Prioridades para invertir tu dinero

El hecho de que tú puedas hacer algo no significa necesariamente hacerla ya. Y mucho menos cuando te estás jugando con tu dinero, tal y como pasa con las inversiones. Cuando son muchas las tareas que se han de realizar y el tiempo es más bien escaso, no debes hacer nada que no sea atender el cumplimiento de tus objetivos más acuciantes en el mundo de la inversión. Es cierto que todas las fases en el proceso de la inversión no poseen la misma importancia. No es lo mismo el seguimiento de los valores en bolsa que la decisión de ejecutarlos en un momento dado.

En consecuencia, el tema “lo primero es lo primero” es la esencia de una buena gestión del tiempo por parte de un inversor. Agobiados por el cúmulo de tareas y la escasa disponibilidad de tiempo para realizarlas, en el ajetreo  de una jornada, incluso los que sepan administrar mejor su tiempo se sentirán en alguna ocasión emocionalmente tan afectados que reaccionarán ante la situación que mayor presión ejerza. Esto es algo habitual en las operaciones en los mercados financieros tal y como probablemente sepas por tu propia experiencia.

También es posible que en el momento de gestionar tu dinero te sientes apremiado por alguno de los siguientes escenarios. Resolver los problemas en el orden que se presenten, acometer primero las tareas o decisiones más fáciles de todas o sencillamente ocuparte de los trabajos difíciles, con la idea de que la forma más rápida y directa de desembarazarte de ellos. En cualquier caso, no te quedará otra solución que definir cuál es la estrategia que quieres desarrollar a partir de estos momentos. No en vano, de ellas dependerá el éxito de las operaciones en bolsa u otro activo financiero.

Dinero: formalización del proceso

Aunque es posible que te sientas inclinado a orientarte en una de estas direcciones, evítalo a toda costa. Entre otras razones porque puedes realizar una pésima inversión. Abordar los problemas en el orden en que se presentan tal vez resulte adecuado en algunas circunstancias. Como por ejemplo, determinar cuál es la inversión que tienes que canalizar en cada momento. Lo mismo sucede con cualquier otra forma de reacción ciega a las circunstancias, sin tomar en consideración las consecuencias de tu acción. Debes pensar que puedes dejarte muchos euros por el camino y esto es algo que debes evitar por encima de otras estrategias en la inversión.

La próxima vez que pienses que no tienes tiempo suficiente para dedicarte a la inversión será necesario que reflexiones de nuevo. Es posible que al final descubras que dispones del tiempo que necesitas, pero solo si posees valor suficiente para tomar decisiones tal vez difíciles.

  • Para ello deberás tener en cuenta los siguientes aspectos.
  • Compara aquello que deseas hacer con lo que ya haces en estos momentos.
  • Pregúntate cuanto puedes ganar en un caso y en otro.
  • Responde al hecho sobre cuanto perder por no hacer una operación en los mercados financieros.
  • Considera todas las opciones que dispones hasta estos momentos.

¿Cómo enfocar las inversiones?

El resultado final será una lista de prioridades que te indicarán que debes hacer en primer lugar, que en segundo término y así hasta llegar al final, en función de conseguir que tus beneficios en las operaciones sean máximos y tus pérdidas mínimas. La mejor manera de proceder consiste en examinar la situación de forma que consideres todas las ramificaciones de tus acciones en el mundo de la inversión. Por lo tanto, antes de establecer o cambiar tus prioridades, debes de tener en cuenta lo siguientes:
  • No adoptes ni modifiques una acción sin haber tomado la decisión consciente de hacerlo. No des un paso sin realmente preguntarte antes si no tienes algo más importante que abordar. No hagas nada por hábito, excepto considerar constantemente tus prioridades para tener la completa seguridad de que tus propuestas siguen siendo válidas.
  • Presta sobre todo atención a las necesidades de aquellos que puedas favorecerte o perjudicarte. En este sentido, es muy importante que tan solo te fíes de las personas que cuentan con un bagaje de mucha experiencia en el mundo de la inversión.
  • Compórtate como un líder, no como un imitador. La elección de prioridades en la inversión solo constituye un problema real si uno de tus objetivos choca con otro. Aquí es donde importa una buena gestión en tu patrimonio.

