Qué es el TIN o Tasa de Interés Nominal

Ya sea en inversiones, préstamos, o una financiación; en la información relacionada a  cualquiera de estos tipos de productos,  o cuando intentamos acceder a ellos contratándolos, se tendrán  que manejar datos fundamentales y nomenclaturas como la TIN.

De los aspectos más relevantes a tener en cuenta si se solicita un préstamo será su tipo de interés. En muchas ocasiones sin embargo podría  resultar confuso.

Existen conceptos relacionados al tema que resaltan,  este que hemos mencionado y tratamos especialmente en este artículo, la  TIN (Tasa de Interés Nominal), la TAE (Tasa Anual Equivalente), entre otros.

Veamos que es la  TIN, especificando y adentrándonos en  aspectos relacionados con este tipo de tasa de interés.

Tasa de Interés

Básicamente una tasa de interés será el precio que poseerá el dinero en un lapso de tiempo determinado en el mercado financiero, esto en una inversión o crédito. 

Dicho en otras palabras, la tasa de interés, igualmente conocida como tipo de interés, será el pago a realizarse por el deudor a un acreedor  por encima de la cantidad recibida  en una unidad de tiempo determinada, por haber usado el dinero en ese periodo.

Al igual que un bien o servicio tendrá un precio que deberá ser pagado para poder ser adquirido, el dinero actuará de la misma forma. Su uso tendrá un precio determinado, que se estará midiendo en porcentaje sobre un principal, y es expresado por lo general en términos anuales y porcentuales.

Se le llama en ocasiones en el mundo financiero “el precio del dinero”.

El interés  estará reponiendo al dueño del capital, aquella ganancia que hubiese estado obteniendo en otro tipo de inversión, y que no logró por prestar o invertir en otra negociación.

Una tasa de interés  podrá tener tipos de periodicidades específicas, que serán la frecuencia en el tiempo en que será liquidado el interés como hemos planteado. Si es a nivel anual: se liquidará  una vez al año. Semestral: Liquidación dos veces en un año; y de esta forma en diferentes casos.

A un tipo de nivel individual, una tasa de interés que esté siendo expresada en porcentaje, va a representar un balance entre el riesgo y la ganancia de estar utilizando una cantidad monetaria en un escenario y tiempo específico.

Es como hemos dicho en un sentido el “precio del dinero”, el cual ha de estar pagándose o cobrándose por haber sido tomado prestado o cedido en préstamo.

El tipo de interés dependerá de “la ley de la oferta y la demanda”. En otras palabras, lo estará estableciendo el mercado. Por tanto cuanto menor sea la tasa de interés, mayor demanda de recursos financieros existirá, y si es mayor, menor será la demanda de estos recursos.

Tasa de interés nominal (TIN) ¿Qué es?

 

 La Tasa de interés nominal (TIN), es el porcentaje que se estará agregando al capital entregado como retribución durante un tiempo determinado.

La TIN no estará teniendo en cuenta otros tipos de gastos de operación como serían: documentos de tipo notariales, comisiones  o vinculaciones que puede conllevar el producto etc. Será en teoría, el porcentaje que estará ganando el banco o financiera en cuestión.

Es la rentabilidad que se obtiene en una operación financiera, teniendo en cuenta sólo el capital principal, es decir que se capitaliza de forma simple.

Existe una capitalización simple pues los intereses que se cobran por un producto no se reinvertirán nuevamente. No así en la capitalización compuesta donde los intereses se reinvierten

En el interés compuesto por ejemplo,  si el primer mes se obtienen 100€ de intereses, los mismos se reinvierten nuevamente, no así con el interés simple, donde los intereses pasan directos a la cuenta.

Si tenemos la TIN anual, con solo dividir esta entre el número de pagos, sabremos cuál es el interés que estaremos cobrando en cada uno de los periodos.

Es importante reconocer, que cuando se trabaja con la Tasa de interés nominal, el “periodo de tiempo” ha de ser considerado de forma especial.

La TIN no cuenta con un periodo estándar de referencia;  pudiera ser Ej. diaria, semanal, trimestral, semestral, anual. Por el hecho de que no incluye gastos, hace que sea imposible desarrollar una comparación valida de productos de naturalezas iguales.

A raíz de esto surge la TAE (Tasa Anual Equivalente), que simplifica esta problemática al tomar como base el año y permite llevar a cabo la comparación de productos de índoles similares. Más adelante en este texto, por su importancia implícita, veremos las diferencias existentes entre TAE Y TIN.

