Préstamos para evitar malas inversiones

Muy frecuentemente los inversores tienen que desprenderse de sus acciones o participaciones en  fondos para hacer frente a sus problemas de liquidez. Si sus posiciones en estos productos están en situación de plusvalías puede representar una excelente operación para recuperar el capital invertido y sus correspondientes intereses. Pero si fuera todo lo contrario, es decir que estuviesen perdiendo dinero se estaría generando un grave problema que solamente se subsanaría a través de un préstamo bancario destinado a la inversión. Para satisfacer esta demanda, algunos bancos han confeccionado una serie de créditos que cumplen con estas características.

Para los inversores que no quieran deshacer posiciones en los mercados financieros solamente les quedará el recurso de demandar un crédito personal. No obstante, será necesario constatar si realmente merecerá la pena su solicitud. Al interés que aplican, entre el 7 % y 10 %, hay que añadir las comisiones y otros gastos en su gestión que pueda conllevar la demanda. Hasta el punto de representar el 2 % sobre el capital demandado. Será el momento de valorar si no es preferible vender las posiciones en los productos de renta variable. No obstante, algunas entidades financieras han habilitado una línea de crédito muy especial en la que se tiene en cuenta estas necesidades de sus clientes.

Para subsanar estas incidencias en la renta variable las entidades bancarias han desarrollado algunas líneas de crédito que tienen esta finalidad mencionada. Desde posiciones diferentes atienden varios escenarios en la bolsa y con productos financieros de diversa naturaleza. Puede  vincularse a la compra y venta de acciones en bolsa a los fondos de inversión o incluso en algún que otro caso a los planes de ahorro o pensión. Pero sabiendo en todo momento que la demanda de uno de estos créditos generará unos gastos fijos todos los meses. En donde destacan el tipo de interés que deberá abonarse y a lo que hay que añadir las posibles comisiones que pueda albergar el producto (estudio, apertura, cancelación anticipada, etc.)

Oferta de créditos de los bancos

En estos momentos la oferta bancaria no es muy extensa como en otros ejercicios. Pero al menos reúnen las suficientes propuestas como para utilizarlos en algún que otro momento de nuestra vida. Con una características muy diferente entre unos y otros tal y como vas a poder comprobar a continuación ya que cada uno de ellos mantiene unas contantes comerciales muy diferentes de las restantes. En cualquier caso, se trata de una oferta muy particular que está presente para que los pequeños y medianos inversores puedan proteger sus ahorros ante algún escenario no previsto.

Porque de lo que se trata es de no perder dinero en los diferentes mercados financieros. No en vano, es la finalidad de estos productos destinados a la financiación privada, en donde mantiene unas condiciones en su contratación muy específicas que debes conocer a partir de estos momentos. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista fiscal. En cualquier caso, no es aconsejable que contrates alguno de estos créditos por su importe máximo ya que se incrementará sensiblemente tu nivel de endeudamiento.

Conceden hasta 100.000 euros

El préstamo Credifondo es una línea de crédito para clientes titulares de fondos de inversión que comercializa Ibercaja. Está diseñado para financiar a los titulares de estos productos y que por motivos fiscales u otras necesidades, no desean reembolsar sus participaciones. Una de sus más importantes aportaciones es que permite mantenerse en los fondos, pero con total. Con las ventajas fiscales que reporta la antigüedad como titularidad de los mismos. Bajo un importe de 60.000 euros y un plazo de amortización de hasta 8 años.

BBVA, por otra parte, proporciona a las grandes cuentas préstamos flexibles con plazos de entre 6 meses y hasta 3 años que se caracterizan por aportar una garantía pignoraticia de acciones. Con el objetivo de aprovecharse de las condiciones favorables de la bolsa. Aplican un tipo de interés por debajo del 5 % y exento de comisiones de apertura y cancelación anticipada. En lo que es una modalidad un poco más diferente de las restantes al tratarse básicamente de una línea de crédito con garantía pignoraticia de acciones. Una sustancial diferencia con respecto a otros créditos para la inversión.