Oportunidades de negocio

Por otra parte, debes actuar primero sobre las oportunidades de negocio que pueden emerger en cada momento. No tienen porqué proceder de la bolsa, sino que pueden ser de otros activos financieros, incluso algunos de los que no habías pensado hasta estos precisos momentos. También debes optar por las ganancias máximas y las pérdidas mínimas, tal y como te hemos comentado anteriormente. En este sentido, esta es la esencia de la elección de las prioridades. Desde esta realidad, realiza primero aquello cuyo cumplimiento te produzca el mayor beneficio y deja para el final aquello cuya demora et ocasione menores pérdidas.

Distingue las cosas en la inversión que debes hacer y la que te sientes obligado a hacer o te gustaría realizar. Si debes escoger entre varias opciones para llevar a cabo primero examina cada una de ellas para determinar cuál encaje mejor en la categoría de lo que debes hacer en cada momento. Tal vez te cueste seleccionar tus prioridades fundamentales solo sobre esta base, pero no tiene por qué limitarse a esta. No olvides que para enfocar tus inversiones será de especial importancia que tengas unas prioridades por encima de otras. Es una de las claves del éxito en cualquier pequeño y mediano inversor.

Empezar con las inversiones

Desde luego que será necesario que te reafirmes  en tu perfil como inversor minorista. Para que esto sea así, no habrá más remedio que cumplas con unas serie de características como las que et vamos a exponer a continuación.
  1. Tener el aprendizaje necesario en cada uno de los productos financieros en donde vas a tomar posiciones a partir de estos momentos.
  2. No tendrás que invertir por obligación, sino porque las condiciones de los mercados financieros así lo indican.
  3. Debes ser responsable por cada una de las decisiones que tomes y por este motivo tu responsabilidad será realmente muy alta. No puedes olvidar que con el dinero jamás tienes que jugar porque puedes perder una parte muy importante de este matrimonio tuyo.
  4. Es muy eficaz que tengas todos los recursos y soportes para operar en los mercados financieros. Algunos de ellos te los pueden proporcionar desde tu banco de siempre y te podrán ayudar a canalizar cualquier clase de inversión en los mercados de renta variable.

Buscar unos objetivos creíbles

Cuanto mejor sepas que debes hacer y qué esperas de las inversiones mejor será para tus intereses personales. Tan pronto se te encomiende una nueva tarea en el sector de la inversión, tu prioridad fundamental es solicitar descripción clara de los objetivos perseguidos. Entre los cuales destacan los siguientes que te apuntamos en esta información:

Conseguir los resultados esperados desde un principio, más allá de otros planteamientos más agresivos en la inversión. No debes de plantearte unos resultados muy ambiciosos porque al final puede darse que no se cumplen. Y la decepción se instalará en tu estado de ánimo como pequeño y mediano inversor que eres.

Analiza el tiempo de que dispones para realizar la inversión porque será fundamental para ejecutar una buena decisión sobre lo que tienes que hacer en los mercados de renta variable. Por otra parte, el presupuesto que tienes disponible para realizar esas operaciones en los mercados financieros. Para finalmente, dilucidar si la nueva operación en bolsa implica un cambio de estrategia de inversión y sus repercusiones más comunes.

Elaborar un plan de inversión

Tu siguiente prioridad consiste en trazar un plan en el que se centren tus operaciones en los mercados financieros. Al principio esto te costará tiempo, pero sobre todo evitarás cualquier clase de confusiones y ahorrarás tiempo más tarde, porque tendrás la completa seguridad de que todas tus inversiones están correctamente planificadas y diseñadas. Más allá de los errores que puedas cometer en cada momento. Algo que por otra parte se produce con cierta frecuencia tal y como tú mismo ya sabes por la experiencia adquirida a través de los muchos años como inversor.

No en vano, uno de tus principales objetivos, ya no es solo obtener las máximas ganancias. Si no que por el contrario, se centra en dotar de mayor protección a tus operaciones financieras. Sea cual fuese su naturaleza y el importe que has dedicado a estas tomas de posiciones en los mercados financieros. Porque al fin y al cabo de lo que se trata es de optimizar tu patrimonio personal o familiar. Por otra parte, no puedes olvidar que todas estas operaciones conllevan una serie de riesgos que deberás en cuenta a partir de estos momentos.

Si acatas estos consejos no cabe duda de que tus inversiones se realizarán con mayores garantías de éxito. Para que de esta forma, estés en la mejor de las disposiciones para gestionar tu dinero de la mejor manera posible. Ni más ni menos, porque al final es una inversión.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.