Periodo de carencia ¿Qué son?

Cada vez que una persona contrata cualquier tipo de seguro, uno de los aspectos a considerar es el periodo de carencia. Mucha gente sin embargo, no tiene idea de lo que trata el periodo de carencia, el cual es muy importante considerar al momento de contratar un seguro.

¿En qué consiste el periodo de carencia?

En términos generales, el periodo de carencia es el tiempo que debe transcurrir a partir de que el seguro contratado entra en vigor y hasta que se puede beneficiar la persona al usar este servicio que ha sido contratado con dicha cláusula. Pareciera que no tiene mucha lógica contratar un seguro y tener que esperar una determinada cantidad de tiempo para utilizar sus servicios.

No obstante, en algunos seguros, como por ejemplo el seguro de salud, es común que se utilice esta cláusula del periodo de carencia en varios de los servicios que están cubiertos. Por lo general, son seguros de salud con periodos de carencia de 8 meses para la atención del parto. Por lo tanto, esto significa que desde que comienza el seguro de salud contratado, hasta pasados los 8 meses de periodo de carencia, no se puede recibir atención médica por parto.

Para ser más precisos, el periodo de carencia es el plazo de tiempo que se computa por meses transcurridos a partir de la fecha de alta en la póliza, durante el cual algunas de las coberturas incluidas en dicha póliza no son efectivas. Es por consiguiente, el periodo de tiempo que debe pasar desde la fecha de comienzo del contrato, para que el asegurado pueda acceder a todos los servicios que se ofrecen en la póliza de salud.

Como ya se indicaba, los periodos de carencia se computan por meses y pueden variar significativamente en función no solo del servicio, sino también del producto que se haya contratado. Además del periodo de carencia referente al parto que ya se mencionaba, también existe un periodo de carencia de 6 meses para determinadas pruebas de diagnóstico, cirugías ambulatorias, así como métodos de tratamiento.

En cualquier caso, es fundamental que el asegurado consulte las condiciones generales y particulares de la póliza de segura que se contrata para saber cuáles son los periodos de carencia que se incluyen en el seguro de salud.

¿Cuál es el objetivo de los periodos de carencia?

La razón principal tiene que ver con que las aseguradoras desean evitar que las personas contraten los seguros únicamente para conseguir atención respecto a una patología que padecen al momento de contratar la póliza. Lo que buscan es que se contrate el seguro pensando en lo que pueda ocurrir en el futuro, lo cual por supuesto es desconocido.

También es una forma que las aseguradoras emplean para que puedan recibir pagos que les permitan solventar los gastos que posteriormente deberán cubrir, una vez que termine ese periodo de carencia.

¿Cuáles seguros incluyen el periodo de carencia?

Algo importante a saber respecto a los periodos de carencia, es que pueden ser diferentes en función de la compañía de seguros. Usualmente los periodos de carencia se incluyen en los seguros dentales, los seguros de vida, los seguros de salud, los seguros de baja laboral y los seguros de decesos. Y aunque los plazos pueden variar significativamente de una aseguradora a otra, por lo general en algunos casos estos periodos de carencia coinciden, como sucede por ejemplo con el periodo de carencia de atención al parto, que suele estar entre los 8 y los 10 meses.

¿Se pueden evitar los periodos de carencia?

Por supuesto para las personas no tiene mucho sentido tener que esperar un periodo de tiempo determinado para poder beneficiarse de los servicios que han contratado. Si no se quieren tener estos periodos de carencia, lo más común es que primero se deba tener un historial de un seguro anterior en el que se hayan contratado coberturas simulares a las que se desean contratar, además de una antigüedad de por lo menos 1 año.

Además, sucede con frecuencia que quienes desean contratar un seguro sin periodos de carencia, tienen que responder un cuestionario de salud para demostrarle a la aseguradora que no tienen ningún tipo de patología previa que no sea aceptada por la aseguradora. Por lo general se trata de formularios sencillos que se deben rellenar, e incluso también se pueden realizar a través del teléfono. En caso de que el asegurado haya padecido alguna enfermedad física o mental en el pasado, se le pedirán los reportes médicos para ser valorados por los médicos de la aseguradora.

En caso de que la información proporcionada en el formulario sea favorable y se cumplan con los requisitos anteriores, la aseguradora procederá a eliminar los periodos de carencia o en su caso le informaran al asegurado hasta qué punto pueden eliminar o reducir esos periodos. Por el contrario, si el formulario no es favorable, entonces la compañía de seguros no solo no eliminará los periodos de carencia, sino que además es muy posible que se nieguen a dar el alta del seguro.

