Ratio de firmeza

En el mundo financiero, los ratios son muy importantes para los análisis de empresas

El mundo de las finanzas es muy amplio, eso no es ningún misterio. Existen muchísimos productos financieros a nuestro alcance, diversas estrategias de inversión, un sin fin de conceptos diferentes y multitud de posibilidades. Para movernos mejor en este mundillo y ser capaces de tomar decisiones más adecuadas, los ratios son fundamentales. Existen muchos tipos diferentes, pero en este artículo hablaremos sobre el ratio de firmeza.

¿Qué es este ratio? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se calcula? Contestaremos a todas estas preguntas y explicaremos cómo interpretar el resultado de la fórmula. Si os interesa el ratio de firmeza, os recomiendo que sigáis leyendo.

¿Qué es el ratio de firmeza?

El ratio de firmeza se interpreta como la garantía o la seguridad que una compañía ofrece a sus acreedores a largo plazo

En el mundo financiero, los ratios son elementos muy importantes. También se conocen como razones financieras y son básicamente unos cocientes que posibilitan la comparación de la situación financiera de una empresa con valores promedios u óptimos del sector. Es decir: Los ratios son una fracción en la cual el denominador y el numerador son partidas contables que se obtienen de las cuentas anuales de las compañías.

Existen muchos tipos diferentes de ratios, como por ejemplo el ratio de garantía o el ratio de disponibilidad. Cada uno nos da información sobre un aspecto en concreto de la empresa que nos interesa. El objetivo final de los ratios es proporcionarnos información sobre la situación financiera de una empresa, lo que nos ayudará a tomar decisiones, ya sea como emprendedores, empresarios o como inversores. Pero el que nos interesa para este artículo es el ratio de firmeza, también conocido como ratio de consistencia.

El objetivo de este ratio es medir la relación que hay entre el pasivo exigible y el activo fijo de una empresa a largo plazo. ¿Esto qué refleja exactamente? Pues bien, el ratio de firmeza se interpreta como la garantía o la seguridad que dicha compañía ofrece a sus acreedores a largo plazo. En este caso, la importancia recae principalmente en que el activo fijo de la empresa se financia a largo plazo. En conclusión: El ratio de firmeza nos indica en qué grado o magnitud los activos fijos de una compañía están financiados. Y gracias a esta información podremos saber cuál es la solvencia que tiene una empresa con sus acreedores.

¿Cómo se calcula el ratio de firmeza?

Para calcular el ratio de firmeza tenemos que saber cuales son al activo fijo y el pasivo exigible a largo plazo

Ahora que ya sabemos qué es el ratio de firmeza, vamos a ver cómo se calcula. La fórmula es bastante sencilla, pues solamente nos hará falta conocer dos datos para poder llevarla a cabo: El activo fijo y el pasivo exigible, a largo plazo, claro.

  1. Activo fijo o inmovilizado: Son todos aquellos elementos que acabarán convirtiéndose en dinero al cabo de un largo período de tiempo. Por lo general, el activo fijo es el que financiará al pasivo fijo.
  2. Pasivo exigible a largo plazo: Este está compuesto por todas aquellas deudas que tiene la empresa en cuestión cuyo vencimiento es a largo plazo, concretamente superior a los 365 días.

Entendiendo ya mejor los conceptos necesarios para este ratio y sabiendo los datos que necesitamos para calcularlo, vamos a exponer la fórmula:

Ratio de firmeza = Total de activos fijos / Pasivo exigible a largo plazo

Interpretación del resultado

Una vez tengamos los datos necesarios y los hayamos aplicado la fórmula, nos saldrá como resultado número bajito, ¿pero qué significa? Veamos cuáles son los barómetros establecidos para la interpretación del ratio de firmeza:

  • Igual a 2: Cuando el resultado es igual a 2, o al menos muy cercano, esto refleja que la empresa en cuestión financia el 50% de su activo fijo o inmovilizado mediante el pasivo exigible a largo plazo. En cambio, el 50% restante lo financia con sus propios recursos, siempre y cuando estos sean mayores o al menos iguales que el pasivo exigible a largo plazo.
  • Superior a 2: La mayor parte, es decir, más del 50% del activo fijo o inmovilizado es financiado por recursos propios de la empresa. Hay que tener en cuenta que, en este caso, deben ser mayores que el pasivo exigible a largo plazo y que no se pueden financiar con el pasivo exigible a corto plazo. También puede indicar que la mayor parte del activo fijo o inmovilizado se esté financiando con el pasivo exigible a corto plazo, lo que suele ocurrir cuando los recursos propios de la compañía son inferiores al pasivo exigible a largo plazo. Esto puede acabar provocando una suspensión técnica de pago.
  • Inferior a 2: Cuando el ratio de firmeza es inferior a 2, indica menor garantía o seguridad de la compañía a los acreedores a largo plazo. Por lo tanto, lo mejor es que el resultado esté lo más cerca posible del 2.

¿Para qué sirve el ratio de firmeza?

El ratio de firmeza ayuda a medir si una empresa tiene o puede llegar a tener problemas cuando toca afrontar sus pagos

En conclusión, el ratio de firmeza, al igual que los demás tipos de ratios de solvencia, cumple el objetivo de medir si una empresa tiene o puede llegar a tener problemas cuando toca afrontar sus pagos y obligaciones que tiene con sus acreedores. Obviamente, cuanto más equilibrada esté la empresa en cuestión, mejores serán sus ratios. Como consecuencia, los inversores, ya sean compradores de acciones en bolsa o de sus bonos, se sentirán más seguros.

Si bien es cierto que los ratios de una empresa nos dan mucha información sobre ella, lo mejor que podemos hacer es compararla con otras compañías del mismo sector para hacernos una mejor idea. Así podremos averiguar qué empresa se encuentra en mejor situación, teniendo en cuenta no sólo el ratio de firmeza, si no también otros ratios que nos ayudarán ver mejor cuál es la situación financiera de la compañía.

Además, también es altamente recomendable ver cómo evolucionan los ratios de las empresas trimestralmente. De esta manera podremos saber si están gestionando bien la compañía o no. Si se está llevando bien, los ratios obtenidos deberían ser cada vez mejores en comparación con la misma empresa y también con sus competidores.

Siempre que queramos investigar sobre empresas de un sector en concreto para invertir en ellas, resulta fundamental realizar un análisis exhaustivo y llevar a cabo comparaciones para reunir todos los datos importantes y tomar una mejor decisión. Ahora que ya sabemos calcular el ratio de firmeza, tenemos una ayudita más para llevar a cabo esta labor.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.