¿Qué son los seguros de inversión y como contratarlos?

Los seguros de inversión es un producto financiero de reciente creación que tiene un doble objetivo. Por una parte, salvaguardar o asegurar el capital aportado e ir creando una bolsa de ahorro a largo plazo y por otro lado, generar una rentabilidad anual para incentivar su contratación. Una de las particularidades de este producto es que no es comercializado por las entidades bancarias, sino por las compañías de seguros que han desarrollado una amplia gama de modelos de estas características.

Esta clase de seguros se caracteriza porque son más flexibles que los productos bancarios destinados al ahorro. Al permitir que sus titulares puedan realizar sus aportaciones monetarias en función de sus ingresos. Es decir, contempla que la prima pueda ser única, periódica o incluso extraordinaria, en relación a sus posibilidades económicas durante su permanencia en el seguro de inversión.

Otra de las ventajas que contempla la contratación de este seguro vinculado al ahorro es que hay un beneficio fiscal para sus titulares. Debido a que si se mantiene por un período mínimo de cinco años, los beneficios generados en este periodo estarán exentos de tributación. De esta manera, influirá en que el ahorro también podrá generarse desde esta vía. Sea cual fuese el rendimiento obtenido a través de este producto financiero, ya que no hay limitaciones en su aplicación.

Seguros de inversión: fiscalidad

El rendimiento que generan los seguros de inversión es otro de los incentivos para contratarlos al ser supriores a los ofrecidos por los productos bancarios (imposiciones a plazo, pagarés bancarios o cuentas de alta remuneración). Con una rentabilidad fija y garantizada que oscila con márgenes comerciales comprendidos entre el 2 % y 5 %. Aunque en la mayoría de las ocasiones se materializa a través de un pago denominado como creciente. Es decir, con un interés técnico garantizado cercano al 1 % o 2 % durante el primer año e ir aumentándolo durante los siguientes ejercicios y hasta llegar a su vencimiento.

Condiciones de contratación

Su formalización es bastante parecida a las imposiciones bancarias, aunque con una pequeña diferencia: dispone de una aportación máxima anual que habitualmente oscila entre 5.000 y 10.000 euros. Otro de los aspectos que distingue a este producto sobre el resto es porque los rescates están muy limitados. Esto en la práctica quiere decir que no pueden realizarse rescates totales sobre la inversión. Sino que por el contrario están condicionados a una parte muy pequeña de la misma. No en vano, el capital garantizado sólo es a vencimiento.

Por otra parte, los seguros de inversión van dirigidos a unos plazos más largos de lo habitual, entre 10 y 15 años aproximadamente. Otra de sus novedades es que el rendimiento que ofrecen suele ser creciente, es decir, se eleva a medida que pasan los años, aunque partiendo de una rentabilidad mínima técnica que está estipulado en algo más del 1 %. Sin que en ningún caso puedan cancelarse tal y como sucede con los depósitos bancarios. Ni tan siquiera con penalizaciones sobre este movimiento.

Una de las ventajas que ofrece su formalización es que están exentos de cualquier clase de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. Por lo que los intereses serán brutos e irán a parar íntegramente a la cuenta corriente de sus titulares a fecha de vencimiento. En cualquier caso, se constituye en una estrategia muy sencilla de utilizar para desarrollar una bolsa de ahorro estable que esté dirigida al medio y largo plazo. Con una elevada flexibilidad para materializar las aportaciones monetarias ya que admite en su prima depósitos únicos, regulares o extraordinarios, en función de las necesidades de inversión. Para que de esta forma, este producto asegurador pueda adaptarse a los ingresos y al propio perfil de los clientes.

5 consejos para ahorrarse dinero

Los seguros, en cualquier modalidad, es uno de los productos de protección que prácticamente no faltan en los hogares. Hasta el punto de que según los datos publicado en el Libro Blanco sobre La protección familiar en España un 42 % de los usuarios españoles tiene contratado un seguro de vida. A ello hay que unir los otros formatos que también cuentan con la confianza de los asegurados: vehículo, decesos, hogar, salud, etc. Es cierto que su contratación conlleva una serie de gastos en su gestión que deberán afrontarse. Pero aplicando una amplia gama de estrategias en su formalización podrán reducirse sensiblemente, en algunos casos incluso hasta pueda salir gratuito alguno de ellos.