La Tasa de Interés Nominal estará informando en términos brutos, lo cual es la principal diferencia con la TAE. Estos dos indicadores serán convenidos de forma independiente por cada entidad, y su valor  estará ligado de forma proporcional al ciclo económico e indicadores de referencia como podrían ser el Euribor o el Libor.

¿Cómo conocer con el TIN cuanto se pagará en intereses?

Al multiplicar el capital por el TIN ofrecido por una entidad financiera, es posible conocer cuánto se acabará pagando en intereses. De esta forma es posible apreciar si se está frente a un préstamo barato o caro.

Ejemplo: Se pedirá un préstamo de 2.000€  a un año donde el TIN anual es de 8.5%.

En este caso existirán 170 €  en intereses relacionados al TIN.

Variaciones del TIN

El TIN puede variar de banco a banco, pero igual presenta variaciones en correspondencia con el tipo de préstamo, igual de caso a caso.

Cada institución en diferentes circunstancias, asume estrategias en este sentido mientras esté en los límites legales donde opera.

Una misma entidad incluso podría estar cobrando más a una persona que a otra por un préstamo de iguales condiciones. Podría ser que  una de ella tuviese más probabilidades de impago derivado de características específicas como podrían ser: pocos ingresos, deudas aumentadas, falta de aval etc.

Como ya hemos explicado, es posible tener la tasa de Interés nominal en variados formatos. Pudiese ser anual, mensual, o de otro tipo. En el momento de escoger el préstamo, habrá que poner atención en este aspecto.

Para un préstamo de 1.000 euros,  si se cuenta con una TIN  anual del 6% se tendrá que pagar finalmente 60 euros en intereses. Pero si el TIN fuera diario, al mismo 6%, se estarían pagando finalmente 21.900 euros.

Es por supuesto un ejemplo exagerado, pero que ejemplifica como la diferencia puede ser importante  si el formato del TIN cambia.

En países como España existen regulaciones estrictas en este sentido, pero en otras naciones son más flexibles y se necesitará prestar atención.

TIN y TAE – Diferencias

Definamos ambos términos contiguamente de manera  que podamos contrastarlos fácilmente.

  • TIN (Tasa de interés nominal): No estará incluyendo gastos financieros, comisiones etc., sin tener una duración de referencia estandarizada. Estará coincidiendo con la TAE solamente cuando los intereses estén siendo pagados al final y en el plazo de tiempo similar.

Los productos de una misma naturaleza podrían llegar a ser imposibles de comparar.

  • TAE (Tasa Anual Equivalente): La medida de referencia será el año. Hace posible comparar productos de naturaleza similares.

Al contrastar ambos términos, podríamos concluir y sumar algunas ideas, detallemos algunas.

  • Cuando hablamos de TIN nos referimos al tipo de interés nominal, donde no se tienen en cuenta el resto de gastos y comisiones que podrán estar asociados al préstamo. Estos gastos estarán incluidos en el coste efectivo del préstamo, su TAE.
  • El TIN es un indicador que puede informar, pero que no estará sirviendo en este sentido de manera trascendente al consumidor. Datos incluidos en la TAE; como podrían ser: plazos, comisiones, etc. podrán estar dando una visión más clara de cuánto estará aportando una inversión o cuánto estará costando un crédito.
  • En los préstamos personales, la diferencia considerando el porcentaje entre TIN y TAE, suele ser mayor que en los préstamos hipotecarios.
  • Solo con conocer la TIN, no se podrá saber cuánto estará costando un préstamo. No estará teniendo en cuenta comisiones, tampoco otros gastos que el usuario tendrá que estar pagando.
  • Con un mismo TIN el importe de intereses será diferente si los pagos proceden mensualmente, frente a un pago único anual por ejemplo.

Podemos concluir en este sentido que el TIN puede ser un indicador informativo pero muy limitado.

La TAE (Tasa Anual Equivalente), es un dato más objetivo a analizar para comparar el coste de un préstamo, pues estará midiendo el coste efectivo del mismo en un plazo concreto en término de un año, considerando las comisiones y gastos que estará pagando el consumidor y la frecuencia de pagos.

Existen diversos tipos de tasas de interés. Muchos factores de tipo económico claves, estarán condicionando las diferencias entre ellas. Hemos hecho referencia de manera especial en este artículo a la TIN.

En primera instancia pudiera parecer sin importancia o trascendencia significativa estas variables técnicas, y es un hecho que en muchas ocasiones instituciones financieras específicas, han ganado ventaja del desconocimiento del público  al respecto.

Se deberá concientizar,  que  para poder ser consumidores o inversores inteligentes, se necesitará entender aspectos básicos y no tan simples en muchas ocasiones, referentes a estos aspectos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *