Productos y estrategias destinados a la inversión

productos

Uno de los productos que comercializan un importante número de las sociedades de valores y bolsa son las cuentas de fondos que están destinadas a inversores que invierten principalmente en fondos de inversión y no requieren cotizaciones en tiempo real al mercado bursátil. Permite invertir en este tipo de productos a través de una amplia selección de gestoras internacionales de más reconocido prestigio, además de operar en la bolsa española y las principales plazas bursátiles internacionales.

Entre las principales ventajas que implica contratar una de estas cuentas destaca la posibilidad de recibir informes mensuales de gestión de sus fondos elaborados por el propio gestor, un programa de asesoramiento en valores gratuitos, acceso al análisis fundamental y la custodia gratuita durante un determinado período para los nuevos clientes. Se trata de unos de los modelos que con mayor intensidad están emergiendo en los últimos meses para rentabilizar el patrimonio de un cada vez mayor número de usuarios bancarios.

Especialmente los inversores que realicen muchas operaciones al año, tanto dirigidas al corto como al medio o largo plazo, pueden acogerse a las tarifas planas bursátiles que están empezando a comercializar cada vez más entidades financieras y, que permiten un importante ahorro en concepto de comisiones por operaciones realizadas. Su tarifa está situada entre 6 y 10 euros al mes, y para una persona que lleve a cabo un total de cuatro operaciones mensuales, por ejemplo, el ahorro le puede suponer unos 30 euros mensuales de media, lo que ayuda también a optimizar la inversión.

Productos para operar en bolsa

La tarifa plana en bolsa permite al usuario realizar tantas operaciones de compra y venta como quiera, al igual que ocurre con las tarifas telefónicas o por Internet. Su aplicación aunque no está muy extendida en el sector financiero, abarca principalmente a los bancos y cajas de ahorros que operan a través de Internet y a los brokers, tanto nacionales como internacionales, que son los que mejores condiciones aportan.

En las tendencias alcistas una norma muy común entre los inversores más experimentados consiste en esperar a que se produzcan recortes en la cotización de los precios de las empresas para entrar en el mercado a precios más competitivos y, que pueden propiciar un mayor recorrido al alza del valor y, por tanto, mayores posibilidades de revalorización. Estos recortes puntuales se producen cuando se produce un cierto “cansancio” en las posiciones compradoras y empiezan a salir a flote las ventas, es decir, cuando el mercado está sobrecomprado y, necesita un ajuste en los precios para seguir en su escalada alcista.

Aprovechar los recortes

recortes

Estos “descansos” en su cotización de precios, en los que empiezan a aflorar las ventas, se producen varias veces durante un proceso alcista, incluso los analistas bursátiles lo califican como de “movimientos completamente saludables del mercado” que sirven para que los índices, sectores o valores tomen más fuerza en las próximas sesiones bursátiles. Están especialmente indicados hacia aquellos inversores que se dirigen al más corto plazo y quieren sacar todo su “jugo” a los movimientos alcistas que experimenta la renta variable. Por el contrario, tienen poca efectividad para quienes decanten su inversión hacia el medio y largo plazo ya que su repercusión no será tan efectiva.

Una gran mayoría de los intermediarios financieros, lejos de apostar por los valores más rezagados del anterior ejercicio, apuestan claramente por la prudencia y optan por recomendar a sus clientes que se mantengan en liquidez durante el primer semestre del año con el objetivo de ver cómo evoluciona la renta variable a las muchas incógnitas que plantea la situación económica actual. De ahí que no sean partidarios de realizar compras durante la primera mitad del año, y, eso sí, una vez analizada la evolución en este período se podría tomar posiciones en aquellos sectores o empresas que mejor estén respondiendo al actual momento, aunque advierten que la clave para hacer realizar una buena operación es ser muy selectivo a la hora de configurar la cartera de valores.

Huir de los valores especulativos

Los analistas bursátiles consideran que hay que huir de los valores especulativos que no tengan expectativas de crecimiento o de las empresas que peor van a salir deparadas de la actual crisis económica. En definitiva, prudencia y a esperar como se va a comportar la renta variable en estos meses, para intentar encontrar una oportunidad de compra realmente interesante para los intereses de los pequeños y medianos inversionistas.

