¿Qué estrategia elaborar con los bancos?

Si hay un sector que está muy debilitado en estos momentos ese no es otro que el bancario. Está en niveles mínimos de los últimos años y con los tipos de interés en contra de sus intereses. Hasta el punto de que la presión de las posiciones vendedoras se está imponiendo sobre las compradoras. Con una salida masiva del capital de estos valores en los mercados de renta variable. Con una importante reducción en los beneficios de estas empresas que tienen tanta importancia en las bolsas de todo el mundo.

Basta recordar que con respecto a los valores del sector bancario en el índice bursátil selectivo, el Ibex 35, buena parte de sus representantes están a mitad de precio en relación con la cotización de tan solo hace unos años. En este sentido, puede parecer a simple vista que son opciones infravaloradas y que pueden ser objeto de nuestras compras a partir de estos momentos. Al cotizar previsiblemente con precios muy competitivos como consecuencia de estas reducciones en sus precios.

Mientras que por otra parte, han  visto como han reducido su rentabilidad por dividendo en los últimos tres años. Para de esta forma pasar del 5,50 % al 4,90 % como media entre todas las empresas cotizadas. Un hecho que sin lugar a dudas ha ahuyentado a los perfiles de inversión más conservadores o defensivos. En donde prevalece la seguridad por encima de otra serie de consideraciones más agresivas en las estrategias de la inversión. A pesar de que todavía el Banco Sabadell mantiene su rentabilidad por dividendo en algo más del 9 %. Es decir, la segunda más alta de todos los valores que cotizan en el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35.

BBVA con un mal aspecto técnico

Uno de los bancos que mantiene unas peores constantes en sus cotizaciones es precisamente el BBVA. En donde además su alta exposición a México, dónde podría invetir 6.000 millones de euros más, está haciendo sufrir a la acción que, según anuncia Credit Suisse. Al poner de manifiesto también que se está quedando sin potencial de revalorización al establecerse en estos momentos con un precio objetivo por debajo del cierre de 2018. Desde la banca de inversión suiza también se incide en que su dividendo está por debajo de la media del resto del sector.

Todas estas noticias juegan sin lugar a dudas en contra de los intereses de este banco para particulares. En  donde sus precio por acción ha caída con gran intensidad en las últimas sesiones bursátiles como consecuencia de su situación en algunos de los destinos en donde ubicado este valor bancario. Como por ejemplo, en México y Turquía y que está afectando a su cuenta de resultados. Con una disminución en sus beneficios que además pueden comprometer el aspecto técnico que presente este grupo financiero. En donde en cualquier momento pueden venir de nuevo las correcciones a los integrantes de este importante sector en la bolsa. Y lo que es peor, con una gran intensidad en las caídas.

Sabadell en situación comprometida

De todas, el valor que presenta el peor aspecto técnico es sin lugar a dudas Sabadell. Para empezar, está cotizando por debajo de la unidad de euro. En concreto en nivel de 0,92 euros la acciones y puede llegar incluso a cotizar más bajo a partir de estos momentos. El hecho de que esté cotizando por debajo de la unidad de euro es ya en sí un claro peligro ya que los valores que estén en esta situación les cuesta salir de estos niveles. Tal y como ha pasado con otros valores del mercado continuo español. No en vano, tienes mucho más que perder que ganar en estos niveles de precios.

Mientras que por otra parte, su situación empresarial no es especialmente cómoda ya que tiene muchos problemas de caja y todo ello se refleja en la conformación de sus precios. Hasta el punto de que puede dirigirse hasta niveles muy cercanos a los 0,79 euros la acción. En cualquier caso, ha perdido prácticamente la mitad de su valor en bolsa en muy corto espacio de tiempo. En donde la presión vendedora se ha impuesto con gran claridad a la compradora. Y lo peor que es todo parece indicar que va a seguir así durante mucho más tiempo. Por tanto, es mejor alejarse de sus posiciones al menos en el corto plazo. Al constituirse en uno de los valores más peligrosos del Ibex 35 por el riesgo que generan sus posiciones.