Para que a partir de estos momentos los consumidores estén en disposición de ahorrarse unos euros en la formalización de este producto no tendrán más remedio que poner en práctica unos sencillos consejos. Para que le lleven a conseguir su objetivo que no es otro que contener los gastos por esta necesidad que tiene buena parte de la sociedad. Desde este planteamiento los efectos pueden sorprender a los usuarios y verán como todos los años tienen que destinar menos dinero a su mantenimiento. ¿Deseas conocer en qué consisten estas estrategias para fomentar el ahorro? Pues presta un poco de atención porque podrán ser de gran utilidad a partir de ahora.

Primera clave: aprovechar las ofertas

Las compañías de seguros realizan con cierta frecuencia promociones en las que puede obtenerse descuentos de hasta el 30 % sobre la póliza que se va a contratar. Con los mismos servicios y prestaciones respecto a los seguros comercializados sin esta estrategia comercial. Una tendencia de las aseguradoras en los últimos años es ofrecer la contratación de varias pólizas para que una de ellas salga gratuita. Para que la operación sea realmente eficaz habrá que comprobar la necesidad real de contratarlas en su conjunto.

Segunda clave: analizar necesidades

Una de las claves para optimizar cualquier seguro es detectar cuáles son las necesidades reales que se tienen y sobre todo las coberturas más necesarias para suscribir. Para que esta forma, pueda contratarse un seguro a la medida y sin servicios innecesarios que tan solo encarecerá el producto de manera ineficaz. Si se lleva a cabo este paso en la selección del seguro con toda probabilidad que la prima será más baja todos los años.

Tercera clave: comercialización libre

Quizás muchos usuarios no sepan que las corredurías de seguros son ajenas a los intereses de las propias aseguradoras. Hasta el punto de que pueden acceder a todas las ofertas y promociones de estas, sin ninguna clase de restricciones. El resultado de esta búsqueda de los seguros se materializa en una formalización más asequible de estos productos. Además, con la ventaja inicial de que sabrán en todo momento que es lo que desean sus clientes ya que su seguimiento es mucho más continuado y eficaz. Porque no es necesario suscribir todas sus coberturas, sino realmente las demandadas por los usuarios.

Cuarta clave: coberturas duplicadas

Conviene hacer un profundo repaso sobre los seguros que se tienen suscritos porque seguramente habrá coberturas que estén duplicadas. ¿Para qué pagar dos veces por el mismo producto? En estos casos no habrá otra solución que cancelar una de las pólizas afectadas para que así se obtengan las mismas prestaciones pero pagando menos dinero por las mismas. Con un seguro de las mismas características será más que suficiente para estar protegido.

Quinta clave: comparadores online

Utilizar los compradores online se constituye en una excelente idea para elegir el mejor seguro y al precio más competitivo del mercado. Es una de las formas para acceder a todas las ofertas y promisiones por parte de las compañías de seguros y elegir el modelo más rentable para los intereses de los usuarios. No en vano, puedes haber diferencias de hasta el 35 % en el precio de una misma póliza.

Desde luego que es estrategia muy útil para ahorrarse  dinero en el nuevo contrato. Pero qua e cabo también puede generar una optimización  de este producto para asegurar los bienes y la protección de sus titulares. ¿De qué vale tener dos o más pólizas de seguros si se repiten las coberturas. Lo único  que conseguiremos es encarecer el producto por encima de muestras posibilidades reales. Como habrás visto en este artículo dispones de varias estrategias para conseguir estos objetivos. No te costarán mucho esfuerzo y en cambio los resultados pueden ser realmente sugerentes a partir de estos precisos momentos

Para asegurase muy bien no hace falta gastar más dinero y mucho dinero y desde luego que nunca será útil la contratación de varias pólizas de seguro. Este es un error que pase con cierta frecuencia entre  los consumidores de este tipo de productos financieros ligados a tu seguridad más íntima. Al fin y al cabo puedes ahorrarte una buena cantidad de euros que irán a parar a tu cuenta de ahorro. Para destinarlos a viajes con familiares o amigos, amortizar una línea de crédito o incluso para pagar el colegio de tus hijos más pequeños. Como verás son muchos los destinos a este dinero que puede contener en la contratación de un seguro, cualquiera que fuese su naturaleza. Porque de lo que se trata es que puedas eliminar gastos no necesarios a través de estos productos que van dirigidosm a la preservación de la seguridad personal. Cin una rentabilidad que se puede obtener a plazo largo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.