¿Qué es una OPA?

Como bien conoce buena parte de los inversores una OPA son las siglas de lo que realmente es una oferta pública de adquisición. Se trata de una compleja operación por la que una o varias personas físicas o sociedades ofrecen a todos los accionistas de una compañía cotizada la compra de sus acciones, o de otros valores que permitan adquirirlas, a cambio de un precio que previamente ha quedado estipulado. Es un movimiento que se desarrolla con una cierta frecuencia entre las empresas que cotizan en los mercados de renta variable. En unos casos, favoreciendo tus intereses, pero en otros todo lo contrario, hasta el punto de generar graves problemas en la inversión.

Una OPA siempre es un movimiento que debes tener muy presente en tus actuaciones en los mercados bursátiles. Es especial, porque va a afectar a tu dinero si la empresa en donde has abierto posiciones es víctima de este movimiento corporativo. En donde no puedes olvidar que es un hecho reseñable que puede ayudar a que las acciones suban o bajen en función de las propias características de la oferta pública de adquisición. No en vano, estas ofertas nunca se desarrollan bajo las mismas condiciones, aunque parezcan muy parecidas todas ellas.

Desde luego que si la empresa en donde eres accionistas sufre una OPA tendrás que hacer cuentas ya que afectará al valor contable de tu inversión. Hasta hace pocos años, había un perfil de pequeños y medianos inversores que se dedicaban a captar empresas cotizadas de esta naturaleza con el objetivo de rentabilizar al máximo sus ahorros y lo que es aún más importante en muy poco espacio de tiempo. Por encima de otras consideraciones técnicas y hasta desde el punto de vista fundamental. Porque una oferta pública de adquisición es algo muy importante para buena parte de los inversores, tal y como vas a poder comprobar a partir de estos momentos.

OPA: clases de ofertas

Antes de dirigirte al aspecto más práctico de lo que se constituye en oferta pública de adquisición, no te quedará más remedio que conocer que estos movimientos corporativos no son homogéneos, tal y como muchos inversores creen desde un principio. Por supuesto que no es de esta manera, sino que hay diferentes formas de entender lo que es una oferta pública de adquisición. Porque en efecto, están en primer lugar las denominadas OPAS obligatorias. En este caso en concreto, se refieren a las empresas que presentan una oferta de adquisición por el 100 % de las acciones de la compañía a un precio equitativo y que incluso no pueden estar sujetas a ninguna condición.

Por otra parte, existe la oferta pública de adquisición de carácter voluntario y que se caracterizan fundamentalmente porque no están sujetas a unas exigencias legales en lo que respecta al precio  de sus acciones. No obstante, esta clase de OPA no es tan frecuente en el complicado sector de la bolsa. Si no que por contrario, están vinculadas a otra clase de empresas que nada o poco tienen que ver con las cotizaciones en los mercados regulados. Conviene que tengas en cuenta este importante factor para una perfecta comprensión de lo que realmente significa este movimiento netamente corporativo. Más allá de otras consideraciones contables y empresariales.

Transferirse mediante acciones

Es muy importante que tengas en cuenta que cualquier la oferta pública de adquisición puede materializarse en dinero en efectivo. Aunque desde luego que lo más frecuente sea por medio de un canje de acciones o participaciones, tal y como ocurre con las empresas que están integradas en los índices bursátiles de la renta variable internacional. Hasta el punto de que tú mismo puede participar en este proceso de carácter empresarial. Es decir, comprar una o varias participaciones en la empresas que posteriormente podrás rentabilizar si la evolución de los precios es favorable para tus intereses como pequeño y medianos inversor.

Desde este escenario, cobra especial relevancia el hecho sobre el precio por el que puedes adquirir estas acciones de las compañías cotizadas. Ya que es el determinará al final el beneficio de la operación llevada a cabo a través de un movimientos de estas características tan especiales. En unos casos, puede ser muy favorable para tus intereses y en otros no tanto. O lo que es peor, constituirse en una pésima operación en la que puedas dejarte muchos euros por el camino. Como con toda seguridad te habrá pasado en más de una ocasión. En este sentido, no olvides que una OPA puede ser un arma de doble filo, con efectos completamente contrapuestos en sus objetivos.

¿Qué es la OPA de exclusión?

