Pensión no contributiva: ¿puedo acceder a ella?

Cuando se habla de las pensiones una de las grandes desconocidas es la denominada pensión no contributiva. Pero, ¿sabes realmente lo que este tipo de ayuda social? Pues bien, deberás conocer que esta clase de pensión es la que se refiere a las prestaciones económicas y de duración indefinida, aunque no siempre, cuya concesión está generalmente supeditada a una previa relación jurídica con la Seguridad Social (acreditar un período mínimo de cotización en determinados casos), siempre que se cumplan los demás requisitos exigidos.

La pensión no contributiva está ajena a las revalorizaciones que suelen experimentar las pensiones en España. Como por ejemplo, el proyecto presupuestario aprobado este martes por el Consejo de Ministros prevé una subida de las pensiones más bajas de entre el 1 % y el 3 %, dependiendo del tipo y clase de pensión, en un guiño al colectivo de jubilados que han llevado a cabo múltiples protestas en las últimas semanas en toda España. Pues bien, estas subidas no afectan a la pensión no contributiva. Si no que por el contrario, se mantiene bajo los mismos márgenes que hasta ahora.

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta a partir de estos momentos en la pensión no contributiva es que tiene unas exigencias muy difíciles de cumplimentar. Porque no todos pueden reunir algunas de las exigencias que demandan para su correspondiente cobro. Porque no puedes olvidar, que en mayor o menor medida la pensión no contributiva es un pago social a aquellas personas que no han cotizado los años suficientes como para poder cobrar lo que son las pensiones contributiva. Esta es una importante diferencia que deberás asumir para su perfecta compresión.

Pensión no contributiva: ¿quiénes pueden acceder?

Desde luego que no todas las personas tienen acceso a esta clase de ayuda social. Si estás interesado en la  misma, no te quedará más remedio que conocer cuáles son los requisitos que te exigirán estas subvenciones. Entre los que destacan los que te vamos a mencionar a continuación:

  • Deberás tener una edad mínima de 65 años y a partir de la cual la podrás demandar en cualquier momento de tu vida.
  • La residencia legal la tendrás en España. Por un periodo mínimo de al menos diez años de residencia. De los cuales, dos de ellos deben haber sido inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la pensión no contributiva y de forma ininterrumpida.
  • Deberás carecer obligatoriamente de renta. En este sentido, estarás integrado en este grupo social cuando tus ingresos anuales no superen los 5.136,60 euros.

No tendrás derecho a ninguna de las pensiones de jubilación denominadas como contributivas por no cumplir con los requisitos que te solicitan. Entre ellos, uno de los más relevantes es que no hayas cotizado quince año en el régimen general de la seguridad social o cuando menos como trabajador por cuenta propia.

Cuantía de esta pensión

Uno de los aspectos más relevantes es constatar cuál es el importe de la pensión no contributiva. Porque no es la misma cantidad de las contributivas. Si no que por el contrario, son cantidades muy inferiores que no te permitirán disfrutar de un alto poder adquisitivo. No en vano, esta clase de pensiones tan especiales están consideradas como ayudas sociales que tienen como principal objetivo que puedas satisfacer tus necesidades más inmediatas. Nada más y por este motivo es un importe ciertamente muy bajo que podrás crearte algún que otro problema en el momento de la jubilación. Es algo que debes de tener en cuenta, es especial si te falta poco tiempo para cotizar quince años en tu vida profesional.

Para compararlo con las pensiones contributivas deberás saber el valor de estas tras los últimos ajustes llevados a cabo por parte del gobierno de la nación. Pues bien, las pensiones con una cuantía mensual de hasta 700 euros mensuales (de 9.800 euros anuales) subirán este año un 1,5 %, beneficiando a 1,5 millones de pensionistas, en tanto que las pensiones con un importe de entre 700 y 860 euros mensuales (12.040 euros anuales) aumentarán un poco menos, el 1 %, lo que beneficiará a 880.000 pensionistas, según los cálculos realizados por el gobierno.

Renta durante la jubilación

De cualquier forma, es completamente necesario que sepas en toda la intensidad lo que cobrarás a partir de estos momentos si optas por la pensión con contributiva. Porque pueden darse muchas combinaciones como puedes comprobar a partir de estos precisos momentos. No en vano, la cuantía de la pensión no contributiva de jubilación, en este año 2018 están fijadas en las siguientes cuantías:

  • Íntegra: 5136,6 euros todos los años.
  • Mínima: 1284,15 euros anuales
  • Íntegra más incremento del 50 %: 7704,9 euros anuales.