Algunas de estas técnicas subjetivas y, en muchas ocasiones ilógicas (pero efectivas en la misma forma) son las que propician comprar y vender en función del día, mes o época del año y, que son las  siguientes:

Día del mes: los precios de los títulos suelen subir los primeros días de cada mes. De ahí que si se compra en la última semana del mes anterior y se vende en la primera del siguiente, el inversor dispone de muchas posibilidades de sacar beneficios a su inversión en un período de tiempo relativamente corto y, de una forma sencilla de llevar a la práctica.

Días de la semana: los martes, miércoles y jueves son, por lo general, estables, sin grandes oscilaciones, mientras que los lunes tienen un perfil claramente bajista y los viernes, alcista. En el primero de ellos porque se está a la expectativa de cómo abrirá Wall Street y, el último día de sesión bursátil, porque siempre hay movimientos por parte de los brokers ante el fin de semana.

Enero: para muchos analistas, el primer mes del año es un reflejo de lo que va a acontecer durante todo el ejercicio. De hecho, consideran que la tendencia de los mercados en los primeros cinco días de este mes se puede extrapolar al final del ejercicio. En esos días, la bolsa suele ser más alcista que bajista, porque los gestores de fondos, que son los que hacen mover los mercados, invierten mucho del dinero del que disponen, ya que, como están a principios de año, si se equivocan les da tiempo a rectificar.

Buscar sistemas fiables

dinero

Lo primero que debe tener en cuenta el inversor es que este sistema es poco fiable y recomendable como para apoyarse para llevar a cabo una inversión bursátil debido al poco rigor que tienen los participantes en esta comunidad informativa. Por qué si realmente así lo fueran, ¿a qué se debe estar aptitud samaritana de proporcionar una información privilegiada al resto de los participantes? Pero lo peor es el peligro que puede conllevar algunas de estas opiniones a aquellos participantes en el foro, y que llevados por su buena voluntad o ignorancia, pueden ser influenciados en su toma de decisión.

Por lo tanto, mucha precaución y cautela a la hora de valorar esta herramienta que está disponible en la red, ya que puede resultar muy divertido visitarlas y participar en ellas, pero al tratarse de nuestro dinero lo que deben de hacer los pequeños inversores en ponerse en manos de auténticos expertos bursátiles que dictaminarán lo que se debe o no hacer en cada momento. También existen otros canales más objetivos que pueden ayudar al inversor a realizar este proceso y que no son otros que los que proporcionan los medios de comunicación especializados, que incluyen análisis técnico y fundamental, recomendaciones de los más importantes brokers, tanto nacionales como internacionales, noticias contrastadas y los principales hechos relevantes que afecten a los valores que cotizan en bolsa.

Asesoramiento en la bolsa

asesor

Los servicios de bolsa que disponen las entidades financiera cuentan también con la figura del asesor de inversiones que ponen a disposición de sus clientes de un servicio de asesoramiento personalizado por el cual se facilita una alternativa para invertir en función de las necesidades de cada cliente y, de su perfil de riesgo como inversor.

Por otro lado, si lo que se quiere es delegar la gestión de las inversiones, algunas entidades también disponen de acuerdos de gestión, carteras delegadas de fondos de inversión, acciones o planes de pensiones/EPSV,s adaptadas al perfil de cada cliente y, en donde los expertos bursátiles gestionan la cartera de forma activa buscando en todo momento la mejor relación rentabilidad/riesgo. Por último, otro servicio que los clientes pueden disfrutar en su banco o caja de ahorros es el de autoanálisis, examinando ellos mismos y en detalle los productos de inversión que ya tienen contratados.

A la hora de cuantificar las posibles ganancias de cada operación bursátil no solamente hay que buscar la diferencia entre el precio de compra y el de venta, sino que hay que añadir también las tarifas de las comisiones que tiene cada operación de bolsa, así como las de custodia y, por supuesto la cantidad que está destinada a Hacienda, en un 18 %. Sumadas todas ellas –que representan entre un 0,50 % y 1,50 % del capital invertido- se conseguirá detectar la verdadera rentabilidad de la inversión, que en los casos en que las plusvalías sean mínimas puede que no llegue ni a amortizar el efecto de las comisiones e impuestos.  En situaciones de tendencia alcista lo más sensato es aguantar la inversión hasta conseguir mejores precios en su cotización o hasta que aparezcan señales que indiquen la finalización de este movimiento.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.