¿Qué puedes hacer con las plusvalías de tus inversiones?

pluavalíasDesde luego que la situación más favorable por la que puedes pasar es estar en plusvalías en tus operaciones en los mercados financieros. No en vano, es el objetivo de todas las operaciones y por lo que te has decidido invertir tus ahorros. No es una tarea muy sencilla ya que dependerás de la evolución de los mercados. Aun así, es muy complicado que todos tus movimientos se sustancien con ganancias en todas las operaciones realizadas. Porque en efecto, es muy difícil acertar en las decisiones que tomes.

En cualquier caso, será muy útil que sepas que puedes hacer cuando estás en esta situación, es decir tienes plusvalías. En especial en tus relaciones con las operaciones en bolsa. Aunque también podrá aplicarse a otros productos financieros: warrants, derivados, fondos de inversión y ventas a créditos entre otros. Será la mejor de las señales e indicará que las cosas van muy bien en tus relaciones con el siempre complicado mundo del dinero. No en vano, puede que sea en tu propio caso en estos momentos.

Pues bien, en este escenario dispondrás de varias estrategias que puedes aportar para defender tus intereses para la defensa del capital. Pero también para preservar tu dinero ante los escenarios más adversos que puede depararte el mercado de renta variable. Hasta el punto que puedes mejorar las plusvalías generadas hasta este momento. De todas formas, siempre será una situación muy agradable para tus intereses personales. Porque te planteas líneas de actuaciones desde posiciones ganadoras en la renta variable

Plusvalías: ¿qué puedo hacer?

Una de las preguntas más habituales que te puedes plantear es lo que puedes hacer en este escenario tan beneficioso para tus intereses como pequeño y mediano inversor. Son varias las estrategias que puedes utilizar y de diversa naturaleza. Habilitadas tanto para perfil muy agresivos en los inversores como en los más conservadores. No tendrás excusa para no hacer caso a estos consejos tan prácticos. Hasta el punto de que sacarán de más de un apuro en los más diversos escenarios.

De cualquier forma, lo primero que deberás plantearte es si deseas seguir en los mercados financieros. O por el contrario darte un pequeño descanso en tus relaciones con los mercados de renta variable. Cualquiera de las dos validas, pero en cada caso será diferente la decisión que deberás aportar para defender tu capital. Porque en efecto, de lo que se trata es de que no pierdas ni un euro de las ganancias acumuladas en tus operaciones. En este sentido, podrás conseguir tus objetivos tomando las medidas más necesarias en cada escenario.

Corriendo los beneficios

beneficiosUna de las estrategias de inversión más clásicas consiste en ir dejando correr tus plusvalías. Porque de esta forma, no solamente protegerás tu dinero. Sino que también lograrás incrementar tus beneficios y hasta puede que más que antes. No obstante, estas actuaciones debes llevarlas a cabo solamente en determinados escenarios. En los más favorables lograrás impulsar tus posiciones con mayores garantías de éxito. ¿Quieres saber cuáles son estas situaciones?

En primer lugar, cuando la tendencia de los mercados de renta variable es claramente alcista. De esta forma, tendrás todas las papeletas para que crezcan todos tus ahorros invertidos. Hasta que los mercados financieros den algún síntoma de agotamiento. Es precisamente en este momento donde te deberías plantear abandonar tus posiciones en la bolsa. Ha llegado el momento para disfrutar de las plusvalías generadas y descansar un ‘poco en tus relaciones con la renta variable. Para reiniciar las relaciones en los momentos más favorables para rentabilizar de nuevo tus ahorros.

Otro de los escenarios más adecuados para seguir en posiciones compradoras en la bolsa se refiere cuando los valores en donde has tomado posiciones no muestran signos de fatiga en sus cotizaciones. Solamente en un cambio de tendencia deberás cambiar tu decisión. Aunque puede que hayas sufrido algunos recortes durante los últimos días o semanas. Hay una regla de oro en el mundo de la bolsa que alude a que en escenarios alcistas nunca hay que vender. Será una de las lecciones que te deparará la experiencia en los mercados bursátiles. Hasta el punto que puede que te haya pasado en más de una ocasión.

¿En donde deshacer las posiciones?

posicionesPor el contrario, hay otras situaciones en donde lo más aconsejable será vender tus acciones y cuando antes mejor. Por supuesto que cuando se pasa de una tendencia alcista a bajista. Será el pretexto definitivo para cerrar posiciones y llevarte las plusvalías a tu cuenta corriente. También cuando se genera una lateralidad en la formación de los precios. Porque es la antesala de unas serias correcciones en los mercados financieros. Hasta puede que de forma muy vertical y que pueden evaporar las ganancias generadas hasta estos momentos.

