo en cabeza a USA que sólo en abril de 2020 ya llevaba 3 billones. El objetivo de esta reflación perseguía financiar a los países mediante la adquisición de bonos, por lo que todos incrementaron sus deudas, y dar ayudas a la población para sortear los efectos. Entre los más comunes en España los ERTE, por otro lado las ayudas a las personas que se les habían terminado el paro en medio del confinamiento, etc. Cada país adoptó también nuevas medidas fiscales. Por ejemplo, Francia bajó muchos impuestos, o el caso de Alemania donde se pagó el 75% de los ingresos a los negocios que por ley tuvieron que cerrar.

Estados Unidos emitió gran cantidad de dinero y entró en reflación

Imagen tomada de Wikimedia Commons

Todo este movimiento se tradujo en una mayor seguridad percibida por la ciudadanía, que además fue acompañada de ganas de retomar la «vida normal», el consumo y los vínculos sociales. Esto generó que una gran parte de la población pudiera ahorrar más de lo normal, lo que empezó a provocar una mayor demanda de ciertos bienes, como los bienes raíces. El precio de la vivienda comenzó un fuerte alza de media en todos los países, también a una mayor cantidad de compras en varios sectores. Lo que finalmente a día de hoy los precios en general se han incrementado. Todo esto sin hablar de la crisis energética actual que también azota a la mayor parte de los países.

Artículo relacionado:
Invertir en oro en relación a la inflación y la masa monetaria

Curiosidades acerca de la reflación

La teoría económica clásica respalda que la inflación es esencialmente un fenómeno monetario. La expansión cuantitativa puede ser canalizada en una mayor producción y/u oferta de bienes. Toda esa mayor masa monetaria puede decantarse hacia la productividad o no. Sin embargo, si no se logra mejorar la productividad, se va a traducir en un mayor alza de los precios, al existir mayor demanda que capacidad productiva. Este punto fue justamente el que ha sucedido tras la crisis sanitaria. Debido al cierre forzado de las industrias, todavía existen demoras en entregas y satisfacer esa demanda existente.

De hecho, tanto es el miedo a la inflación y a que no existan productos para la siguiente campaña Navideña que ha generado un cuello de botella. El propio miedo a que no puedan ser satisfechas las demandas futuras, está retroalimentando un bucle del que ya está costando salir.

El temor al alza de los precios está acelerando aún más las compras y generando presiones alcistas sobre los precios

¿Qué podemos esperar?

Al ritmo en la que los estímulos fiscales están inflando la economía y subiendo los precios, un escenario posible es que los gobiernos comenzaran a retirar poco a poco los estímulos. Se trata del esperado «tapering». Con ello, las tasas de interés comenzarían a elevarse, que además es algo necesario. Unas tasas tan bajas como las actuales con una inflación que va en aumento no es sano. Sin embargo, no pueden retirarse de manera brusca, pues tampoco se persigue crear una crisis de deuda, puesto que muchos sectores y países ya están de por si muy endeudados.

Sobre los escenarios que se han barajado y se barajan, está el que la inflación puede ser transitoria. Una vez desaparezcan los cuellos de botella todo volvería a la «normalidad». Por otro lado, cada vez hay más voces que dicen que la inflación ha venido para quedarse, almenos por un largo tiempo. Bridgewater, el fondo de inversión liderado por Ray Dalio, afirma que esta década no se parecerá nada a la de 2010 en términos de inflación. Las cifras actuales por ahora respaldan esta teoría, habiéndose alcanzado una inflación tanto en USA como en Europa no vista desde 2008. Ambos períodos han sido tratados de manera parecida, la crisis inmobiliaria y sanitaria, con expansiones cuantitativas que han pretendido sortear las recesiones. Pero en donde la primera se esperaron períodos inflacionarios que no llegaron ni de lejos a aparecer, esta vez si ha aparecido de forma generalizada.

El mundo no es lineal, y por ahora son teorías y escenarios posibles. En cualquier caso, ahora ya sabes que significa reflación, y puedas entender mejor que es lo que está pasando en el mundo actualmente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.