Por otra parte, la pensión de jubilación no contributiva nunca podrá ser superior a los 5136,6 euros anuales salvo aquellos pensionistas de invalidez no contributiva con un grado de discapacidad igual o superior al 75 %. En donde será necesario que acrediten la necesidad del concurso de otra persona para realizar los actos esenciales de la vida. Si este es tu caso, deberás conocer que el importe de su pensión de jubilación será un 50 % superior a la cuantía íntegra para este tipo de prestaciones. Es decir, que en este año en curso, cobrarías un importe total por este concepto de 7.704,90 euros.

En función de los ingresos personales

No obstante, no será tan sencillo percibir los importes anteriormente referidos. Entre otras razones porque la cuantía podrá variar en función de los ingresos personales o de la unidad familiar con la que conviva. En cualquier caso, nunca podrá ser inferior al 25 % de la cuantía íntegra marcada. Es decir, que no podrá estar por debajo de los 1284,15 euros anuales. Esto en la práctica quiere decir que si el interesado tiene otros ingresos adicionales no podrá cobrar la cuantía máxima. Si no que por el contrario, se irá reduciendo progresivamente hasta alcanzar la cuantía mínima de esta ayuda social a los jubilados.

Por otra parte, también puede darse el caso de que en una familia convivan varias personas beneficiarias de este tipo de pensiones. En cuyo caso, la retribución de esta clase de jubilaciones variarán sustancialmente y conforme a los siguientes escenarios que te planteamos a continuación:

  • Dos beneficiarios de pensión no contributiva: 4633,18 euros al año por beneficiario.
  • Tres beneficiarios de pensión no contributiva: 4109, 28 euros al año por beneficiario.

¿Dónde formalizar estas ayudas?

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta a partir de estos momentos es a donde dirigirte para demandar la pensión no contributiva. Pues bien, los trámites administrativos pueden realizarse en las oficinas de la Seguridad Social, IMSERSO o en las oficinas de Servicios Sociales de su comunidad autónoma de residencia. Para lo cual será completamente necesario que aportes todos los documentos que requieren para el cobro de estas percepciones. En donde en algunos de los casos, también será necesaria la declaración de la renta de los últimos años.

En un plazo de entre uno y tres meses te darán respuesta a esta demanda. En el sentido si cumples con todas las características para cobrar esta jubilación tan especial. En caso de ser afirmativo, podrás disponer de esta renta en un plazo no excesivamente dilatado en el tiempo. Aunque en cualquier momento podrá variar su cuantía, en función de las novedades que se vayan presentando con respecto a los ingresos que puedas disponer en este periodo de tu vida. Con un carácter indefinido en cuanto al desarrollo de esta abono oficial en la jubilación.

Revalorización en 2018

De cualquier forma, la pensión no contributiva se revalorizará en este ejercicio en un 0,25 %. Las personas que reúnan los requisitos anteriormente descritos deberán presentar el modelo de solicitud debidamente cumplimentado junto con la documentación necesaria que se detalla en cada formulario. Será formalizado en los centros oficiales anteriormente mencionados. Pero para que tengas mayor comodidad para gestionar este proceso, los modelos podrás descartarlos a través de Internet ya que son completamente válidos.

Conviene que tengas en cuenta que esta clase de prestaciones económicas están destinadas a aquellas personas que se encuentran en situación de necesidad protegible. Es decir, que carecen de los recursos suficientes para su subsistencia en los términos legalmente establecidos. Aunque no puedan aportar el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo. De cualquier forma, hay varias modalidades en estas prestaciones y que van dirigidas a segmentos sociales tan relevantes como el de la invalidez y la jubilación.

Jubilación e invalidez

Se entiende por jubilación a la ordinaria, jubilación anticipada por tener la condición de mutualista, jubilación anticipada sin tener la condición de mutualista, jubilación anticipada derivada del cese no voluntario en el trabajo, jubilación anticipada por voluntad del trabajador, jubilación anticipada por reducción de la edad mínima debido a la realización de actividades penosas, tóxicas e insalubres, jubilación anticipada de trabajadores con discapacidad, jubilación parcial, jubilación flexible y jubilación especial a los 64 años.

Otro aspecto a valorar se deriva del hecho, en que tanto las pensiones contributivas como las pensiones no contributivas cubren los supuestos de invalidez y jubilación. Las primeras, además, cubren la incapacidad permanente (total, absoluta y gran invalidez) y por fallecimiento (viudedad y orfardad en favor de familiares). Van dirigidas a segmentos sociales tan relevantes como el de la invalidez y la jubilación.


Categorías

Economía en general

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.