Préstamos para la inversión: algo más que una financiación

Muy frecuentemente los inversores tienen que desprenderse de sus acciones o participaciones en  fondos para hacer frente a sus problemas de liquidez. Si sus posiciones en estos productos están en situación de plusvalías puede representar una excelente operación para recuperar el capital invertido y sus correspondientes intereses. Pero si fuera todo lo contrario, es decir que estuviesen perdiendo dinero se estaría generando un grave problema que solamente se subsanaría a través de un préstamo bancario destinado a la inversión. Para satisfacer esta demanda, algunos bancos han confeccionado una serie de créditos que cumplen con estas características.

Para los inversores que no quieran deshacer posiciones en los mercados financieros solamente les quedará el recurso de demandar un crédito personal. No obstante, será necesario constatar si realmente merecerá la pena su solicitud. Al interés que aplican, entre el 7 % y 10 %, hay que añadir las comisiones y otros gastos en su gestión que pueda conllevar la demanda. Hasta el punto de representar el 2 % sobre el capital demandado. Será el momento de valorar si no es preferible vender las posiciones en los productos de renta variable. No obstante, algunas entidades financieras han habilitado una línea de crédito muy especial en la que se tiene en cuenta estas necesidades de sus clientes.

Se trata de una línea de financiación algo atípica que queda reflejada a través de una doble vía en la concesión. Por una parte, por medio de los denominados créditos para particulares que se comercializan bajo las condiciones específicas por parte de las entidades bancarias y que implican unos tipos de interés por encima del 7 %. Son muy parecidos a los créditos al consumo y la gran diferencia es el destino de los fondos prestados. Por otra parte, también se cristaliza esta idea por los créditos preferentes que están dirigidos a los mejores clientes de la entidad y cuya contratación se realiza con unas mejores condiciones. No solo por los intereses aplicados, sino por los otros requisitos que se demandan en su concesión.

Préstamos para la inversión: requisitos

Los requisitos típicos son tener una nómina fija o un aval. Algunas veces es posible conseguirlos sin requisitos, pero solo en fechas especiales y en muy pocas financieras. La cuestión sería, una financiera o banco, que no le pida explicaciones. Ya que si argumenta que es para invertirlo en bolsa, es muy probable que no lo aprueben. En cualquier caso, ser un buen cliente de la entidad financiera o tener domiciliada la nómina o pensión ayuda considerablemente a su concesión. Porque es muy raro que un nuevo cliente tengan acceso a esta clase de financiación desde un principio. O al menos les demandarán mucho más requisitos para contar con una punta de liquidez para sus inversiones.

Desde este escenario general, desde luego que no puede olvidarse que los créditos para la inversión se constituyen en una potente herramienta para desarrollar las inversiones si no se dispone de la liquidez necesaria como para acometer las operaciones. Mo obstante, este producto financiero está un perfil de cliente muy bien definido en donde debe aportar un alto poder adquisitivo. Es decir, usuarios con unos ingresos muy amplios que garanticen la demanda de una financiación como es en realidad esta tan especial.

Características de este crédito

Si algo define en estos momentos el crédito para inversores es por su más que elevada flexibilidad. Aunque desde luego no aporta una amplia oferta por parte de las entidades bancarias que comercializa esta punta de liquidez. Si no que por el contrario, se trata de una serie de propuestas muy limitadas y por supuesto que puntuales. En la mayoría de los casos, destinadas a los mejores clientes de los bancos ya que son los que más necesitan esta importante ayuda financiera. Normalmente los pequeños inversores no se enfrentan con esta con esta clase de crédito, salvo muy raras excepciones. Es una realidad que hay contemplarla con cierta objetividad.

Por otra parte, los créditos para los inversores se mueven bajo un tipo de interés que están entre el 7 % y 10 %, en función de la oferta desarrollada por cada entidad financiera. Otra de sus principales características reside en el hecho de que buena parte de estos modelos de financiación no conllevan comisiones no otros gastos en su gestión o mantenimiento. Como por ejemplo, las derivadas del estudio o apertura, entre algunas de las más habituales en estos momentos. Es una diferencia que presenta con respecta a otras líneas de crédito más generalistas.

