Qué es la economía capitalista

La economía capitalista es un sistema económico-social

Mucho hemos oído hablar del capitalismo, de que es bueno o malo, etc. ¿Pero cuántos saben realmente qué es la economía capitalista? ¿Cómo funciona? ¿Cuáles son sus bases?

En este artículo responderemos a estas preguntas para ayudaros a comprender mejor qué implica el capitalismo. Además, hablaremos sobre las ventajas y las desventajas de este sistema económico-social.

¿Qué se entiende por economía capitalista?

La economía capitalista promueve la competencia y la propiedad privada.

Para entender bien qué es la economía capitalista, vamos a recurrir a la definición técnica del capitalismo. Se trata de un sistema social y económico que se basa en que los medios de producción sean de propiedad privada. En este caso, la función del mercado es asignar los recursos, especialmente los escasos, de una manera eficiente. El capital es básicamente una fuente que genera riqueza.

Dicho con otras palabras: En los sistemas capitalistas, los recursos productivos tienen un carácter privado. En vez de pertenecer a una organización, como podría ser por ejemplo el Estado, son propiedad de algunas personas. Según el capitalismo, la mejor manera de llevar esto a cabo es mediante el mercado, puesto que el objetivo de la economía es estudiar cuál es la mejor manera de satisfacer todas las necesidades que tienen los humanos con los limitados recursos de los que disponemos. Asique la economía capitalista promueve la competencia y la propiedad privada.

En el caso de la economía capitalista, los factores fundamentales de producción son el capital y el trabajo. Mediante este sistema, el trabajo se realiza recibiendo a cambio unos salarios monetarios. Además, debe ser aceptado de manera libre y consciente por parte de los empleados.

Respecto a la actividad económica, esta se organiza de la siguiente manera: Los trabajadores que se encargan de los medios de producción obtienen un beneficio económico, aumentando así su capital. Tanto los bienes como los servicios se distribuyen a través de diversos mecanismos del mercado, provocando que las empresas compitan entre ellas. Con el aumento del capital ayuda a generar más riqueza mediante la inversión. Por lo tanto, si las personas buscan obtener beneficios económicos y competir en el mercado, la riqueza se verá aumentada. Si la riqueza aumenta, también aumentan los recursos disponibles.

¿Cuáles son las bases de la economía capitalista?

Ahora que ya sabemos qué es la economía capitalista, vamos a hablar sobre los principios básicos que la componen:

  • Mercado competitivo: Mediante la interacción de la oferta y la demanda se crea el precio de intercambio. Eso sí, con la menos intervención posible por parte del Estado.
  • Libertad de empresa: Con esta base es posible llevar a cabo o ponerles fin a proyectos empresariales.
  • Defensa de los derechos individuales: Se trata de la propiedades privadas de medios productivos y de capital.
  • Alternativas de productos y múltiples opciones: Cada persona puede escoger entre varios productos. Vuelve a entrar en juego el concepto de la oferta y la demanda que abre paso a la decisión de los precios y a los equilibrios.

Contando con estas bases, aquellos individuos que forman parte del espectro económico utilizan su capital para operar, buscando siempre su propio interés y maximizando sus beneficios acumulados. En cambio, los trabajadores desempeñan otro tipo de participación en el sistema. Estos aportan la mano de obra y reciben a cambio un salario u otras retribuciones que pueden resultarles útiles para hacerse con los bienes o con los servicios que necesiten o quieran.

Ventajas y desventajas del capitalismo

La economía capitalista tiene varias ventajas y desventajas

A día de hoy se sigue sin haber inventado un sistema económico perfecto. De hecho, es una tarea que se podría tachar de imposible. Siempre existen desacuerdos, las personas nunca están todas de acuerdo con algo. ¿Pero por qué? Las ideas y las opiniones de los individuos suelen estar fundamentados en cuestiones ideológicas.

Un ejemplo para ideas contrarias sobre un concepto es el tema de la desigualdad. Generalmente, aquellas personas que prefieren el capitalismo no consideran que la desigualdad suponga en problema. De hecho, están a favor de que exista. Por lo tanto, es algo que debemos tener en cuenta a la hora de hablar sobre las ventajas y las desventajas de la economía capitalista.

Otro ejemplo sería el de la capacidad productiva. Es muy habitual resaltar como punto a favor del capitalismo que genera mucha producción de una manera muy eficiente. Sin embargo, las personas que están en contra de la economía capitalista lo ven como algo negativo, puesto que los recursos que posee el planeta tierra son limitados. Señalan que tantísima producción acabará por agotar dichos recursos.

Ventajas

Comenzaremos por hablar de las ventajas que nos proporciona el sistema capitalista:

  • Libre comercio: Gracias a él podemos acceder a una amplia variedad tanto de bienes como de servicios. Además, mediante la oferta y la demanda se acaban ajustando los precios del mercado. Así se debería llegar a un punto en el que los demandantes puedan satisfacer sus necesidades.
  • Igualdad de oportunidades: Si bien es cierto que las diferencias socioeconómicas siguen existiendo y muy difícilmente se desharán, el capitalismo promueve que cada individuo, por muy bajos que sean sus ingresos, tiene la posibilidad de escalar en la sociedad. Eso sí, puede requerir un esfuerzo considerable.
  • Respeto por la propiedad privada: El Gobierno no puede apropiarse de los bienes de ninguna persona, a excepción de unos pocos casos, recibiendo el expropiado siempre una compensación económica.
  • Fomento de la innovación: No existen limitaciones para generar riqueza y crear ideas de negocio.
  • Generalmente, el capitalismo está ligado a las libertades individuales y a aquellas de índole social, como por ejemplo las manifestaciones de ideas políticas o el derecho a votar.

Desventajas

A pesar de que no suenan tan mal las ventajas del capitalismo, hay algunos puntos en su contra:

  • El bienestar individual puede no ser el interés colectivo.
  • Generación de más desigualdad socioeconómica: Puede llegar a provocar un conflicto social.
  • Calentamiento global: Se le da más importancia a la productividad que al medio ambiente. Por suerte pueden surgir algunas alternativas de mercado para combatir este problema, como por ejemplo negocios sostenibles.
  • Abusos en el mercado laboral: Los empleadores pueden llegar a explotar a los trabajadores.
  • Los bienes y servicios básicos también suelen ser tratados como mercancía. En consecuencia, una parte de la población  no puede optar a un nivel de vida mayor.

Y a vosotros; ¿Qué os parece la economía capitalista? ¿Estáis a favor o en contra? Podéis dejarnos vuestras opiniones en los comentarios.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.