El Santander por debajo de los 4 euros

Quien iba a decir que el mejor banco nacional iba a estar en  esta situación en estos precisos momentos. Con  una valoración muy por debajo de sus expectativas reales al tratarse de un valor que ha sido muy recomendado por buena parte de los analistas de los mercados de renta variable. En este sentido, hay que destacar que el Banco Santander ha obtenido un beneficio atribuido de 1.840 millones de euros en el primer trimestre de 2019, un 10 % menos que en el mismo periodo del año anterior (-8 % en euros constantes), debido a un cargo neto de 108 millones de euros con motivo de la venta de activos y reestructuraciones.

Este cargo incluye 150 millones de euros de plusvalías por la venta de la participación del 51 % de Prisma en Argentina y 180 millones euros de pérdidas derivadas de la venta de una cartera de inmuebles residenciales en España. Se trata, en cualquier caso, de unos resultados empresariales que no han generado una respuesta muy clara en los mercados de renta variable. Ni en uno ni en otro sentido y que no han influido en la valoración de sus acciones en los mercados financieros al ser considerados como neutros.

La pequeña banca en el punto de mira

Son los pequeños y medianos bancos los que están despertando el interés por parte de los pequeños y medianos inversores. Pero no porque lo estén haciendo bien en los mercados de renta variable. Si no por el contrario, por los rumores de concentración que se puede dar en el sector y en todas las quinielas está presente Liberbank. Que por otra parte, y según sus últimos resultados empresariales, parece que se consolida la mejora del impulso comercial de la actividad típica, con un crecimiento del margen de intereses del 8,6 por ciento, y la contención de costes, con una reducción de los gastos de administración del 2,7 por ciento.

Mientras que por otra parte, el beneficio neto puede incentivar el precioo de sus acciones a partir de estos momentos.  No obstante, estos datos son un poco engañosos y no han  sido muy bien recogidos por parte de los mercados de renta variable. Al entender que el actual contexto internacional no le beneficia en sus intereses empresariales. También hay que indicar de que se trata de uno de los valores del sector bancario más volátiles de todos. Y que forma parte de las quinielas sobre el nuevo marco en el que se va a desarrollar la banca española a partir de ahora.

¿Qué hacer en el sector?

Antes de elaborar cualquier clase de estrategia en el sector hay que indicar que todas conllevan un gran riesgo en estos precisos momentos. Por tanto, hay que evitarlas, al menos durante estos últimos meses del año en curso. En este sentido, hay otra serie de valores bursátiles mucho más apetecibles en estos momentos, como por ejemplo los procedentes del sector eléctrico. En donde algunas de sus compañías cotizadas se encuentran en situación de subida libre. Es la mejor de todas debido a que no ya no tienen resistencia por delante y este hecho puede llevar a que consigan niveles en sus precios mucho más altos.

Por otra parte, una de las ventajas de esperar en los valores del sector bancario es que se pueden comprar las acciones a precios mucho más bajos de los que cotizan en estos momentos. Debido a este motivo no cabe duda de que su potencial de revalorización puede ser mucho más alto a partir de los próximos años. Hasta el punto de que a medio y largo plazo se puede constituir en una auténtica oportunidad de negocio. Entre otras razones porque se pueden comprar sus acciones a unos precios mínimos que eran impensables tan solo hace unos meses. Por tanto, no queda más remedio que esperar, esperar y esperar.

Por último, hay que considerar que mientras los tipos de interés en la zona euro estén en los actuales niveles no hay nada que hacer en estos valores. La clave reside en el  momento en que estos cambien y sobre todo en qué condiciones. Porque puede ser el momento definitivo para tomar posiciones en el sector. En donde previsiblemente lo harán mejor que el resto del mercado financiero de renta variable. Eso sí, es un sector muy dinámico que puede aprovecharse también para realizar a ventas a crédito. Es decir, ganar con las operaciones  a través de su pérdida de valor. En movimientos que deben realizarse en el corto plazo para evitar males mayores por el riesgo de su elevada volatilidad. Por tanto, no queda más remedio que esperar, esperar y esperar.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.