¿Qué son las hipotecas inversas?

Si estás pensando que las hipotecas inversas es un modelo para la financiación de una vivienda al uso te estarás equivocando desde el primer momento. Nada más lejos de la realidad, aunque tenga algunas semejanzas con esta línea de crédito. Porque las hipotecas inversas es un producto diferente que está destinado para que las personas mayores puedan disponer de un complemento a su pensión en el momento de la jubilación. Es decir, les generará unos ingresos adicionales para vivir este nuevo escenario en sus vidas. Pero esta clase de hipotecas tan especiales es algo más que podrás constatar a partir de estos momentos.

Uno de los aspectos más controvertidos que plantea la contratación de este producto financiero es el relacionado con su liquidación. Porque en efecto, puedes cancelarlo en cualquier momento pero bajo unos requerimientos muy exigentes. Que pasan por devolver el dinero que te han ido prestado hasta el momento de su cancelación. En este sentido, la flexibilidad es uno de los denominadores comunes más relevantes en su contratación. Aunque con unas condiciones más exigentes que pueden perjudicarte en algún que otro momento en tus años dorados.

A través de las denominadas hipotecas inversas una entidad financiera se encarga de proporcionarte o abonarte una cantidad mensual y fija todos los años. Como contraprestación a la garantía que este bien material que es tu vivienda. Esta cuantía dependerá de la edad que tengas, pero sobre todo de las características del inmueble. En cualquier caso, servirá para que a partir de los 65 años no tengas que limitarte a la pensión pública. Por tanto, es una manera muy práctica de elevar el poder adquisitivo en estos años de tu vida. Más allá de otros planteamientos en las inversiones y que se materializan por medio de planes de ahorro, programas de ahorros o los mismos fondos de inversión.

Hipotecas inversas: sus requisitos

Desde luego que no todos los usuarios pueden demandar este producto tan especial. Solamente un parte de ellos están en condiciones de firmar el contrato en esta clase de hipotecas. Necesitarás conocer si cumples con la condiciones para formalizar esta operación inmobiliaria. Básicamente sus requisitos se limitan a demandan que te imponen para contratar las llamadas hipotecas inversas y que son las que te exponemos a continuación.

  • Por supuesto que tendrás que ser una persona mayor, por encima de los 65 años, independiente de los ingresos que se deriven de tu economía doméstica. Porque pueden acceder a este producto todas estas personas, tanto si cuentan con una buena jubilación como si no se encontrasen en este escenario.
  • Contar con una discapacidad mayor o igual al 33 %  o en su caso que tengas dependencia. No obstante, en algunas propuestas de las entidades financieros suelen eliminar esta cláusula en el contrato para que se beneficien más personas.
  • Y por supuesto que la principal que no es otra que ser titular de una vivienda. Pero mucho cuidado en este apartado, porque deberá ser la principal. En ningún caso puedes aportar una segunda vivienda o como uso para pasar las vacaciones. No te la admitirán como garantía para formalizar la hipoteca inversa.

¿Cuál es su finalidad?

Desde luego que hay unos motivos más o menos objetivos para suscribir los que son las hipotecas inversas. Pero uno de los más potentes es para mejorar tu calidad de vida en los años dorados. Es decir, para que puedas disfrutar de una buena situación económica a partir del momento de la jubilación. Este es uno de los motivos por los que las clases más bajas o menor poder adquisitivo con más proclives a optar por esta alternativa a la inversión. Aunque también debes prever ciertas situaciones que pueden generarse en tu vida y que son las que determinarán la conveniencia o no de contratar esta clase de hipotecas.

Una de ellas tiene que ver directamente con los años que te queden de vida. Esto es así porque   corres el serio riesgo de que si diriges la operación a un plazo muy dilatado en que pueda sobrepasar los plazos acordados con la entidad financiera. Sin que puedas descartar en ningún qué momento que pueda liquidarse este contrato con los inconvenientes que te puede producir a partir de ese momento. Por otra parte, también puedes olvidar que es una especie de inversión que haces a costa del valor que tiene tu vivienda principal en ese momento. Seguro que puede ser una medida muy eficaz para buena parte de los mayores de 65 años.

