Qué es un despido objetivo

Qué es un despido objetivo

Tener un puesto de trabajo no quiere decir que no puedan despedirte en cualquier momento del año. De hecho, simplemente tiene que haber una causa y un preaviso para que, en un corto plazo, pases de empleado a desempleado. Y una de esas figuras es el llamado despido objetivo.

Pero, ¿qué es un despido objetivo? ¿Qué causas se pueden dar para que se produzca? ¿Y qué indemnizaciones tiene? Si quieres conocer más a fondo este tipo de despido unilateral por parte del empresario, a continuación te hablamos de ello.

Qué es un despido objetivo

Qué es un despido objetivo

El artículo 52 del Estatuto de los trabajadores nos habla de la extinción del contrato por causas objetivas, facultando así al empresario a despedir a un trabajador si incurre en alguna de las causas que se listan en este artículo. Y de manera unilateral, es decir, por decisión propia, sin que el trabajador, en ese momento, pueda negarse.

Por supuesto, puede denunciar su despido, y será un juez quien determine si este ha sido procedente o, por el contrario, es nulo o improcedente.

En definitiva, podemos definir el despido objetivo como aquel en el que el empresario puede ampararse para echar a trabajadores que están abusando de su buena fe y no realizan el trabajo de manera adecuada y en base a lo que se establece en el Estatuto de los Trabajadores.

En ningún momento se piensa que el empresario vaya a actuar de mala fe para hacer valer esta figura laboral, pero sí es una herramienta con la que puede gestionar los recursos humanos que tiene.

Qué causas provocan un despido objetivo

Qué causas provocan un despido objetivo

Tal y como se recoge en el artículo 52 del E.T., las causas por las que una empresa puede despedir de manera objetiva a un trabajador son:

  • Por ineptitud del trabajador. Ya sea que esta se conociera o sobreviniera después de firmar el contrato de trabajo.
  • Falta de adaptación al puesto de trabajo. Obviamente, la empresa ha de dar un periodo de adaptación al puesto de trabajo; y proporcionarle toda la formación necesaria para aprender a gestionar las tareas de su trabajo. Pero si aun así no se adapta, el empresario está facultado para finalizar la relación laboral.
  • Por causas reflejadas en el artículo 51.1 del E.T. Hablamos de causas económicas, organizativas, de producción o técnicas. Todas ellas vienen explicadas en el artículo, pero hace referencia sobre todo a que haya cambios en la empresa, bien porque baje la producción, porque haya problemas económicos, se necesite menos mano de obra, etc.
  • Insuficiente consignación de un contrato. En este caso hace referencia a la firma de un contrato que ha sido financiado por el Estado. Solo si el personal ha sido formalizado por una entidad sin ánimo de lucro, y tienen un contrato indefinido, podrá aplicar la figura del despido objetivo.

Cómo funciona

Para que un empresario, o empresa, pueda aplicar el despido objetivo a una relación laboral, es necesario que el procedimiento se inicie con una carta de despido por escrito.

En ella debe constar cuál es la causa que justifica este despido, así como la documentación necesaria para el trabajador a fin de valorar la actuación de la empresa.

Además del despido, el trabajador recibirá una indemnización correspondiente al tiempo que haya pasado en el puesto de trabajo.

Si el trabajador no está de acuerdo con esa decisión puede firmar la comunicación de despido con un «no conforme» y anotar la fecha. A partir de ese momento cuenta con 20 días hábiles para reclamar mediante la figura de la papeleta de conciliación.

Esta carta de despido también hay que llevarla a la oficina de empleo, el SEPE, ya que es uno de los documentos que solicitarán para tramitar la prestación por desempleo, en caso de que se tenga derecho a este. Ahora bien, si el trabajador no ha disfrutado de vacaciones, días pendientes, etc. tendrá que esperar a que esos días se paguen (y que el empresario cotice por ellos) para solicitar el desempleo.

El despido objetivo no se hace efectivo de inmediato, sino que debe haber un preaviso de 15 días, tiempo en el que el propio trabajador tiene 6 horas de permiso retribuido a la semana para ocuparlas en la búsqueda de un nuevo empleo. Es decir, que una vez comunicada la causa, el trabajador seguirá trabajando durante 15 días más, pero 6 horas a la semana no tendrá por qué ir a trabajar, a pesar de que sí las va a cobrar, porque esas horas se utilizan para buscar un nuevo trabajo.

Qué indemnizaciones genera

Todo despido objetivo tiene derecho a una indemnización. Ahora bien, podremos obtener dos supuestos diferentes.

Con carácter general, y siempre que el despido objetivo sea procedente, es decir, que se cumplió con la legalidad, el trabajador tendrá derecho a cobrar 20 días de salario por año trabajado. Eso sí, hay un máximo de 12 mensualidades.

Si el trabajador reclama y el despido objetivo se considera que es improcedente, entonces se le dan al empresario dos alternativas: o readmitir de nuevo al trabajador, pagándole los salarios que no haya cobrado desde el tiempo en que fue despedido; o pagar una indemnización, que en este caso no será de 20 días por año trabajado, sino de 45/33 días por año trabajado.

¿Un despido objetivo puede ser calificado de improcedente o nulo?

¿Un despido objetivo puede ser calificado de improcedente o nulo?

Lo cierto es que sí. Y los motivos principales por los que puede ocurrir, que además es algo muy normal, es que la propia empresa, en la comunicación de despido, no establezca cuáles son las causas por las que despide. Si eso pasa, el trabajador está legitimado para no estar de acuerdo con la decisión y denunciar la situación para que sea un tercero ajeno el que analice la situación y determine si la empresa aporta toda la documentación necesaria para hacer efectivo el despido.

En caso contrario, el trabajador recibiría una compensación (o volvería a su puesto de trabajo).

Dentro de los tipos de despidos, el despido objetivo es quizá uno de los menos conocidos, pero existen, y muchas empresas, cuando ven que no pueden seguir con la situación, hacen uso del mismo para dar por finalizada la relación laboral. ¿Lo conocías tú? ¿Alguna vez lo has vivido en tus relaciones laborales? Coméntanos tu caso.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.