¿Qué son los préstamos online y cuándo utilizarlos?

Los préstamos por Internet se constituyen en un formato de financiación que puede ser muy interesante para los usuarios en ciertas situaciones por sus especiales condiciones en su contratación. Son líneas de crédito queno necesitan de vinculaciones bancarias y cuyos trámites en su gestión son siempre más ágiles ya que en pocos minutos sus demandantes conocerán si se les ha aprobado o no su solicitud. Una de sus principales características es que no requieren de papeleos y son más sencillos de formalizar, para que de esta manera los importes puedan estar antes en la cuenta corriente.

Los préstamos sin nómina es una de las modalidades más conocidas bajo la que se comercializa esta financiación personal tan especial. Es decir, sus titulares no tendrán que aportar ningún ingreso procedente de su trabajo, ni tan siquiera a través de sus ingresos regulares en el caso de los trabajadores por cuenta propia. Este factor tan relevante de los préstamos online determinan que estén más abiertos a un segmento más amplio de la sociedad: asalariados, universitarios y hasta personas que están en situación de desempleo.

Sin presencia física, a través de un cuestionario

Son préstamos que conceden pequeños importes para solventar un problema puntual de liquidez en la cuenta de ahorro de sus demandantes. Por medio de unos requerimientos básicos no muy complejos de formalizar, como es la acreditación de la documentación personal y una cuenta corriente desde la que gestionarán los pagos de las cuotas mensuales. De una forma mucho más cómoda ya que no es necesario la presencia física en ninguna oficina o sucursal bancaria. Sino que por el contrario, todo el proceso se canaliza en formato online, desde casa u otro lugar.

Otra de sus aportaciones más relevantes respecto a la financiación tradicional que conceden las entidades bancarias es que tampoco es necesario aportar la figura de un avalista. Es decir, un familiar o amigo que respalde la operación monetaria. Tan solo se requerirá la cumplimentación de un sencillo cuestionario que podrá formalizarse en muy poco espacio de tiempo. A diferencia de los créditos bancarios es donde es posible que pasen muchos días hasta tener una respuesta clara a la demanda.

¿Cuándo demandar un crédito online?

Estas líneas de crédito, por otra parte, tienen una finalidad muy concreta y que pasa por resolver algún problema de contabilidad en el presupuesto personal o familiar. Como por ejemplo, para dotarse de liquidez ante las próximas vacaciones, solventar una deuda ante terceras personas o sencillamente para satisfacer algún que otro capricho personal. Con la ventaja de que no es necesario agotar el importe máximo de estos préstamos, sino tan solo hay que demandar el dinero que se va a necesitar en un determinado momento.

Otra de las motivaciones para pedir un crédito de estas características es en los momentos en que se requiere una pequeña cuantía de forma urgente. No se pueden esperar varios días o incluso semanas hasta que se tenga la resolución sobre la demanda. Esta es una situación muy frecuente en el pago de las facturas domésticas o ante un gasto no esperado. En donde no se puede esperar más de un día.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.