Funcionamiento de estas hipotecas

Otro de los aspectos que deberás valorara a partir de estos momentos es cómo funcionan las hipotecas inversas. Porque a veces no es fácil de comprender este proceso tan especial debido a las especiales características de este producto financiero. Porque en efecto, el primer factor a tener en cuenta en las hipotecas inversas se deriva del hecho de que serán tus herederos los encargados de liquidar la deuda contraída con la entidad encargada de comercializar este producto en el preciso momento del fallecimiento. Desde este punto de vista, puede constituirse en una carga para tus hijos.

El tratamiento fiscal es otro de los aspectos que deberán valorar por si te conviene o no su contratación. En este sentido, es más favorable que otros productos financieros más tradicionales por el hecho de que los ingresos que tengas a través de estas hipotecas no tendrás que declararlos en la próxima declaración de la renta. Tan solo unos más tarde, en donde tendrías que tributar al 1,44 % y 3,80 % de la renta, en función de los tramos de edad en que estés comprendido. Como comprobarás sus beneficios fiscales irán en función de la edad que tengas en este complejo proceso fiscal.

Ventajas de este plan de inversión

Por otra parte, no tendrás más remedio a partir de estos momentos que valorar cuáles son algunas de sus aportaciones más relevantes. Será una manera más original para conocer en qué consiste este producto tan innovador. Son de diferente naturaleza y tan solo tendrás que meditar si se adapta a tu perfil de ahorrador que deseas para los años dorados de tu vida. Y entre las cuales destacan las siguientes prestaciones que te exponemos a continuación.

Se trata de un complemento fijo que tendrás para la vejez. En especial, si tu pensión no es realmente competitiva o quizás estés cobrando una pensión no contributiva. Es decir, en tono a 400 euros todos los meses. Desde esta perspectiva, la contratación de una hipoteca inversa puede sacarte de más de un apuro a partir de los 65 años.

Se puede constituir como como un plan para la jubilación para que puedas disfrutar mucho mejor de estos años. Sea cual fuese la pensión contributiva que estuviese cobrando. No en vano, uno de sus valores más relevantes es que a partir de este momento contarás con un ingreso con el que en principio no previas. Esto te puede hacer encarar la vida con mayor optimismo y no ajustarte tanto a tu presupuesto personal o familiar.

Desde luego que podrá servirte para que estés en condiciones de elevar los ingresos más bajos. No obstante, no se trata de una renta eterna, sino que puede tener su caducidad en función de las condiciones de contratación. Por este motivo es muy importante que analices la letra pequeña del contrato y evites alguna que otra sorpresa que pueda deparar este producto por parte de las entidades financieras emisoras.

No puedes olvidar de que se trata de un producto en clara expansión y que por tanto no te costará mucho detectar algún que otro modelo adaptado a tus propias particularidades como jubilado que eres. En este sentido, no te quedará más remedio que valorar si finalmente te conviene optar por esta estrategia para el preciso instante en que te vayas a jubilar.

¿Es un producto para la inversión?

En cualquier caso, hay una cosa clara que debes tener en cuenta. No es otra que la hipoteca inversa no es un producto para la inversión. Bajo ninguna circunstancia deberás asumir este escenario. Para eso están presentes otros productos financieros, como por ejemplo los fondos de inversión, planes de ahorro o programa de pensiones. En donde puedes rentabilizar los ahorros desde tus aportaciones económicas. Desde cantidades muy asequibles desde 1.000 euros. En algunos de estos modelos, los importes estarán inmovilizados hasta el momento de la jubilación.

Mientras que las hipotecas inversas, por el contrario, no cotizan en los mercados financieros. Es decir, no tendrás ninguna revalorización en el patrimonio, sino que es de carácter distributivo. En donde percibirás un pago fijo todos los meses que te puede ayudar a complementar la pensión a partir del año en que te jubiles. De forma equitativa ya que estos ingresos irán en función de la propiedad inmobiliaria que aportes.

Aunque por encima de todo, es una alternativa que dispones para mejorar tu calidad de vida en esos años tan importantes de tu vida. Como una opción a los tradicionales planes de pensión, aunque partan de planteamientos sensiblemente diferentes. Hasta el punto de que podrás elegir cuál es el modelo que más te conviene en esos momentos. Más allá del perfil que presentes como ahorrador.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.