También es importante mencionar que en prácticamente todos los seguros de salud suelen incluirse los formularios, los cuales tienen el objetivo de determinar que la persona que esta solicitando el seguro se encuentre sana. Dichos formularios tienen carácter obligatorio, además de que deben ser respondidos con total sinceridad para evitar cualquier inconveniente en el futuro. Hay que tener en cuenta que la compañía de seguros requiere de todos los informes necesarios para determinar que el asegurado esta diciendo la verdad en caso de que posteriormente le suceda algo.

¿Qué pasa cuando se ha tenido una patología previa?

Si este es el caso, lo más recomendable es pensar con cuidado si realmente es una buena idea cambiarse de seguro. Es muy común que las aseguradoras agreguen exclusiones en el sentido de que si bien aceptan el seguro, en realidad no darán cobertura a nada que tenga que ver con la patología que previamente se ha tenido. En caso de que no establezcan exclusiones y se eliminen todos los periodos de carencia por tener otro seguro, entonces conviene valorar cambiarse a otra aseguradora.

Sin embargo es muy importante asegurarse de que esto será así, ya que una vez que la persona cambia de aseguradora, es muy complicado conseguir esas mismas condiciones otra vez. Es decir, esto debe aparecer en las condiciones particulares de la póliza y cuando se recibe, es fundamental comprobar que aparece por escrito que se han eliminado o que se van a eliminar los periodos de carencia.

Si no aparece expresado por escrito, lo más probable es que el seguro incluya periodos de carencia, por lo tanto es muy importante asegurarse de que el condicionado en lo general no incluya estos periodos de carencia.

¿Los periodos de carencia se pueden negociar?

Esta también es una de las dudas más comunes cuando se trata de los periodos de carencia. En este sentido es importante mencionar que cuando la póliza de seguro cuenta con múltiples asegurados, la aseguradora es posible que considere negociar los periodos de carencia. Lo que harán será determinar qué tan rentable es para la compañía asegurar a todas esas personas con todas las condiciones si uno solo de los asegurados no satisface los requisitos.

Después de todo, las aseguradoras funcionan bajo los principios de cualquier empresa, por lo que básicamente todo se reduce a una cuestión de conveniencia. Es verdad que no todas las compañías de seguro están dispuestas a negociar los periodos de carencia, pero puede darse el caso de que incluso la carencia pueda ser eliminada.

También existe el periodo de carencia en los préstamos

No solo hay periodos de carencia en los seguros, también en el sector financiero suelen aplicarse. En el caso de los préstamos con periodo de carencia, esto significa que el cliente queda exento de sus obligaciones con la empresa financiera o banco, de pagar sus cuotas o una parte de ellas. Los periodos de carencia en los préstamos suelen darse principalmente cuando se trata de préstamos de gran cuantía.

Particularmente en las primeras etapas del préstamo luego de firmar por ejemplo, un contrato hipotecario, debido a que la situación económica del cliente en ese momento no suele ser la mejor como consecuencia de los gastos que tiene que solventar, incluyendo los impuestos, comprar muebles, cubrir los gastos de gestoría, etc.

Cabe decir que los periodos de carencia no son tan comunes en los micropréstamos ya que el reducido importe de dicho sistema de financiación en realidad hace que la carencia no tenga mucha lógica.

Cualquiera que sea el caso, ya sea que se trate de un seguro de salud o un préstamo personal, es importante informarse acerca de los periodos de carencia. Con frecuencia las personas suelen pasar por alto este tipo de cuestiones, sin embargo es importante asegurarse de que estos periodos de carencia no vayan a afectar las sus necesidades. En todo caso, hay que asesorarse e investigar acerca de este tema para evitar posibles complicaciones en el futuro.


Categorías

Seguros

Diplomada en Ciencias Empresariales, en la rama de Marketing, Públicidad y Mercadotecnia, redactora profesional , inmersa en el mundo de las noticias, en todos los ámbitos desde nuevas tecnologías hasta curiosidades, especialista en finanzas, Forex, divisas, Mercado de valores, inversiones y las novedades en fondos, pero principalmente una amante de los mercados nacionales e internacionales, una mezcla primordial para conseguir y hacer llegar las mejores noticias y consejos a los lectores financieros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.