Rebaja en el precio objetivo de los bancos

El ajuste en los precios de los bancos cotizados está siendo la tónica general en estos días y que está llevando a que estos valores estén en uno de los niveles más bajos de los últimos años. Así se pone de manifiesto tras por parte del banco de inversión internacional canadiense RBC Capital Markets. Al rebajar los precios de cotización de la banca cotizada en el índice selectivo de la renta variable española, Ibex 35.

El detonante de esta revisión en las perspectivas de la banca nacional está en el hecho de  la última decisión del Banco Central Europeo (BCE) de mantener, al menos, hasta el primer semestre de 2020 los tipos de interés en los niveles actuales. Como consecuencia de esta actuación las diferentes  firmas han actualizado sus valoraciones sobre las entidad españolas. En casi todos los casos, rebajando su precio objetivo y en algunos de los casos con una gran intensidad en los recortes de estos precios en los mercados de renta variable.

Esta situación ha provocado que la presión vendedora sea muy fuerte en estos días. Hasta el punto de que todos los valores del importante sector bancario se encuentran bajo una tendencia bajista de gran calado. En especial porque va dirigida a todos los plazos de permanencia: corto, medio y largo. Sin que las correcciones den niveles óptimos para deshacer posiciones a partir de estos momentos. En un entorno económico internacional que precisamente no es muy favorable para los intereses de estos valores que cotizan en el mercado continuo nacional.

Rebaja en los precios: Bankia

Sin lugar a dudas uno de los valores que peor parados han salido de esta revisión en los precios es Bankia. En donde, no puede olvidarse que los analistas del banco canadiense reducen su precio objetivo desde los 2,2 euros a los 2,1 euros por acción. Esto en la práctica supone un ajuste cercano al 5 % y la deja sin potencial de revalorizarse en bolsa de cara a la segunda parte de este año. No es extraño, pues, que las acciones de Bankia hayan caído estos días en torno al 4,5 % en su cotización en el Ibex 35. Siendo uno de los que peor comportamiento han tenido en estos días.

En estos momentos hay que tener una especial precaución con las acciones de este valor que son más proclives para vender que para comprar. Entre otras razones porque está envuelta en una peligrosa corriente bajista que le puede llevar a tantear los 1,50 euros la acción en un espacio de tiempo más bien breve. Ni tan siquiera es interesante para desarrollar operaciones de trading ya que está presentando mínimos semanales decrecientes. Y este factor indica que va a seguir depreciándose en los mercados de renta variable. Por encima de otras consideraciones de carácter técnico y también puede que desde el punto de vista de sus fundamentales.

BBVA, de los 9 a 5 euros

Su valor se ha depreciado notablemente en los últimos años y ha llegado a perder casi la mitad del valor que tenía en los mercados de renta variable. Porque en efecto, y a pesar de las noticias que vienen del sector, algunas de ellas francamente positivas. Como por ejemplo, el hecho de que tras recibir las autorizaciones regulatorias necesarias, el Grupo BBVA ha completado la venta a Scotiabank de su participación del 68,19 % en BBVA Chile y otras sociedades en el país.

El importe de la venta asciende a aproximadamente 2.200 millones de dólares. La operación generará una plusvalía neta de unos 640 millones de euros y un impacto positivo en el ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ de alrededor de 50 puntos básicos. Pero aun así, su situación en bolsa es realmente preocupante para los intereses de los pequeños y medianos inversores que han visto cómo sus ahorros en bolsa se han reducido drásticamente. Aunque está en su deseo que puedan recuperarlos y al menos reducirlos significativamente. Con una rentabilidad por dividendo que es día de hoy del 5,4  %. A través de un pago fijo y garantizado todos los años y con cargo a cuenta.

Beneficios de los bancos

Los bancos españoles obtuvieron un beneficio atribuido de 3.538 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio 2019, lo que significa un descenso del 11,4 % respecto al mismo periodo del año anterior. Con un escaso crecimiento del balance, la ligera mejora del margen de intereses y la reducción de los costes de explotación no han sido suficientes para compensar los menores resultados obtenidos por operaciones financieras. En un entorno marcado por los bajos tipos de interés en Europa, el margen de intereses se incrementó un 2,7 % hasta marzo y alcanzó 14.822 millones de euros, mientras que los ingresos netos por comisiones descendieron un 0,5 % en este periodo.