Préstamo para inversión y pensiones

Otro escenario diferente es el que presenta Bankia a través de su Préstamo Inversión y Pensiones. Sirve para financiar las aportaciones a planes de pensiones e incluso obtener las mejores ventajas fiscales por las aportaciones realizadas. Como consecuencia de esta estrategia puede acceder a una punta de liquidez dirigida satisfacer la demanda de los titulares que no quieren cerrar sus operaciones. Como valor añadido contempla la posibilidad de elegir un tipo de interés fijo o variable. Para aportar un poco más de flexibilidad a la concesión de esta clase de financiación tan especial que ofrecen los canales de comercialización bancarios.

Más allá de estas propuestas bancarias puntuales, siempre se puede recurrir a los créditos denominados como preferentes. Es decir, aquellos que contemplan unas mejores condiciones de contratación en función del excelente perfil que presentes como cliente bancario. Con la rebaja de cerca de un punto porcentual en la aplicación de los tipos de interés y la exención de toda clase de comisiones y en ocasiones de los gastos de su gestión y mantenimiento. Hasta el punto de que serán un poco más interesantes para defender tus intereses. Tanto en tus relaciones con los mercados financieros con en la devolución del propio préstamo.

Ventajas de acudir a esta financiación

Desde luego que los créditos para la inversión pueden servirte para salir de más de un apuro en las inversiones realizadas y no solo en las ligadas a la bolsa. Esta es al fin y al cabo una de las principales finalidades de esta clase de créditos de los que te estamos hablando. Aunque deberás analizar si la operación te va a ser rentable a partir de estos momentos. Porque puede pasar todo lo contrario. De todas formas, te vamos a exponer algunos de los beneficios que te puede reportar la demanda de estos productos bancarios. Puede que alguno de ellos te pueda convenir en estos precisos instantes.

  • Con conllevan tipos de interés desmesurados, sino que por el contrario se mantiene con los mismos márgenes de intermediación que en los restantes créditos de la financiación para particulares. Oscilan en una franja que va del 6 % al 10 % aproximadamente.
  • Pueden constituirse en una solución puntual ante un mal momento en tus inversiones y en donde llega un  momento en que no puedes vender tus acciones o participaciones. Entre otras razones porque están en esos momentos con amplias minusvalías.
  • También son sensibles para cuando tu punta de liquidez en la cuenta corriente no es la deseada y puedes verte en un complejo proceso de ventas de tus inversiones. Generalmente en situaciones de inestabilidad en los mercados financieros y la consecuencia más directa es que et puedes verte inmerso en realizar una mala operación bursátil o derivada de otros producto financiero.
  • Está indicada también para sortear los periodos bajistas en las inversiones y muy especialmente en la bolsa. Para que no vendas tus acciones a precios que pueden ser realmente irrisorios y que es algo que en algún que otro momento de nuestras vidas ha pasado por desgracia.

Peligros de estas operaciones

Por el contrario, esta clase de movimientos conllevan también unos riesgos que no conviene que olvides. En especial porque te van a suponer un gasto que no es menos importante, en función del importe demandado. Tienes que valorar si la operación puede salirte rentable y con qué grado de seguridad. No en vano, puedes llegar a pedir hasta 100.000 euros para estas finalidades. Por este motivo, deberás analizar las condiciones en su devolución y si te merece o no la pena endeudarte por un problema que tienes en las inversiones. Puede que al final te sea más rentable saldar las posiciones que tengas abiertas en los mercados de renta variable.

Por otra parte, esta clase de créditos pueden elevar tu deuda hasta unos niveles muy peligrosos para tus intereses personales. En cualquier caso, hay una regla de oro que siempre debes aplicar y es no abusar nunca de esta clase de financiación. Porque los efectos pueden ser los contrarios de lo que realmente busca con su demanda. Otro de sus peligros más relevantes se basa en el hecho de que el dinero que te gastes con estos créditos puede ser mayor que el beneficio que te va a reportar en las inversiones. Tenlo en cuenta a partir de ahora para no llevarte ninguna clase de sorpresas negativas.

Por último, deberás valorar si realmente necesitas hacer esta operación. Al menos debes intentar la búsqueda de otras alternativas más satisfactoria. Como por ejemplo, demandar este importe a través de tus familiares de mayor confianza o solicitar un crédito entre particulares. No en vano, es mucho el dinero que te puedes ahorrar a través de estas estrategias para dotarte de liquidez en tu cuenta corriente. O sencillamente dirigir tus inversiones a plazos más longevos en donde puedas recuperar con el tiempo su valor inicial.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.