¿Qué plazos de permanencia elegir en la bolsa para el 2020?

La fiesta parece que sigue instalada en los mercados de renta variable, y muy especialmente en los de Estados Unidos en función del inicio del nuevo año. Hasta el punto de que una opinión generalizad entre los analistas financieros independientes es que “están como hacía tiempo que no estábamos». Pero lo hay que comprobar en estos momentos es hasta donde pueden llegar sus niveles y sobre el plazo de permanencia a donde dirigir las operaciones en bolsa: corto, medio o largo. Porque será una de las claves más importantes para poner de manifiesto el éxito o no de las inversiones de cara a los próximos meses.

Dentro de este contexto general, será de vital importancia definir los plazos en la inversión ya que puede el factor que diferencia una buena inversión de la que no lo es. De esta manera, es completamente necesario para llevar a cabo una correcta estrategia en la inversión que al final el propio usuario bursátil deba de tener en cuenta el plazo al que irá dirigida su inversión. Ya que de él dependerá la estrategia que deberá utilizar para que la rentabilidad sea la más óptima posible, ya que no es lo mismo operar a corto que a largo plazo. Con importantes diferencias en el resultado final de las operaciones.

No puede olvidarse que en este año de nuevo, el abaratamiento en el precio del dinero, como consecuencia de la decisión del Banco Central Europeo (BCE), propiciará que buena parte del capital de los pequeños y medianos inversores se dirija a los mercados de renta variable. Debido a que es el mejor de todos para rentabilizar los ahorros, aunque con el evidente riesgo que conllevan todas sus operaciones. Porque es cierto que se puede ganar mucho dinero, pero también es más receptivo para dejarse muchos euros por el camino. Un escenario que deberemos evitar a toda costa para preservar el capital destinado a esta clase de inversiones han habituales entre los usuarios bursátiles.

Plazos de permanencia: corto

Este es un año, por sus especiales características, muy propicio para dirigir las operaciones en bolsa al más corto plazo. Para ello, deberemos centrarnos en valores muy líquidos que nos permita entrar y salir de estos mercados financieros con cierta facilidad. Y lo que es más importante: que al final no nos quedemos enganchados con los valores bursátiles seleccionados, tal y como nos ha pasado en años precedentes. En este sentido, la mejor solución debe pasar por optar por los valores de mayor capitalización y mejor manera que buscar en los valores que integran el índice selectivo de la renta variable nacional, el Ibex 35. Se trata de las cotizadas más seguras que podemos encontrar en estos momentos.

Mientras que por otra manera, la elección de esta estrategia en la inversión nos permitirá que las operaciones sean mucho más rápidas y podamos disfrutar de los posibles beneficios que nos deparará estas operaciones en bolsa. Sin tener que esperar grandes espacios de tiempo que pueda cambiar la tendencia de los mercados de renta variable en un momento dado. Para ello, es muy conveniente optar por valores bursátiles que aporten una tendencia alcista muy bien definida y si es posible con un incremento en el volumen de contratación, pues mejor que mejor. Será la mejor de las garantías para que podamos culminar con éxito la apertura de las posiciones en los mercados de renta variable.

Operaciones a medio plazo

Las operaciones en los mercados de renta variable a plazos intermedios es otra de las opciones que tienen los pequeños y medianos inversores en estén año que se ha iniciado. Conllevan un poco más riesgo ante el posible cambio de tendencia que pueda emerger en los próximos meses, pero aun así es una alternativa bastante viable para los usuarios bursátiles más conservadores. Con una vocación de permanencia entre 6 y 18 meses aproximadamente. En donde no cabrá más remedio que dirigirse a una selección de valores de sólida evolución en los mercados financieros. A ser posible los denominados los valores hucha con los que crear una bolsa de ahorro estable de cara al tiempo en que tengamos las posiciones abiertas en la bolsa.

