¿Rebote o cambio de tendencia en las bolsas?

La tecnología sigue siendo sin lugar a dudas el sector que más fortaleza continúa demostrando. Hasta el punto de que el índice Nasdaq tan solo se deja un 7 % aproximadamente desde los primeros días de este nuevo año. Por otra parte, en los restantes índices bursátil internacionales estamos asistiendo a un rebote o lo que se denomina una fase de reacción tras un desplome previo al que no se había asistido en la historia de estos mercados de renta variable. De hecho, en todos ellos no tenemos figura de vuelta alguna a día de hoy y, lo normal, lo más probable es que asistamos después a una recaída hacia la zona de mínimos anuales.

Dentro de este contexto general que presentan los mercados es normal que buena parte de los pequeños y medianos inversores se planteen en estos momentos si estamos ante un potente rebote o cambio de tendencia en las bolsas. Todavía es pronto para tener un diagnostico fiable pero sí que podemos alguna que otra señal para tener una opinión propia sobre lo que está pasando en estos activos financieros. Ante el deseo de muchos usuarios de volver a estos mercados con el objeto de rentabilizar sus ahorro ante los bajos precios que presentan la mayoría de los valores bursátiles.

Mientras que por otra parte, no menos importante es analizar el hecho de que el volumen de contratación se ha amortiguado en las últimas semanas después de un frenético vendaval de ventas que se ha generado desde los primeros días del mes de marzo. Es decir, se ha puesto de manifiesto un menor volumen de ventas que ha ayudado a que los mercados de renta variable hayan podido mejorar sus posiciones ante los estímulos protagonizados por las autoridades monetarias, a un lado y al otro del Atlántico. Lo que se ha traducido en subidas superiores al 10 % en la mayoría de los índices relevantes de los países industrializados del planeta. Como una señal de confianza ante el temor de buena parte de los pequeños y medianos inversores.

Opiniones a favor del rebote

Algunos analistas de los mercados de renta variable se decantan por el hecho de que estamos inmersos en un proceso de rebote de alta intensidad. Y que incluso podría llevar hasta niveles muy cercanos a los 7500 puntos en lo que respecta al Ibex 35. Pero nada más, sin que supongan  un cambio de tendencia, tal y como muchos usuarios desean en estos momentos. Este rebote serviría para deshacer las posiciones con un precio en las acciones más ajustado a nuestras necesidades y en algunos casos a realizarlo con plusvalías en las posiciones en el caso de que las posiciones se hubiesen abierto en los pasados años. Con el objeto de disponer de liquidez en el saldo de nuestra cuenta de ahorro ante lo que pueda pasar en nuestra economía doméstica.

Otro de los objetivos con esta acción en las bolsas no cabe duda de que es el hecho de estar preparada ante las oportunidades de negocio que sin lugar a dudas se van a presentar en los mercados de renta variable. Tanto nacionales como de fuera de nuestras fronteras y que van ofrecer ajustes muy interesantes como para tenerlos en cuenta para conformar la cartera de inversión de cara a los próximos años. Con unos precios mucho más ajustados que antes de que empezase la crisis sanitaria en el planeta. Con la ventaja adicional de que tendrá un potencial de revalorización mucho más elevada que hasta ce unas pocas semanas. En algunos de los casos con la meta puesta en torno al 40 %, como por ejemplo en algunos valores energéticos y del sector turístico.

Un cambio de tendencia

Tampoco faltan voces dentro de los analistas financieros de que lo peor en la bolsa ya ha pasado. Y que ahora solo queda una fase de estabilización para posteriormente recuperar las posiciones de antes del mes de marzo de este año. Aunque la intensidad en la recuperación variará sensiblemente de unos a otros valores. Porque en efecto, no será lo mismo lo que pasa con Endesa que lo que se desarrolle con Sol Meliá a partir de estos momentos. Sus necesidades, y sobre todo su realidad, son diferentes. Desde este punto de vista habrá que ser mucho más selectivo en las inversiones porque cualquier fallo en el cálculo puede costarnos muy caro en forma de la pérdida de muchos y muchos euros por el camino en los parqués bursátiles.