Mientras que por otra parte, no puede olvidarse que el margen bruto descendió un 1,2 % en los tres primeros meses del año y se situó en 20.896 millones de euros, debido, fundamentalmente, a la disminución de los resultados por operaciones financieras y a la reducción de otros resultados netos de explotación. A pesar de que el balance medio creció más del 1,5 % interanual, los gastos de explotación se redujeron un 1 %, lo que ha permitido mantener la ratio de eficiencia en el 49,2 %, entre las mejores del conjunto de sistemas bancarios de la Unión Europea. En donde las dotaciones y provisiones por deterioro de activos aumentaron un 7,1 % en los tres primeros meses del ejercicio, mientras que la rentabilidad sobre el capital (ROE) se situó en el 7,01 %, frente al 7,97 % correspondiente al mismo periodo de un año antes.

Sube la morosidad de los clientes

Otro de los factores que deben destacarse dentro de este importante sector bursátil es el que tiene que ver con la morosidad de los usuarios. En este sentido, los datos son muy claros al ponerse de manifiesto que la ratio de morosidad se situó ligeramente por debajo del 4 % tras una reducción de más de medio punto porcentual respecto a la tasa de un año antes, con un nivel de cobertura equivalente al 67,4 % de los activos dudosos, frente al 68,7 % del año anterior.

Mientras que por otra parte, los datos del sector también indican que los depósitos de la clientela se situaron por encima de 1,4 billones de euros, un 5,5 % más que en marzo de 2018, con lo que ya representan más del 55 % del total balance y permiten mantener la ratio de créditos sobre depósitos en el 108 %. En un escenario internacional, en donde los beneficios que han generado en este periodo es menor como consecuencia del abaratamiento en el precio del dinero. Y que ha llevado a que el tipo de interés en la zona euro sea del 0 %, es decir sin prácticamente valor y que sin lugar a dudas está lastrando los márgenes de intermediación de las entidades de crédito.

Un sector que hay que evitar

No cabe duda de que en estos momentos deben evitarse las operaciones que tienen como epicentro a las entidades financieras. Entre otras razones porque se tiene más que perder que ganar debido al goteo a la baja que están mostrando sus valores. El último en incorporarse a esta tendencia ha sido Bankinter que en cualquier momento puede abandonar los niveles que tiene en los 6 euros la acción. Cuando hasta hace pocos meses era el que tenía el mejor aspecto técnico de todos. Pero ahora contempla unos riesgos en las operaciones que pueden ser muy elevados para la toma de posiciones.

Mientras que por otro lado, también se constata un traslado del dinero de los inversores a los valores que ejercen como refugio en los momentos de mayor inestabilidad en los mercados de renta variable. Como es en el caso concreto de las compañías eléctricas que en la mayoría de ellas se encuentran en la figura de subida libre. Es las mejor de todas debido a que ya tienen resistencias de especial relevancia por encima de sus actuales posiciones. Por lo tanto, pueden subir aún más en la conformación de sus precios de cara al segundo tramo del año.

Estar a la espera con los bancos

De esta manera, poco se puede hacer en estos momentos con los bancos que cotizan en los mercados de renta variable. Si no que la única estrategia en la inversión válida es esperar, esperar y esperar. Hasta que hay un definitivo cambio de tendencia que ayude a abrir posiciones de cara a los próximos años. En cualquier caso, el interés por parte de los pequeños y medianos inversores ha ido decreciendo en este año y este es un factor a tener en cuenta en el momento de elaborar una estrategia en la inversión.

Porque es cierto que muy pocas cosas se pueden hacer en el sector bancario al estar inmerso en una tendencia bajista de gran intensidad. Aunque parece ser que todavía no ha tocado suelo y se pueden ver precios más bajos de los que cotizan en esta parte del año. En este sentido, no hay que arriesgar el dinero bajo ningún aspecto. Es las mejor de todas debido a que ya tienen resistencias de especial relevancia por encima de sus actuales posiciones. Por lo tanto, pueden subir aún más en la conformación de sus precios de cara al segundo tramo del año.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.