También hay un momento en donde saltarán todas las alarmas como para precipitar las ventas en tus operaciones en la renta variable. Se trata cuando has conseguido tus objetivos. No necesitas apurar los plazos de permanencia bajo ningún aspecto. Es preferible que tengas a buen recaudo tu dinero antes que seguir tentando a la suerte  No merece la pena que arriesgues durante más tiempo tus posiciones en la bolsa.

En todos estos casos, se aplica ese viejo aforismo de que más vale pájaro en mano que ciento volando. Es un consejo que puede serte de gran utilidad para todas estas ocasiones. Porque si sigues comprado en bolsa puede que pierdas algo de lo ganado hasta estos momentos. No en vano, una de las claves para tus relaciones con los mercados financieros es saber retirarte a tiempo. Será una de las mejores victorias que podrás obtener en tus relaciones con el mundo de la bolsa. Por muy pocas que sean las ganancias obtenidas hasta este preciso momento.

Pautas para proteger las plusvalías

En cualquier caso, siempre será muy recomendable que tengas un papel más activo para proteger tus posiciones en la renta variable. Para que esto sea asía, nada mejor que aplicar una serie de consejos que te serán de gran utilidad para garantizar tus plusvalías por encima de otras consideraciones. Estos son algunos de ellos.

  • Aprovecha cualquier debilidad en los mercados financieros para abandonar las posiciones. De todas formas, no tiene que ser por la totalidad de las operaciones. Sino que puedes materializar esta estrategia en la inversión a través de ventas parciales y puntuales.
  • Si las ganancias son satisfactorias para tus intereses personales puede ser la mejor ocasión ideal para abandonar los mercados financieros durante un tiempo. Podrás destinarlo para sufragar un viaje con tus amigos, comprarte una moto o cualquier otro capricho que tengas. Será una ocasión única que satisfacer estas necesidades.
  • Por todos los medios, tus actuaciones deberán ir encaminadas a que tus ganancias no se evaporen. En especial, cuando se rompen algunos soportes de especial relevancia. Porque en efecto, será el preámbulo de caídas de gran intensidad. El mejor antídoto será vender tus posiciones en la bolsa.
  • Deberás liquidar tus posiciones en el momento en que aparezcan noticias de gran importancia. Porque puede ser el detonante de un cambio de tendencia. O al menos para evitar correcciones de gran calado en la cotización de sus precios.
  • Siempre es preferible conseguir unas pocas ganancias en tu cartera de valores que puedas llegar a posiciones negativas. Desde este escenario, la mejor estrategia consistirá en aprovechar cualquier debilidad en los mercados financieros para cerrar tus posiciones.
  • Solamente en los plazos de permanencia a medio y largo pueden ser más propensos para retardar las ventas de las acciones. Aún con el riesgo que puedes correr en estos escenarios más particulares. Pero tus objetivos son otro, como por ejemplo crear una bolsa de ahorro duradera a largo plazo.

Donde aplicar las ventas

ventasDeshacer posiciones no es una decisión fácil de tomar. Pero si haces estas operaciones en unos niveles determinados tendrás el camino despejado para defender tus ganancias en el sector de la renta variable. Serán algunos de los que te apuntamos a continuación.

  1. Ante un cambio radical de tendencia en los índices bursátiles. Tendrás que detectarlo a tiempo para que las plusvalías no desaparezcan de tu cuenta de resultados.
  2. La rotura de un soporte será determinante para agilizar tu decisión de abandonar los mercados financieros. Las ventas te proporcionarán más de una ventaja y con beneficio de tus inversiones.
  3. En el momento que puedas tener alguna pista en el sentido de que las posiciones vendedoras se imponen claramente sobre las compradoras podrá formalizar las operaciones de venta. No en vano, anticipan serias correcciones en la cotización de los precios.
  4. Ante cualquier necesidad de liquidez en tu cuenta corriente será muy útil que lo recuperes a través de la venta de las acciones. Bien a través de operaciones totales o parciales. En función del perfil que presentes como pequeño y mediano inversor.
  5. No trates de apurar las operaciones porque te puedes llevar más de una sorpresa negativa que pueda perjudicarte en tus intereses personales. Más vale una venta a tiempo que recurrir a movimientos forzados con un cambio de precio peor.
  6. La bolsa es imprevisible y puede cambiar en cualquier momento y cuando menos te lo esperas. Ante esta realidad, puede suceder cualquier cosa y lo mejor es estar en un estado de liquidez para proteger tus aportaciones económicas.
  7. Finalmente, no tendrás más remedio que asumir que las subidas en bolsa no son eternas. Y en cualquier momento la tendencia puede cambiar. Conviene que lo tengas en cuenta para proteger tus ahorros por encima de otras consideraciones.

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *