Por qué hay desabastecimiento

Por qué hay desabastecimiento

Desabastecimiento. Esta palabra es una de las que más suena desde hace unos años. La primera vez, en España, fue con el pistolezato de la Covid, que hizo que muchos se lanzaran a los supermercados a comprar y a aprovisionarse de todo lo que podían (sobre todo del papel higiénico). Pero con la guerra de Ucrania también ha ocurrido algo parecido (alentado por el parón de los transportistas en protesta por la subida de la gasolina). Pero, ¿por qué hay desabastecimiento? ¿Qué provoca que en épocas de crisis como las que te hemos contado la gente vaya a los supermercados a comprar más de lo que tenían pensado?

Hoy vamos a hablarte de este término, de lo que significa, las causas por las que se produce y los efectos que este puede provocar (y provoca), además de hablarte de algunos ejemplos actuales de cómo se crea un desabastecimiento.

Qué es el desabastecimiento

Qué es el desabastecimiento

Según la RAE, cuando buscamos la definición de desabastecimiento nos dice que es:

Falta de determinados productos en un establecimiento comercial o en una población.

En general, podríamos decir que un desabastecimiento se produce cuando hay productos que faltan en una tienda o en una ciudad. No tiene por qué ser de varios productos, sino que siendo uno solo ya se considera como tal. Es decir, que hay una mayor cantidad de demanda que de oferta, hay más personas que quieren ese producto que productos existentes.

Normalmente, el desabastecimiento desaparece de forma natural ya que conforme se va satisfaciendo la demanda, hay menos de la que ocuparse y al final, tarde o temprano, se acaba con ella. Pero hay veces en las que, al ser productos perecederos, o que se agotan enseguida, esta puede durar más en el tiempo.

El desabastecimiento se produce en todos los sectores, desde el de alimentación al de ropa, salud (medicamentos), productos y accesorios electrónicos, etc. Y además, el que haya una escasez de un producto puede abocar a que haya más problemas relacionados con este. Por ejemplo, si hay escasez de harina, no se podrían hacer ciertas recetas si no se tiene este ingrediente; y los que se pudieran hacer subirían irremediablemente de precio.

Por qué hay desabastecimiento

Por qué hay desabastecimiento

Existen muchas razones por las que, en un momento dado, una ciudad, supermercado, farmacia, etc. puede sufrir un desabastecimiento. Si bien los factores que intervienen y provocan esta situación son varios:

  • Por un lado, el control de los precios. Puede ocurrir que sea el Gobierno el que fije un precio inferior al del mercado, y que la gente quiera comprar a ese precio agotando así la oferta de esos productos.
  • Por otro lado, el incremento de la demanda. Es decir, que de repente la población demande un producto concreto, bien porque se ha puesto de moda, porque es obligatorio o por otras razones (como crisis, pandemias, guerras, etc.).
  • Por último, podría haber una bajada de la oferta. En otras palabras, que se produzcan menos cantidades de un producto concreto.

Consecuencias del desabastecimiento

Está claro que el desabastecimiento no solo provoca una falta de productos, sino que, como consecuencia de ello, aparecen más problemas añadidos que muchas veces no relacionamos con este principal.

Uno de los más habituales es el mercado negro. En otras palabras, es poder acceder a esos productos que no hay, pero a un mayor coste. Un ejemplo de ello fueron las mascarillas. Al haber más demanda que oferta, el mercado negro surgió para venderlas a precios mucho más desorbitados, lo que provocaba que se pagara mucho más por ellas.

Otra de las consecuencias del desabastecimiento es el racionamiento. Y esto el mejor ejemplo lo tenemos con la iniciativa más actual, la del aceite de girasol. Ahora, cuando vas a comprar a Mercadona así como a otros supermercados, te avisan que solo se permitirá una garrafa de cinco litros por persona. De esta forma, racionan las reservas que puedan tener para poder llegar a más personas.

Finalmente, otro de los problemas que genera el desabastecimiento es un ahorro forzoso. Al no haber posibilidad de comprar ese bien o servicio lo que se hace es no gastarse el dinero, por lo que se ahorra de manera forzosa. Ahora bien, esto no es así realmente, ya que volvemos al principio, al llamado mercado negro, por lo que ese ahorro forzoso puede convertirse en un gasto aún mayor debido a que se paga más por ese producto.

Cómo se soluciona el desabastecimiento

Cómo se soluciona el desabastecimiento

Después de saber por qué hay desabastecimiento, los gobiernos deben luchar por acabar con él en el menor tiempo posible. Pero no solo el gobierno; también las propias empresas, sobre todo si han sido ellas las que han provocado esto.

En general, y como decíamos antes, el desabastecimiento suele desaparecer de manera natural. Pero en realidad, es porque se llevan a cabo actuaciones para evitar el problema. Por ejemplo, si una empresa de repente no puede satisfacer la demanda de un determinado producto suele destinar más recursos y personal para cubrir esa demanda, aumentando la producción.

En el caso de medicamentos, consolas, videojuegos, etc. se hace esto porque es la solución para evitar el problema. Y lo mismo en otros sectores como el de la alimentación, textil, tecnológico, etc.

Otra de las actuaciones, por parte del Gobierno, es el de regular los precios de esos productos para que todo el mundo pueda llegar hasta ellos, o el limitar la compra a x artículos por familia o por persona (lo que se llamaría racionamiento), algo que suelen aplicar en muchos supermercados.

Ejemplos de desabastecimiento

Vamos a comentarte dos ejemplos de estos últimos años, con los que seguro te quedará claro qué es el desabastecimiento y por qué hay.

El primero tiene que ver con el papel higiénico. Cuando saltó el virus del coronavirus en España fueron muchos los que arrasaron con el papel higiénico. Carros y carros con este “preciado artículo” de tal forma que cuando otros querían comprar se daban la sorpresa de que había escasez de este producto, porque no daban a basto a tener existencias, que se agotaban enseguida. ¿Qué pasó? Pues que se aumentó la producción de este producto y al cabo de unas semanas ya sí había para todos (y hasta sobraba).

Otro de los ejemplos es el del aceite de girasol. Debido a la guerra de Ucrania, y siendo este le principal productor de este aceite, saltaron todas las alarmas y muchos hicieron agobio de este. Pero los supermercados pusieron remedio rápido para racionar las existencias que tenían, prohibiendo que se pudieran comprar más de 5 litros por persona. Con el paro de los transportistas hay muchos más productos que ahora mismo están desabastecidos, pero, al igual que en el primer ejemplo, acabará por terminar de manera natural.

¿Te ha quedado ya claro el porqué del desabastecimiento y todo lo que implica?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.