¿Qué son los depósitos estructurados?

Si lo que estás pensando es que los depósitos estructurados son como los tradicionales que habías contratado hasta estos precisos momentos desde luego que te has equivocado. No en vano, tienen unas sustanciales diferencias como que se constituyen en unos modelos de inversión completamente diferente. Hasta el punto de que tienen unas características muy definidas que los hacen pasar por unos productos con auténtica personalidad en la inversión. En cualquier caso, será otra de las alternativas que tengas para rentabilizar los ahorros a partir de estos momentos.

Si por algo se distinguen los depósitos estructurados es por no comprometes el capital invertido siempre que respetes los plazos a los que van dirigidos estos productos financieros. No en vano, cada uno de ellos tiene una fecha de vencimiento, sea el que fuese el activo financiero del que está compuesto. Con diferentes periodos para que se puedan adaptar a cualquier perfil de pequeño y mediano inversor. Desde los más agresivos a los de corte más defensivo, sin limitaciones de ninguna clase en este aspecto, más allá de las condiciones de los propios depósitos estructurados.

Debes de tener muy en cuenta que siempre que mantengas tu inversión durante el plazo acordado no tendrás ningún problema para conservar la totalidad del capital invertido. Es decir, el 100 % de las aportaciones monetarias que hayas realizado en este producto financiero. El problema emergerá si no respetas estos plazos, y en cuyo caso sí que podrás perder alguna parte del dinero invertido. Como si se tratase de una inversión en los mercados de renta variable. De todas formas, puedes optar por un plazo de entre 1 a 10 años. Muy flexible y para que puedas atender a tus necesidades económicas.

Estructurados: aportaciones parciales o totales

Por el contrario si necesitas parte o la totalidad de la inversión es cuando te pueden surgir los primeros problemas. En el sentido de que si necesitas recuperar tu inversión, parcial o totalmente, antes de que finalice el plazo, puedes realizarlos a través de las ventanas de liquidez mensuales que contemplan estos productos financieros. Pero en este caso en concreto, no te puede garantizar la totalidad de la inversión. Hasta el punto de que puedes perder algo de dinero en la operación.

Se trata de un producto bancario que puedes contratar desde solo 1.000 euros. Con un periodo concreto de contratación: una vez terminado el plazo de suscripción o el importe total comprometido, no es posible contratarlos de nuevo. Como puedes comprobar no es un modelo de inversión para nada exigente y en este sentido se puede asimilar con los depósitos más convencionales del mercado. Es decir, como su fuera otra imposición a plazo más, con sus consiguientes diferencias.

¿Cómo están referenciados?

Los depósitos estructurados no tienen por qué estar ligados a la renta fija, como parece lo más lógico. Ni tan siquiera a los mercados bursátiles. Si no que por contrario, pueden proceder de cualquier activo financiero, como por ejemplo el índice de referencia europeo, el conocido como Euríbor. En donde cuentan con un periodo de suscripción que es muy riguroso y hasta el punto de que si te excedes de las fechas no podrás suscribirlos bajo ningún aspecto. No como en los depósitos tradicionales que puedes formalizarlo en el momento en que consideres que es más conveniente cerrar la operación.

Su mecánica de contratación es bien sencilla ya que hay tres días hábiles para que se te haga una retención en la cuenta asociada al depósito por el importe solicitado. Pero si por cualquier circunstancia no hubiera saldo suficiente, la solicitud se dará de baja. Esta es una pequeña diferencias que los distingue de otros productos financieros. Más allá de sus planteamientos técnicos que corresponden a otro apartado completamente diferente y que se analizará en otro artículos. Por otra parte, también hay una fecha que servirá para fijar los precios y que serán los que determinarán la rentabilidad real de depósitos estructurados.

Rentabilidad real de estos depósitos

Ya te estarás preguntando cuál es el tipo de interés que obtendrás de los depósitos estructurados. Pues bien, será algo más competitivo que en las restantes imposiciones. En estos momentos puede obtenerse entre un 0,20 % y 0,90 %, en función del modelo elegido. En donde, este producto innovador pagará el producto pagará un cupón por su correspondiente porcentaje de rentabilidad. Toda una novedad con respecto a otras formas de rentabilizar el capital acumulado.