Mientras que por otra parte, estas opiniones inciden en que se ya se ha formado un suelo, y que en el caso concreto del índice selectivo de la renta variable de nuestro país estaría muy cercana a los 5800 puntos. Es decir, casi, un 16 % desde los niveles actuales en su cotización. Otra cosa bien diferente es que en pocos días se pueda alcanzar niveles de 8000 o mucho más de 9000 puntos. Para que este escenario se desarrolle no cabe duda de que tendrá que pasar mucho más tiempo y quizás incluso no lo veamos en el curso de este año tan complejo para los intereses de los pequeños y medianos inversores. Es la eterna discusión sobre la recuperación económica va a ser en forma de V, U o incluso L. De la que dependerá la evolución de estos activos financieros a partir de estos momentos.

Cambios en los dividendos

Otro de los aspectos en lo que deben de fijarse los inversores es que va  a haber muchos cambios en los dividendos. En el sentido de que muchas empresas los van a suspender o rebajar y esto puede producir un flujo monetario de unos valores a otros. En especial, de las carteras de inversión procedentes de los ahorradores más defensivos o conservadores y que irán en la búsqueda de la seguridad que genera esta retribución al accionista. En este sentido, no puede olvidarse de que esta es una fuente de liquidez por parte de muchas personas que van a tener problemas para elaborar sus presupuestos personales o familiares a partir de estos momentos. Y que contaban con estos ingresos para capear el temporal de la crisis económica que nos viene encima como consecuencia del parón del tejido empresarial en nuestro país.

Los cambios en los dividendos probablemente traigan una desviación de los fondos monetarios hacia los valores que componen  en sector eléctrico. Son los que han decidido mantener sus dividendos en estos complicados días, con empresas al frente de esta tendencia como Iberdrola, Naturgy, Endesa, Enagás o Red Eléctrica de España. Y que en todos los casos ofrecen una rentabilidad por dividendo que oscila entre el 6 % y 8 %, lo que supone un alivio para sus inversores. Este hecho en la práctica supone que cada 10000 euros en la inversión tendrían un retorno anual y fijo en torno a 700 euros y que valdría a paliar la falta de liquidez que puedan tener los pequeños y medianos inversores.

Objetivo al largo plazo

Una de las recomendaciones que vienen realizando los analistas financieros en estos días es que los usuarios amplíen sus niveles de permanencia hasta el largo plazo sobre todo. Como mejor herramienta para proteger sus posiciones de cara a los próximos ejercicios. Pero también para conseguir recuperar el nivel que han perdido en estos días históricos para los mercados de renta variable en todo el mundo. Ello requerirá sin lugar a dudas un cambio de estrategia muy radical en muchos de ellos. Ya no será tan fácil realizar operaciones de muy corta duración ante lo que ha pasado en este marzo negro de 2020 y por tanto habrá que ser más conservadores en los planteamientos de inversión. Hasta el punto de que se necesitará de modelos de inversión que habíamos abandonado en los últimos años.

Mientras que por otra parte, también conviene recordar en estos momentos que estamos en una fase de muchas dudas en donde puede pasar cualquier cosas en las bolsas de todo el mundo. En donde la precaución debe ser el denominador común de nuestras actuaciones en los mercados de renta variable desde este justo instante y si mayores dilaciones en la medida. Debido a que a partir de estos días no habrá más medio que ser más selectivo, no solo en la selección de los valores, sino en la cuantía de las propias operaciones en bolsa. Al actuar con mayor meditación sobre los movimientos que vamos a tomar en unas situaciones muy compleja con las actuales.

Mientras que por último, se debe tener los antecedentes y que no son otros que el hecho de las cotizaciones de los índices mundiales en marzo han presentado un comportamiento opuesto en las dos quincenas del mismo. Esto nos puede servir para tener unas actuaciones más específicas es una de las operaciones de toma de contacto en los mercados de renta variable. Porque en efecto, nos podemos encontrar con una evolución desigual en los meses que quedan para que finalice este año tan atípico para los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de que nos vamos a afrontar a un escenario completamente nuevo desde cualquier clase de estrategia en la inversión para particulares.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.