¿Por qué el Ibex 35 está rezagado frente a la bolsa europea?

Uno de los datos que nos refleja la evolución de los principales índices de renta variable europeos es que el Ibex 35 muestra una peor tendencia frente a los países de su entorno. Se trata de una plaza en donde las rentabilidades han estado más matizadas. Esta es una tónica que se ha puesto de manifiesto desde los primeros meses del año 2019. Hasta el punto de que algunos de los inversores han dirigido sus ahorros a otros índices europeos con el objetivo de mejorar su cuenta de resultados en cada uno de los ejercicios.

Esta tendencia de la renta variable española está originada por muchos motivos y de diversa naturaleza, tal y como se va a mostrar en este artículo. Pero en cualquier caso, ha penalizado las posiciones de los pequeños y medianos inversores que se han decantado por los valores que están cotizando en el mercado continuo de nuestro país. Con diferencia negativa media que ha llegado hasta el 3 % o 4 % anual frente a nuestros principales competidores en los mercados financieros. En un entorno que puede considerarse como moderadamente positivo en las actuales circunstancias económicas actuales.

En estos momentos, el índice selectivo de la renta variable de España, el Ibex 35, se mueve en una horquilla que de los 9.200 puntos a los 9.700 puntos. Bajo una tendencia que hay que calificarla como de alcista lateral y que ofrece rangos muy estrechos para operar con los valores bursátiles en estos días. Por otro lado, no puede olvidarse que en Europa destaca el Ibex 35 que es el índice que menos sube y los bancos el sector que peor comportamiento tiene en el selectivo español. El Dax, por el contrario, es el que más fortaleza muestra, al igual que el Euro Stoxx 50 que en realidad aglutina a los valores más relevantes de la renta variable en el viejo continente.

Ibex 35: dependencia de los bancos

Uno de los motivos para explicar el peor comportamiento del selectivo de nuestro país frente a los restantes es la excesiva dependencia de las entidades de crédito. En un momento en que estos grupos financieros no están pasando por el mejor de los momentos desde el punto de vista bursátil. Con depreciaciones en los últimos doce meses de más del 10 % en su valoración en bolsa. De forma, que está lastrando a la bolsa de nuestro país ya que representa a algo más del 15 % de la capitalización en este mercado financiero. Algo que desde luego no ocurre con los mercados de renta variable de nuestro entorno y que propicia que el comportamiento del Ibex 35 sea peor.

En este contexto general, esta excesiva dependencia puede perjudicar a las intenciones de los pequeños y medianos inversores en su decisión de tomar posiciones en la bolsa española. No en vano, tienen como opción el dirigirse a los mercados europeos que mantienen una tónica más positiva en el último año y medio. Aunque exija unas comisiones más altas que en las operaciones nacionales, en torno a un incremento del 5 % sobre el total de las operaciones de compra y venta. Mientras que por otra parte, presentan una oferta muy diversificada en lo que respecta a los sectores que están representados en estos índices bursátiles.

Problemas políticos

Otra de las razones para explicar el peor comportamiento del Ibex 35 se debe a las dudas que se han generado por la inestabilidad política y que ha llevado a que buena parte de los grandes inversores hayan dirigido sus capitales hacia otros mercados financieros. Y que en cualquier caso ha llevado a que se ponga de manifiesto una divergencia en la evolución de estos índices. Perjudicando a los activos financieros que cotizan en el mercado continuo nacional, tal y como se ha podido constatar en los últimos meses. Aunque este es un escenario que puede cambiar en algún que otro momento y puede que sea este año en curso. Al menos para equilibrar los ejercicios de estos mercados de renta variable.

Mientras que por otra parte, también hay que tener en cuenta a partir de estos momentos el hecho de que la bolsa de nuestro país es más vulnerable al decrecimiento de la economía. Es decir, crece menos en los periodos más recesivos y este es un  hecho que se puede comprobar en las serie de cotizaciones históricas dentro del índice selectivo de la bolsa en España. En donde  hay que ser más selectivo para rentabilizar los ahorros de una manera eficaz y dirigida a todos los plazos de permanencia: corto, medio y largo. En donde la oferta no es tan extensa en lo que se refiere a los valores frente a los que ofrecen los mercados europeos.

