Ratio de garantía

El ratio de garantía sirve para saber lo cerca que está una empresa de quebrar

Como todos sabemos, invertir en empresas puede ser muy beneficioso, pero también bastante arriesgado. Por ello es fundamental que sepamos cómo analizar una compañía y saber interpretar los números. Una buena ayuda para esta tarea es el ratio de garantía, mediante el cual sabremos lo cerca que está una empresa de quebrar.

Si no tenéis del todo claro qué es este concepto, no os preocupéis. En este artículo explicamos qué es el ratio de garantía, cómo se calcula y cuál es la forma correcta de interpretarlo.

¿Qué es el ratio de garantía?

Para conocer el ratio de garantía de una empresa, se dividen sus activos reales por sus pasivos exigibles

Antes de explicar exactamente qué es un ratio de garantía, también conocido como coeficiente de garantía, primero vamos a aclarar el significado de «ratio» en la economía. Se trata de una relación cuantitativa que existe entre dos fenómenos diferentes y que refleja una concreta situación de nivel de inversores, de rentabilidad, etc. Los ratios se utilizan muchísimo en el mundo de la finanzas y son fundamentales para poder aclarar ideas y tomar decisiones.

En cuanto al coeficiente de garantía, este es básicamente una métrica que se usa para averiguar cuál es el riesgo de quiebra que tiene una empresa en concreto. Más adelante comentaremos exactamente cómo calcularlo, pero de momento nos podemos quedar con la idea de que se utiliza una fórmula que relaciona la deuda de la compañía con sus activos. Vamos a comentar a continuación las calves del ratio de garantía y la aplicación que tiene en el entorno corporativo.

Como ya hemos mencionado anteriormente, el coeficiente de garantía refleja lo lejos o lo cerca que está una compañía de quebrar técnicamente. Por lo tanto, analiza la solvencia de una empresa. Con el fin de poder analizar su situación financiera, este ratio compara el pasivo exigible con los activos reales de la sociedad. ¿Pero qué son estos conceptos? Pues bien, los activos reales de la sociedad son aquellos que tendrían un valor real si se diera el caso de una liquidación. En cuanto al pasivo exigible, se trata básicamente del endeudamiento que soporta la empresa.

que es el activo
Artículo relacionado:
Qué son activos y pasivos

Si se diera el caso de quiebra, el ratio de garantía puede indicarnos si la compañía sería capaz de hacer frente a la deuda que tiene. Para ello, claro está, tendría que vender sus activos. Así pues, este indicador es tanto una referencia interna como externa. Interna, porque refleja la situación de la empresa ante los ojos de sus administradores. Externa, porque refleja el riesgo que asumen los inversores hipotéticos.

¿Cómo se calcula el ratio de garantía?

Ahora que ya sabemos qué es el ratio de garantía, vamos a explicar cómo calcularlo. La fórmula correcta para este cometido es la división de los activos reales de la sociedad entre el pasivo exigible. Este endeudamiento incluye también aquellas deudas que pueda tener la empresa con proveedores, con Hacienda, con bancos o con cualquier otro tipo de acreedores. Así pues, la fórmula sería la siguiente:

Ratio de garantía = Activos reales de la sociedad / Pasivo exigible (endeudamiento)

Para que quede más claro, vamos a poner de ejemplo una empresa de transporte. Los activos reales, es decir, aquellos activos que se podrían vender en caso de liquidación, se componen por cuatro furgonetas de reparto y una nave logística. En total tienen un valor de 2,4 millones de euros. En cuanto a las deudas, esta compañía le debe 850 mil euros a diversos acreedores y 140 mil euros a Hacienda. El pasivo exigible total sería pues de 990 mil euros. Con estos números vamos a aplicar la fórmula:

Ratio de garantía = 2.400.000 / 990.000 = 2,42

Así pues, el ratio de garantía de esta compañía de transporte es de 2,42. ¿Y este número qué nos indica? Según las métricas corporativas tradicionales, para que una situación sea considerada normal, el ratio de garantía debe encontrarse entre el 1,5 y el 2,5. Este es el caso de la empresa que hemos puesto de ejemplo. ¿Pero qué pasa si el ratio se encuentra por debajo o por encima de estos niveles? Vamos a comentarlo a continuación.

Interpretación

El ratio de garantía normal de una empresa se encuentre entre el 1,5 y el 2,5

Ya sabemos cómo calcular el ratio de garantía y cuáles son los valores considerados normales para una empresa. Sin embargo, podemos encontrarnos con casos en los cuales el coeficiente de garantía se encuentra por debajo o por encima de los niveles normales. ¿Cómo se interpreta en esos casos?

Si tras realizar el cálculo correctamente, el ratio de garantía de una empresa está por debajo del 1,5, es una mala señal. Esto significa que la compañía en cuestión está a punto de quebrar. Así que cuanto más bajo sea el ratio de garantía, más riesgo tiene esa sociedad. Lo que pasa en estos casos es que la venta de los activos de la empresa no será suficiente para cubrir todo el pasivo exigible, es decir, todas las deudas que tiene dicha compañía.

Vamos a poner un ejemplo para un ratio de garantía por debajo de lo normal. Pongamos que una empresa posee unos activos cuyo valor es de 56 millones de euros. Sin embargo, tiene unas deudas exigibles de un total de 67 millones de euros. Si aplicamos la fórmula (ratio de garantía = 56 millones / 67 millones), nos saldrá que el ratio de garantía es de 0,84. Como es obvio sólo viendo el valor de sus activos y la deuda que tiene acumulada la empresa, sólo con la venta de esos activos no podría solventar sus deudas.

También podría darse el caso contrario: Una empresa cuyo ratio de garantía es superior al 2,5. Cuando el coeficiente es tan alto, no significa que la situación de la empresa esté saneada. Es más: Cuando el ratio de garantía es muy elevado, esto significa que la compañía en cuestión no está recurriendo lo bastante a la financiación externa. Este hecho puede impedir a la empresa acometer ciertas inversiones, deducirse los interesas de la deuda o repartir dividendos, ya que sacrifica una parte importante del beneficio para invertir.

Ahora que sabemos qué es el ratio de garantía, cuál es su fórmula y cómo interpretarlo, nos será de gran ayuda a la hora de investigar empresas para futuras inversiones. Recordad que es de suma importancia hacer un buen análisis antes de tomar una decisión.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.