Hay otra figura dentro de este movimiento corporativo y empresarial que tiene una especial relevancia entre los pequeños y medianos inversores como es la OPA de exclusión. ¿Pero en que consiste esta oferta pública de adquisición tan especial? Pues bien, básicamente consiste en vender las acciones antes de que la compañía deje de cotizar en bolsa. No obstante, históricamente esta clase de operaciones bursátiles no suelen ser muy satisfactorias para defender tus intereses. Si no que por el contrario, más bien suele suceder lo contrario y no te ayude en nada para conseguir unas plusvalías en las operaciones de estas características.

Por otra parte, la denominada oferta pública de adquisición de exclusión puede dejarte atrapado en un valor con excesiva facilidad, tal y como ha pasado en los últimos años. Incluso, como se ha desarrollado en ciertos valores de la bolsa española, con unos precios de salida muy alejados de los formalizados en la compra. De esta forma, es una operación que te dejará muy insatisfecho, entre otras razones porque te verás impotente ante un movimiento de estas características. No en vano, muy poco es lo que puedes hacer a partir de ese momento. En este sentido, no tendrás más remedio que asumir la nueva realidad que determinarán los mercados financieros desde ese preciso momento.

OPAS consideras como amistosas

Desde luego que no hay un solo tipo de oferta pública de adquisición, sino varias y que podrás aplicar una estrategia en la inversión en cada uno de los casos. Otra de las OPAS con las que te puedes encontrar son las denominadas como amistosas y que se refieren cuando se produce un acuerdo real y tácito entre la sociedad y los accionistas. El efecto que produce entre los pequeños y medianos inversores no es tan agresivo como en las restantes OPAS. Si no que por el contrario, tiene un fuerte componente neutro, del que puede que ni te beneficie ni perjudique.

Desde luego que la oferta pública de adquisición de naturaleza contraria son las OPAS hostiles y que quizás sean las más conocida en el panorama bursátil nacional y hasta internacional. Con un efectos completamente imprevisibles sobre lo que pueda pasar con tus inversiones. Porque las reacciones son muy diversas en función de las nuevas condiciones que impongan los nuevos accionistas. En este sentido, tampoco puedes olvidar que esta clase de movimientos corporativos con ciertamente muy frecuentes en los mercados de renta variable. Incluso dentro de las grandes empresas que integran los más relevantes índices bursátiles de todo el mundo.

Consejos para operar con las OPAS

Desde este escenario, una OPA es siempre señal de que algo está pasando en una empresas cotizada y los precios en los que se suele cerrar la operaciones son claramente imprevisibles, tal y como por otra parte puedes imaginar desde tu planteamiento como mediano y pequeño inversor. En cualquier caso, desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores te dan una serie de pautas de comportamiento para encarar estos movimientos corporativos. Como los siguientes que te exponemos a continuación:
  • Acudir a una OPA siempre es voluntario. Usted como inversor será el que decida si vende o no sus acciones. El hecho de no acudir a una OPA no implica la pérdida de sus acciones.
  • Consulte siempre el folleto de la OPA, independientemente de lo que digan los medios de comunicación.
  • Si como inversor decide acudir a la OPA deberá manifestarlo presentado la orden de aceptación en la entidad donde tenga depositadas sus acciones.
  • Consulte en su entidad los canales habilitados para cursar sus instrucciones.
  • El plazo de aceptación de la oferta no podrá ser inferior a 15 días naturales, ni superior a 70.
  • Usted podrá revocar la orden de aceptación en cualquier momento antes del último día del plazo de aceptación de la oferta.
  • En caso de que exista más de una OPA sobre la misma sociedad los accionistas podrán presentar múltiples declaraciones de aceptación, indicando el orden de preferencia y que dichas declaraciones se hagan llegar a todos los oferentes competidores.
  • Compra venta forzosa (squezze out / sell out). Se producen en OPAS lanzadas sobre el 100% de las acciones de una compañía cuando el plazo de aceptación ha terminado y aún quedan accionistas que no han vendido (no más del 10%). En estos casos el oferente puede exigir a los accionistas la venta de sus acciones al precio de la OPA. Asumiendo los gastos de compraventa y liquidación el oferente. Al igual que el accionista podrá exigir al oferente la compra de sus acciones al mismo precio, y en este caso el accionista correrá con los gastos.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.