Qué son las mercaderías? Conceptos clave

Todo lo relacionado con las mercaderías para entender como funcionan

Las mercaderías corresponden a todos aquellos bienes que ya sean físicos o no son susceptibles de ser comprados o vendidos, es decir, comercializados. A veces para referirse a las mercaderías puede emplearse el nombre de mercancías, ambos son perfectamente válidos y sinónimos. Las mercaderías son consideradas como bienes económicos por el objeto de que pueden ser comercializadas. Suelen ser una parte parcial o total de las actividad económica en la cuál se desarrolla e intercambia. Es por este aspecto que compradores y vendedores de las mercancías basan sus relaciones comerciales y de intercambio según la naturaleza e interés que tengan. Este interés puede venir desde las características de la propia mercadería o los objetivos que persiguen las empresas.

La capacidad de convertirse en un bien que puede ser comercializado hacen ser consideradas a las mercaderías como bienes que dinamizan el comercio y hacen funcionar a la economía. Entran dentro de ellas todos los bienes físicos como las materias primas (cobre, avena, hierro…) o los no físicos (patentes, licencias, incluso acciones de una empresa). El valor de las mercaderías pueden fluctuar con el paso del tiempo y como puede observarse en sus precios. Los factores que pueden influir en ellas vienen usualmente condicionados por la situación del mercado en ese momento. Para saber qué factores influyen en sus precios, si estos pueden afectar a al alza o a la baja o según la importancia de una empresa sigue leyendo. El artículo de hoy está destinado a ver de cerca las mercaderías y entenderlas en su totalidad desde los diferentes puntos de vista e interés que participan en ellas.

Los factores que influyen en el precio de las mercaderías

Una mercadería puede ser física o no, y su coste es importante para los márgenes de beneficio

El precio de las mercaderías puede mantenerse elevado o barato, pero en la mayoría de los casos sus precios van a fluctuar con el tiempo. Todo eso va a depender de los diferentes factores que en ellas intervienen. Los más destacables serían los siguientes:

  1. Por su abundancia. Aquellos bienes menos abundantes suelen volverse más caros al existir una menor cantidad y ser más preciados. Si además se trata de mercaderías imprescindibles en la fabricación de algunos productos y no tienen sustitutos hace que el precio todavía se eleve más. Por contra, una menor fabricación o interés en ser comercializadas harán que su precio disminuya al existir una menor demanda. También contará la disponibilidad total de las mercaderías. Por ejemplo, el paladio (usado por ejemplo en convertidores catalíticos) es muy poco abundante y su precio es alto, por contra el agua es muy abundante y su precio es bajo.
  2. Si tienen sustitutos. En línea con lo comentado anteriormente. Si las mercaderías son indispensables en la fabricación, elaboración o venta por sus características, suelen tener un precio más alto. Sobretodo si por sus características no pueden emplearse otras mercaderías, esa exclusividad las hace valiosas. Por ejemplo el oro. Si además apareciera un nuevo bien que pudiera ser comercializado, que además generara mucha demanda, y solamente pudiera elaborarse con oro, eso provocaría que el precio todavía aumentara más.
  3. Por la exclusividad. Normalmente estos derechos de exclusión se atribuyen a patentes o marcas. Estas restricciones para comercializar los bienes o servicios hacen que esas mercaderías también aumenten o disminuyan su valor. Por ejemplo, una licencia puede tener una validez de unos años, al igual que una patente, y luego dar «vía libre».
  4. La logística empleada. El precio de las mercaderías pueden estar sujetas a un transporte, un almacenaje, su lugar de procedencia, etc. Toda esta infraestructura y logística para comercializar con ellas pueden elevar el precio dependiendo la ubicación final del negocio. Hay un momento en el que dependiendo las características y la valía de unas mercaderías las empresas pueden optar por modificar su estrategia en caso que la requieran mucho o poco para su actividad económica. Esto nos lleva al siguiente punto.

Las mercaderías dependiendo la visión empresarial

Las mercaderías pueden ser más caras o baratas dependiendo de diferentes factores

El hecho de que las mercaderías puedan tener un precio más alto o bajo dependerá de los factores anteriormente mencionados. Sin embargo, la «última palabra» radica más en el enfoque empresarial que se le pueda dar. Que el comercializar con una mercadería sea más rentable o no para una empresa, también va a depender de sus márgenes de beneficio. Si la obtención de las mercaderías está muy influenciado por la procedencia, una empresa (y dependiendo su tamaño) puede llegar a desplazarse si de este modo vuelve más eficiente y rentable su producción. Por contra, la venta de sus productos o mercancías pueden verse afectados o recompensados, dependiendo la facilidad de su distribución. El decidir estos cambios estratégicos va a depender de la visión y objetivos de cada negocio.

Artículo relacionado:
Inversión en materias primas

Esta estrategia y visión empresarial puede llegar a plantear hasta que punto es imprescindible una mercadería o no, continuar con el segmento, o por contra reinventarse, dependiendo de la rentabilidad que pueda sacar de su facturación final. También influye el precio que se paga por ella y en consecuencia, la búsqueda de nuevas alternativas. En el caso más extremo, sin margen para poder prescindir de una o varias mercaderías con precios elevados la empresa tendrá que tener muy clara su viabilidad y modelo económico.

Dependiendo de la posición del negocio

La extracción de mercaderías de manera viable depende del presupuesto para conseguirlas

Por último, no todos los negocios ofrecen sus productos o comercializan sus bienes al mismo precio. Puede que un sector esté con los precios regulados (por ejemplo el del tabaco en España), pero como norma general una empresa suele poner ella el precio. Esto hará que algunas veces la obtención o distribución de las mercaderías pueda ser más o menos rentables. Si la facturación es elevada con elevados márgenes de rentabilidad, por ejemplo Apple frente a las demás compañías de smartphones, tiene mayor margen de maniobra.

Otro ejemplo podría ser el de una empresa que dedica a la extracción de oro. No todas invierten el mismo presupuesto para obtener las onzas de oro. Aquellas mineras cuyo presupuesto para obtener la misma cantidad es inferior, podrían ver bajar el precio del oro y aunque fueran menos rentables lo seguirían siendo. Por contra, aquellas que deben invertir mucho en las extracciones de oro, serían las primeras perjudicadas si ven que el precio de la materia prima que quieren distribuir desciende.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.