Las operaciones a medio plazo, por otra parte, deben estar cubiertas por las órdenes de limitación de pérdidas o stop loss ante lo que pueda pasar a partir de estos momentos. Para que de esta manera, y ante el peor de los escenarios en la bolsa, se puedan limitar las posibles pérdidas de una forma muy eficaz para los intereses de los pequeños y medianos inversores que es al fin y al cabo de lo que se trata en estos casos. Precisamente en un periodo en el que puede estar muy cerca la finalización de la tendencia alcista en los mercados de renta variable. En especial, tras las subidas de los últimos años y que en el caso concreto del Ibex 35 le ha llevado a situarse en niveles muy cercanos  a los 9.700 euros por cada acción. Desde donde se podría gestar al menos una corrección de cierta consideración.

Plazos largos con más riesgo

Por último, están los plazos más largos en la permanencia en las posiciones en bolsa y que se bien en otros periodos era considerada como una estrategia de perfil defensivo  o conservadora ahora las cosa han cambiado y ha pasado a tener un sesgo con mayor riesgo. Porque en efecto, este plazo que parte de los tres años puede dar más de una sorpresa a los pequeños y medianos inversores a partir de estos momentos. Debido al ciclo en que se encuentran en estos momentos los mercados de renta variable. En donde es muy probable que se produzcan importantes y significativas correcciones que pueden disminuir la valoración de nuestra cartera de inversión. Sea cual fuese la estrategia en la inversión que vayamos a utilizar desde este preciso momento.

Por otro lado, hay que recalcar que si optamos por este modelo en la inversión tan longevo no tendremos otra solución que recurrir a los valores más estables de los mercados de renta variable de nuestro país. En especial, aquellos que reparte dividendos entre sus accionistas y que puede reportarnos un tipo de interés anual y fijo que oscile entre el 4 % y 8 %. En este sentido, las compañías eléctricas pueden ser la solución a nuestros problemas ya que no son tan volátiles como las restantes. Con una estabilidad en sus precios que es preciso destacar y que puede servirnos para crear una cartera en la inversión más estable que de otra forma. Al igual que el hecho que estas propuestas se constituyen en una opción para rentabilizar los ahorros en estos plazos tan largos.

Con otros activos financieros

Otra solución a nuestros problemas de inversión puede quedar materializada por la inclusión de otros activos financieros ajenos a los mercados de renta variable. Uno de estos ejemplos puede estar representado por los bonos ligados a la inflación que desde luego lo pueden hacer muy bien a partir de estos momentos por sus especiales características. La mejor opción para estar posicionado en este producto financiero tan especial es a través de los fondos de inversión que están integrados con estos bonos y que conforma como una estrategia muy razonable para mejorar nuestro saldo de la cuenta de ahorro en los próximos años.

Otro recurso a mano que tenemos es abrir posiciones de forma moderada en el oro ante el hecho de que pueda seguir con su tendencia alcista en los próximos ejercicios. A pesar de que ha sido uno de los activos financieros que más se ha revalorizado en el pasado año, con una rentabilidad en torno al 50 %. Una de las más altas que nos pueden ofrecer los mercados financieros en este periodo. Aunque con el riesgo más que evidente de que se puedan corregir estos excesos a partir de ahora y que por tanto puede traer algún que otro susto a los minoristas en cualquier momento.

Elección en función del plazo

No todos los valores están indicados para los mismos plazos, sino que hay que algunos más propensos para invertirlos a determinados períodos. Como consecuencia de ello aquellos valores con fuertemente componente especulativo están destinados a plazos más cortos (Ercros, Avanzit, Natra, etc.). Otros, por el contrario, necesitan un período intermedio para que puedan recoger los posibles beneficios que se persiguen. En este caso se tratan de valores que pueden recoger los beneficios de las expectativas creadas (Rovi Logista o Atresmedia).

Y por último están los valores que necesitan más tiempo para conseguir los objetivos planteados. Se tratan de valores de corte defensivo como pueden ser los bancos, eléctricas o autopistas. En cualquiera de los casos estos plazos se pueden modificar en función de la evolución en la cotización del valor en cuestión, y a medida que el plazo de inversión sea menor más necesitará de la atención por parte del pequeño inversionista. Para una estrategia en la inversión más defensiva que en los otros plazos y que requieren una forma para operar completamente diferente y que no todos los pequeños y medianos inversores pueden aportar a partir de estos momentos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.