Qué es el debe y el haber

El debe y el haber son conceptos básicos en contabilidad

Ya durante la época medieval, los banqueros de aquel entonces se comprometían a anotar las entradas y las salidas de fondos. Cuando un cliente dejaba algo de dinero en su depósito, lo anotaban como «debet dare». Esto le indicaba al banquero que debía dinero a ese cliente, después de que este realizara el ingreso, claro. En cambio, cuando el cliente quería retirar su dinero, el banquero lo anotaba como «debet habere» para registrar la salida de fondos.  A día de hoy, los términos empleados para estas acciones son muy similares e importantes de comprender. Por ello dedicaremos este artículo a explicar qué es el debe y el haber.

Dentro de la contabilidad, los términos de debe y haber son unos de los conceptos más básicos que hay en este sector. Si queremos dedicarnos al mundo de las finanzas o al menos comprenderlo bien, estos dos elementos deben quedarnos bien claros. Por este motivo vamos a explicar qué es el debe y el haber, las diferencias que hay entre ambos conceptos y cómo se anotan en los diferentes tipos de cuentas. Asique no dudéis en seguir leyendo si todavía os liais con estos dos términos.

¿Cuál es el debe en contabilidad?

El debe refleja los ingresos de una empresa

Cuando hablamos del debe en contabilidad, nos referimos a los ingresos que una empresa recibe. Estos quedan reflejados como un cargo a la cuenta. Por lo tanto, el debe representa la disminución de las finanzas y el aumento de las inversiones. Dicho de otra manera: Refleja el aumento tanto de los activos como de los gastos. A nivel visual, se suele representar en la columna de la izquierda de las cuentas contables.

Básicamente, el debe registra todas las transacciones que representan un ingreso a la cuenta. Respecto a la anotación, queda reflejada como un cargo. Hay que destacar que el debe y el haber son dos conceptos opuestos. No obstante, están directamente relacionados: Siempre que aumente el debe, el haber disminuirá, y viceversa.

¿Cuál es el haber en contabilidad?

El haber registra todas las transacciones que salen

Ahora que ya sabemos qué es el debe, vamos a explicar qué es el haber. En este caso se registran todas las entregas y salidas de una cuenta. Al contrario que en el caso anterior, se reflejan la disminución de las inversiones y el incremento de la financiación. En otras palabras: El haber representa el aumento de los ingresos y de los pasivos. Generalmente se encuentra representado en la columna de la derecha de las cuentas contables.

Como y hemos mencionado anteriormente, son dos conceptos opuestos, por lo que el haber registra todas las transacciones que salen. En cuanto a la anotación, en este caso queda reflejado como un abono. Teniendo ya más claro qué es el debe y el haber, debemos tener en cuenta que se aplica siempre la regla de partida doble: No hay acreedor sin deudor, ni deudor sin acreedor. Dicho de otra maneta: Siempre que uno de los elementos aumente, el otro disminuye. Un ejemplo sería la adquisición de un bien, aumentamos nuestros bienes pero tenemos que pagar por él.

Qué es el debe y el haber: Tipos de cuentas

Existen diferentes tipos de cuentas relacionadas con el debe y el haber

Una vez tengamos claro qué es el debe y haber, veamos su representación en los diferentes tipos de cuentas. Existen tres grupos de las mismas:

  • Cuentas de activo: Reflejan los derechos y los bienes de una empresa, mediante los cuales puede realizar sus actividades. Estas aumentan gracias al debe y disminuyen por el haber.
  • Cuentas de pasivo: Estas están compuestas por las obligaciones que tiene la compañía en cuestión con un tercero. Habitualmente se consigue la cuenta de activo a través de la cuenta de pasivo. Estas aumentan gracias al haber y disminuyen por el debe.
  • Cuentas de patrimonio neto: Son aquellas que representan los fondos propios o la financiación.

Sea cual sea la operación financiara que quiera llevar a cabo una empresa, esta aumentará o bien disminuirá el patrimonio de dicha empresa. Para poder contabilizar esta operación, se abona o se carga a una cuenta, apuntando también siempre en qué momento se ha realizado. Veamos qué es cada concepto:

  • Abonar: Cuando se registra una operación en el haber, se abona una cuenta.
  • Cargar: Cuando se registra una operación en el debe, se carga una cuenta.

Cuando tenemos claro el tipo de cuenta que participa en la transacción, podemos abonar o cargar. Para ello es fundamental que queden reflejados los siguientes datos:

  • Nombre  y número de la cuenta contable
  • Importe de la transacción

Los saldos y sus tipos

Estamos hablando de términos pertenecientes a la contabilidad básica, de la cual forman parte el debe, el haber y las cuentas. Comentemos ahora los diferentes tipos de saldos que hay. Cuando hablamos de saldo, nos referimos a la diferencia que hay entre el debe y el haber. Según el resultado, existen tres tipos de saldo diferentes:

Artículo relacionado:
Contabilidad básica
  1. Saldo deudor: La cuenta tiene un saldo deudor cuando el debe de la misma es superior al haber. Es decir: Debe > Haber. Por este motivo, los gastos y las cuentas de activos tienen este tipo de saldo. Esto es porque el debe refleja sus transacciones mientras que el haber representa sus disminuciones. Para obtener el resultado, hay que restar del debe el haber. El cálculo sería este: Debe – Haber.
  2. Saldo acreedor: Al contrario que el anterior, el saldo acreedor se da cuando el haber es superior al debe. Es decir: Haber > Debe. Así pues, los ingresos, el patrimonio neto y las cuentas de pasivos tienen este tipo de saldo, ya que las cantidades iniciales quedan registradas en el haber mientras que las disminuciones se reflejan en el debe. El resultado se calcula restando el debe del haber. La fórmula sería esta pues: Haber – Debe.
  3. Saldo cero: Se da en las cuentas en las que el haber y el debe son iguales. Es decir: Debe = Haber

Es cierto que ambos conceptos pueden ser algo liosos al principio, pero entenderlos nos ayudará considerablemente en el mundo de las finanzas y la contabilidad, sobre todo cuando queremos montar nuestra propia empresa. Espero que con toda esta información os haya quedado claro qué es el debe y el haber y cómo se reflejan en los diferentes tipos de cuentas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.