Otras señales de diferenciación

Si por algo se caracterizan estos créditos tan especiales es porque sus plazos de amortización son más cortos que los restantes. Porque en efecto, bastará con tres o cinco años para liquidar definitivamente la operación. Sin que en ninguna propuesta bancaria genera un periodo de carencia al principio de su concesión para beneficiar a su devolución. Por otra parte, también nos encontramos con que los importes que se conceden están en línea con lo que marca el sector bancario. Con unas cuantías monetarias que oscilan entre 10.000 y 50.000 euros aproximadamente, y en función de las necesidades de los propios solicitantes.

Esta clase de créditos está habilitada, por otra parte, a los mejores clientes. Esto quiere decir en la práctica que no todos los usuarios están en disposición de contratar un producto de estas características. Ni mucho menos ya que su demanda está muy restringida por parte de las entidades bancarias. Hasta el punto de imponer importantes filtros para su concesión. En donde en la mayoría de los casos no habrá más remedio que aportar un potente nómina o al menos ingresos regulares. Además de contar con un expediente como cliente bancario muy bueno. Solamente estas personas podrán formalizar estas líneas de crédito y con las condiciones anteriormente expuestas.

Ventajas en su contratación

No cabe duda que esta clase de financiación conlleva una serie de beneficios que deberás tener en cuenta a partir de estos momentos. Y entre los cuales destacan los siguientes que te exponeos a continuación.
  • Será un inmejorable herramienta de apoyo en la inversión, en especial cuando las operaciones no se han desarrollado tal y como esperabas desde un principio. Hasta el punto de que puede ayudarte a salir en más de un apuro.
  • Es la solución más eficaz para no deshacer posiciones en los mercados de renta variable cuando las cosas te van mal. En donde es muy habitual realizar malas operaciones ante la necesidad de liquidez para afrontar los más importantes gastos en el hogar familiar.
  • Estos créditos pueden servirte a actuar con mayor protección sobre las operaciones en bolsa ante cualquier incidencia que pueda surgir en la economía doméstica de los pequeños y medianos inversores. Más allá de otras consideraciones técnicas y hasta puede que desde el punto de vista fundamental.
  • Son líneas de financiación muy específicas, que buena parte de las propuestas bancarias, se presentan con unas mejores condiciones en la contratación. En especial en lo que se refiere a los tipos de interés que aplican las entidades bancarias.

Créditos que ofrecen los bancos

El préstamo Credifondo es una línea de crédito para clientes titulares de fondos de inversión que comercializa Ibercaja. Está diseñado para financiar a los titulares de estos productos y que por motivos fiscales u otras necesidades, no desean reembolsar sus participaciones. Una de sus más importantes aportaciones es que permite mantenerse en los fondos, pero con total. Con las ventajas fiscales que reporta la antigüedad como titularidad de los mismos. Bajo un importe de 60.000 euros y un plazo de amortización de hasta 8 años.

BBVA proporciona a las grandes cuentas préstamos flexibles con plazos de entre 6 meses y hasta 3 años que se caracterizan por aportar una garantía pignoraticia de acciones. Con el objetivo de aprovecharse de las condiciones favorables de la bolsa. Aplican un tipo de interés por debajo del 5 % y exento de comisiones de apertura y cancelación anticipada.

Otro escenario diferente es el que presenta Bankia a través de su Préstamo Inversión y Pensiones. Sirve para financiar las aportaciones a planes de pensiones e incluso obtener las mejores ventajas fiscales por las aportaciones realizadas. Como consecuencia de esta estrategia puede acceder a una punta de liquidez dirigida satisfacer la demanda de los titulares que no quieren cerrar sus operaciones. Como valor añadido contempla la posibilidad de elegir un tipo de interés fijo o variable.

Otras utilidades de estos créditos

Desde luego que como habrás podido comprobar con estos ejemplos en los créditos para la inversión, no solo están destinados para la compra y venta de acciones en bolsa. Si no que por el contrario, también están presentes otras operaciones financieras, como por ejemplo las derivadas de los fondos de inversión y más concretamente de las aportaciones a planes de pensiones. En un intento por parte de las entidades bancarias de abrir esta producto financiero tan puntual a otras necesidades en la inversión por parte de los ahorradores.

Uno de sus objetivos más relevantes es que puedas mantener tus inversiones durante mucho más tiempo que antes. Por las muchas incidencias que se puedan generar en tu día a día y que pueden llevar a que vendas las posiciones en cualquier momento.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.