Poder adquisitivo

El poder adquisitivo es la relación entre la capacidad de compra y el dinero de un consumidor

La definición más directa acerca de qué se trata cuando hablamos de poder adquisitivo es la relación entre la capacidad y cantidad de compra que un individuo puede hacer con una cantidad de dinero determinado. Hoy en día, toma especial relevancia el concepto de poder adquisitivo. La razón principal se trata en el encarecimiento general de los precios, lo que se suele relacionar con los índices de precios al consumo, el IPC, o la inflación.

Algo interesante es que entender qué es y cómo funciona el poder adquisitivo, podemos tomar medidas para aumentarlo. Evidentemente, ya que está relacionado, un mejor sueldo ayuda a tener una mayor capacidad de compra. Pero no es imprescindible. Realmente, y con esfuerzo, como todo, cualquier persona puede tomar medidas para aumentar y mejorar su situación en este sentido. Para ello, vamos a destinar este artículo a una mejor comprensión del poder adquisitivo para que te ayude a tomar decisiones que te y así poder aumentarlo.

¿Qué es el poder adquisitivo?

La inflación provoca una pérdida de poder adquisitivo en la población

El poder adquisitivo está determinado por la cantidad de bienes y servicios que pueden ser adquiridos por una suma determinada de dinero. Esto es habiendo expresado el precio de cada uno de ellos. Este concepto está entrelazado directamente con el valor de una moneda. Así pues, al largo del tiempo, los precios suelen ir oscilando, normalmente al alza, haciendo encarecer los productos. Este fenómeno es posible debido a la devaluación paulatina de la moneda.

¿Cómo se mide?

Para poder realizar un seguimiento de cómo afecta al coste de vida, se toma en cuenta el índice de precios al consumidor. Este índice es una ponderación que engloba un conjunto de precios sobre bienes y servicios que los consumidores suelen adquirir de manera regular. De este modo, la ponderación que se realiza puede compararse con una tomada anteriormente y pudiendo determinar el incremento o disminución de los precios. Gracias a este baremo, puede determinarse el poder adquisitivo de los consumidores.

Ejemplos sobre el poder adquisitivo

Pueden existir dos escenarios en las que el poder adquisitivo puede cambiar con el tiempo. En uno de ellos es que disminuya, que es el más probable, o que aumente, que en algunas ocasiones sucede.

  • Disminuye. Puede ser debido a dos factores. A un encarecimiento de los productos, a una devaluación de la moneda, o a ambos. Para entender mejor como afectan ambas cosas vamos a imaginar la siguiente situación. Imaginemos que una persona con un salario de 1.200 euros al mes pretende comprar productos de unos grandes almacenes. Todo ese monto le cuestan 600 euros. Finalmente, pasados unos meses esos mismos productos cuestan 800 euros, pero sin embargo su sueldo no ha variado y permanece en 1.200 euros. Lo que ha ocurrido es que ha tenido una pérdida de su poder adquisitivo, y además considerable. En el primer caso le sobraba la cantidad justa de dinero para volver a comprar todos los productos de nuevo. En el segundo caso, le sobraría para apenas comprar el 50%.
Artículo relacionado:
¿Qué es la inflación?
  • Aumenta. Al contrario del caso anterior, el aumento del poder adquisitivo puede ser debido a un abaratamiento de los productos o una revalorización de la moneda. El hecho de que los productos puedan costar más o menos, más allá del valor del dinero, suele ser debido a la oferta y demanda. Una mayor demanda provocará un aumento en los precios, y una mayor oferta un abaratamiento de ellos. Así pues, en este escenario, la persona que con un salario de 1.200 euros gastó 600 euros, podría encontrar que en unos meses los mismos productos costaran 400 euros.

Una forma de conservar el poder adquisitivo es mediante la inversión en bolsa

Formas y maneras de aumentar el poder adquisitivo

Para poder aumentar o conservar el poder adquisitivo, que también es importante, es mediante la adquisición e inversión. La inversión puede ser tanto en negocios que sean resistentes a los cambios de precios, acciones, especulaciones con materias primas, bonos, etc. La adquisición puede ser tanto en bienes raíces u objetos cuyos tiendan a revalorarse al largo del tiempo o conservar su valor.

Supongamos que la inflación tiende a subir una media del 2’5%. Si conserváramos el dinero en forma de ahorro en el banco sin hacer ningún uso de él, veríamos una pérdida del poder adquisitivo igual al aumento del IPC. Por el contrario, si los bienes raíces tendieran a subir de precio igual al IPC, por ejemplo, no veríamos menguado el poder adquisitivo. Por este motivo es importante conservar el poder adquisitivo, o en este caso, el ahorro derivado de los salarios.

Sin embargo, no siempre es fácil ni accesible para todo el mundo acceder a bienes raíces, y para ello podemos acceder a otros productos, no por ello igual de seguros y carentes de riesgo, como el mercado bursátil. Podemos acceder a bonos ligados a la inflación, conocidos como TIPS, o las acciones. Muchas empresas pueden disminuir sus beneficios si sus consumidores sufren una pérdida de poder adquisitivo. Suele decirse que las acciones son resistentes a la inflación por ejemplo, y no es verdad, no almenos todas ni en el corto plazo. Sin embargo, algunas empresas de consumo básico como los alimentos pueden sortear mejor estos escenarios. Básicamente porque la gente no dejará de comer.

Ejemplo de cómo conservar o aumentar el poder adquisitivo

La crisis energática está provocando una pérdida de poder adquisitivo en el consumidor

 

Actualmente estamos viviendo un entorno económico inflacionario debido a la crisis energética. La falta en los suministros del gas y el encarecimiento generalizado de las materias primas está haciendo subir los precios al consumidor. No sólo la población nota sus efectos, varias empresas han parado su producción y otras se ven o se verán abocadas aumentar el precio de sus productos. Un ejemplo, el de los alimentos. Una estrategia para poder preservar el poder adquisitivo en la actualidad sería la de analizar las empresas dedicadas al consumo alimentario. Cómo hemos dicho antes, suelen ser bastante resistentes a crisis, en cierto modo porque la gente no va a dejar de consumir.

Artículo relacionado:
Dónde invertir en bolsa

Conclusiones

El aumento o disminución del poder adquisitivo es algo normal y recurrente. Mientras no sea desmedido y pueda ser controlado, existen formas de no perderlo. Buscar un mejor sueldo, un mejor trabajo, invertir, o comprar, puede ayudar a preservar aquel poder adquisitivo que se pretende guardar en forma de ahorro.

Espero que hayas podido encontrar respuesta a las dudas que podías tener sobre el poder adquisitivo. Y recuerda, toda decisión debe ser analizada y acorde a tu situación personal. No se deben tomar ejemplos ni opiniones (incluidas las de este blog) como recomendaciones. El futuro es incierto, y las situaciones pueden ser otras o cambiar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   zaqueo dijo

    A este asunto lo enfoca David Carr al tratar los salarios. En tanto integran gran parte de la demanda agregada. Sin buenos salarios no hay demanda sostenible. Y sin demanda aparee la recesión.

    Pero Carr no sigue la línea consumista de Keynes porque apunta principalmente al sector productivo. Donde el crecimiento salarial es tambien una demanda creciente,dada un respuesta productiva elástica.

    Eso estaría agregando el factor sicológico -razón o corazón- de Thalers al polinomio Consumo + ahorro + impuestos + saldo comercial. Porque además si el ahorro se tesuriza no hay inversiones productivas.