¿Qué tarjeta se adapta mejor a tu forma de consumo?

¿Tarjeta de crédito o de débito? Esa es la pregunta que nos solemos hacer a la hora de elegir un tipo de tarjeta u otra. Y es que es muy fácil confundir ambas tarjetas. Las diferencias entre ellas son notables, pero la falta de información financiera lleva a muchos a la confusión y a utilizar ambas tarjetas para los mismos fines.

Es importante conocer las diferencias entre ambas, para que puedas decidir cuál se adapta más a tus deseos y necesidades.

Generalmente, se recomienda el uso de las tarjetas de débito a las personas que están más enfocadas al consumo, mientras que las tarjetas de crédito van dirigida a las personas más disciplinadas en la gestión de sus finanzas.  

Es fundamental saber las diferencias y semejanzas de una y otra para poder utilizarlas correctamente.  Ya que puedes obtener tanto tarjetas de débito como tarjetas de crédito gratis en las entidades bancarias.

¿Qué diferencia a cada tarjeta?

tarjetas de credito

Tarjeta de débito

Las tarjetas de débito están vinculadas a nuestra cuenta corriente. Cuando compramos un producto, sea online o en una tienda física, el cargo se realiza enseguida en nuestra cuenta corriente. Si no disponemos de saldo en nuestra cuenta, la tarjeta daría error. La operación sería rechazada por el establecimiento y la compra no podría realizarse.

Esta tarjeta no está pensada como medio de financiación, sino como una forma de pago. Traslada el dinero de nuestra cuenta corriente hasta las cuentas bancarias de las tiendas en las que compramos.

Nos permiten hacer transferencias y sacar el dinero que necesitemos en cualquier cajero automático y en oficinas de banco. Son un medio de pago que nos permiten disponer del dinero que tengamos ahorrado en nuestra cuenta bancaria.

Para hacer las compras habituales como supermercados, moda, etc.… las tarjetas de débito son la mejor opción, ya que no tenemos que pagar intereses de ningún tipo puesto que todo el capital se extrae de los ahorros depositados en nuestra cuenta corriente.

Para poder obtener una tarjeta de débito es imprescindible disponer de una cuenta corriente en el banco que nos ha proporcionado la tarjeta.

Las tarjetas de débito son muy útiles, ya que nos ayudan a poder llevar un seguimiento de nuestros gastos y nos permite consultar el saldo disponible de nuestra tarjeta.

Para no excedernos a la hora de comprar, el cliente puede acordar un límite de gasto diario con el banco. De tal forma que, aunque se disponga de fondos suficientes la operación no podrá efectuarse si supera este límite.

Las comisiones de las tarjetas de débito son más baratas que las de la tarjeta de crédito. Dependiendo de la entidad bancaria el importe puede variar. Aunque cabe destacar que algunas entidades no imponen ningún tipo de comisión en las tarjetas de débito.

Tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito, aparte de ser una forma de pago, también son un medio de financiación y, quizá, sea por esto por lo que son más complejas que las tarjetas de débito.

Cuando vamos a efectuar una compra, ya sea en tiendas físicas o en tiendas online, el proceso cambia. Este tipo de tarjetas a diferencia de las de débito, permiten hacer compras sin disponer de la cantidad necesaria en nuestra cuenta corriente.

Normalmente los pagos se aplazan un mes aproximadamente. Una vez vencida la fecha estimada, el cliente tendrá que abonar la cantidad de la deuda. Por norma general, en la mayoría de los casos la cuenta asociada a la tarjeta dispone de fondos y la deuda se cobra directamente.

En caso de no tener fondos se aplicará un interés que puede oscilar entre el pero, en el caso de que no tenga fondos, se activarán los intereses de la tarjeta de crédito, que pueden oscilar entre el 12 y el 20%.

Las comisiones en las tarjetas de crédito suelen ser bastante más elevadas que en las tarjetas de débito.

Las tarjetas de crédito tienen un coste anual de emisión y mantenimiento. Y la retirada de efectivo en cajeros supone también un coste elevado de aproximadamente un 20%.

El punto a favor de estas tarjetas es que, en un momento de urgencia, aunque no dispongas del dinero suficiente, podrás efectuar igualmente la compra.

Existen muchas diferencias entre ambos tipos de tarjeta, ahora eres tú el que decide cuál le interesa más.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.