Por otra parte, tampoco puedes olvidar a partir de estos momentos que estos depósitos tan especial se caracterizan por ser más complejos que los restantes. Además, no son interesantes para los depositantes por los plazos tan elevados con los que son comercializados. Hasta el punto que se prefiere otra clase de productos destinados al ahorro. No en vano, el incremento en la rentabilidad no es muy llamativo y tan solo lo eleva en unas pocas décimas porcentuales. Como uno de los principales inconvenientes para suscribir los depósitos estructurados.

Vinculaciones de las imposiciones

Hay tantas vinculaciones en estos productos como activos financieros y de esta forma, y a modo de ejemplo, el estructurado en euros de Banco Santander está ligado a los títulos de Vodafone, Eon, Eni y Orange. BBVA, por su parte, contempla en su oferta de ahorro un estructurado referenciado a las acciones de Repsol. De todas formas, si el usuario lo desea también puede referenciar este modelo de ahorro a otras divisas, en especial con el dólar norteamericano. Aunque su resultado variará en función de su cotización en los mercados financieros, con una mayor volatilidad en las expectativas que ofrece en estos momentos.

Por otra parte, son varias las entidades bancarias que han decidido apostar por mejorar la rentabilidad con depósitos ligados a acciones, índices o fondos de inversión. Es una forma indirecta de posicionarse en la renta variable sin asumir tantos riesgos. Porque se minimizan las posiciones negativas en estos activos financieros y hasta el punto de que las pérdidas no son tan elevadas como puede pasar con los productos anteriormente mencionados. En este sentido, es una mezcla un tanto especial entre la renta fija y los modelos de inversión clásicos.

Características de los estructurados

Las aportaciones de las imposiciones estructuradas están muy bien definidas y pasan en primer lugar por ofrecer un tipo de interés ligeramente más alto, que oscila entre el 0,20 % y el 0,70 % nominal. No obstante, su cuantía final depende del porcentaje de distribución de la inversión y del fondo a activo de inversión elegido por el usuario. En otro orden de cosas, no puede pasar desapercibido el hecho de que uno de los inconvenientes que presenta este tipo de producto es no conocer la rentabilidad final que obtendremos a su vencimiento. A diferencia de los depósitos tradicionales en los que se conoce desde el principio la rentabilidad que se va a obtener.

En donde si hay una clara coincidencia es en la seguridad que aporta su contratación. Porque en efecto, se trata de un producto seguro debido a que están regulados por el Banco De España y por el Fondo de Garantía de Depósitos. Garantizando hasta 100.000 euros por fondo y titular cualquier incidencia que pueda pasar con el emisor. Sea cual fuese la naturaleza del mismo y la entidad en donde se ha contratado. No puede olvidarse que están regulados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ofreciendo una mayor protección al depositante.

¿Cuáles son sus desventajas?

De cualquier manera, su suscripción conlleva una serie de debilidades que deberás tener en cuenta para comprobar si te merece o no la pena formalizarlos. Entre las que destacan las siguientes que te exponemos a continuación:
  • Los depósitos estructurados operan en mercados secundarios y como consecuencia de ello tendrás más problemas para deshacer posiciones en el momento en que tú desees.
  • Están presentes factores de más riesgo, como por ejemplo los relativos al crédito del banco y que te pueden crear algún que otro problema en la inversión.
  • Los mercados en donde operan los estructurados se caracterizan porque brillan por una ausencia en la supervisión externa. Un factor que limita la seguridad que ofrece este producto financiero.
  • Están en una cierta desventaja con respecto a los activos tradicionales debido a que los mercados secundarios en donde operar generan una menor liquidez. Este es un factor muy importante para invertir los ahorros en un producto financiero.
  • Y por último, que quizás no compensa su contratación para la rentabilidad que ofrecen en estos momentos y que pueden hacerte decantarte por otros modelos de ahorro menos complejos y sin tantos riesgos.

Por el contrario, los depósitos estructurados te permiten realizar una exposición a diversas clases de activos financieros, algunos de los cuáles nunca te habías planteado en abrir posiciones para rentabilizar el capital. Por otra parte, mantiene una prudente satisfacción al medir su rentabilidad y los riesgos que se generan en sus operaciones. También el hecho de que se puede realizar una inversión a tu medida como consecuencia de sus características más importantes. Sin olvidarse, claro está, de que  pueden ayudarte a mejorar el rendimiento si al final se cumplen las expectativas. Con la recuperación de la inversión a vencimiento que es al fin y al cabo de lo que se trata.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.