Debido a causas coyunturales

Tampoco hay que negar que las causas coyunturales explican el peor comportamiento de la renta variable en España. Debido a que nuestro país acusa los datos económicos con mayor debilidad que en los restantes países y todo ello repercute de forma muy sensible en los mercados de renta variable. En especial en los periodos más recesivos al no tratarse de una economía muy sólida dentro de la Unión Europea. Dentro de este contexto general, también hay que indicar que la bolsa española ha quedado muy penalizada por estos factores y hasta el punto de quedarse rezagada frente a los índices bursátiles de los países de nuestro entorno más próximo.

En este sentido, hay que reflejar que mientras el Ibex 35 el año pasado tuvo una apreciación muy cercana al 10 %, los restantes superaron estos niveles. Como por ejemplo, el CAC 40, DAX o Footsie que se situaron en el 15 %. Es decir, con una diferencia aproximada al 5 % en lo que se refiere a los beneficios que recibieron los pequeños y medianos inversores por sus operaciones. Desde este punto de vista, la bolsa de nuestro país, al menos de momento, es menos rentable que el resto y este es un factor que puede incidir en que nos dirijamos a  otras plazas internacionales para rentabilizar nuestro capital a partir de estos momentos.

Un giro a la baja en la última semana

Por otra parte, en estos últimos días hemos asistido a una nueva señal de debilidad por parte del índice selectivo de nuestro país. Al mostrar un inquietante giro a la baja tras haber rellenado el hueco alcista que tenía de anteriores semanas. Algo que no es considerado precisamente como una señal de fortaleza por parte de los analistas en los mercados de renta variable. Mientras que  por el contrario, el DAX germano tan solo ha perforado muy ligeramente su directriz alcista. Por su parte, los índices en los Estados Unidos son los que siguen mostrando su mayor robustez y lo que es más importante, en máximos históricos.

Desde esta perspectiva bursátil, la bolsa española es la que menos satisfacciones está generando entre los pequeños y medianos inversores. Aunque es de esperar que en el medio plazo pueda cambiar esta situación e igualarse con algunas plazas internacionales. No en vano, tiene un mayor potencial de crecimiento respecto a algunas de estas. Ahora lo que queda por comprobar es el momento en que llegue este equilibrio en la configuración de los precios de los valores que integran los selectivos. En donde el condicionante político puede jugar un papel muy determinante para conseguir estos objetivos en las bolsas. A pesar de que hay muchos valores en el Ibex 35 que cotizan con descuentos que parecen muy interesantes como para tomar posiciones en estos días.  En especial, en algunas compañías del sector bancario y cíclico que se encuentran en niveles de clara sobreventa tras los recortes de los últimos meses y que pueden ser una opción de compra para las siguientes semanas.

Las operaciones en bolsa crecen un 5 %

La bolsa española negoció en renta variable el mes pasado un total de 40.646 millones de euros, en línea con el mes anterior y un 4,8 % más que en el mismo periodo de 2018. La contratación en el conjunto del año ascendió a 469.626 millones de euros, un 18,1 % menos que el ejercicio previo. El número de negociaciones acumuladas hasta este periodo descendió un 15,9 %, hasta 37,2 millones, tras registrar en diciembre 2,8 millones de operaciones, un 10,0 % por debajo del mismo mes del pasado ejercicio y un 11,4 % menos que en el mes anterior.

Por otra parte, BME alcanzó una cuota de mercado en la contratación de valores españoles del 72,2 % para el conjunto del año. La horquilla media del año fue de 4,91 puntos básicos en el primer nivel de precios (un 12,9 % mejor que el siguiente centro de negociación) y de 6,88 puntos básicos con 25.000 euros de profundidad del libro de órdenes (un 34,3 % mejor), según el informe independiente de LiquidMetrix. Mientras que por otra parte, el mercado de derivados financieros cerró este ejercicio con un incremento acumulado en la negociación del 3,3 %. En esta evolución destacaron los futuros sobre acciones, con un aumento del 42,9 %; a la vez que  los futuros sobre dividendos de acciones, con un incremento del 60,9 %. Mientras que por su parte, los índices en los Estados Unidos son los que siguen mostrando su mayor robustez y lo que es más importante, en máximos históricos. A todos los plazos de permanencia: corto, medio y largo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.