Mucho cuidado al contratar una hipoteca bonificada

Los créditos hipotecarios es uno de los productos que más contratan los usuarios bancarios ya que se realizan para la adquisición de una vivienda. En donde, el número de hipotecas constituidas sobre viviendas es de 30.600, un 3,9 % más que en junio de 2017, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadístico (INE). Se pone de manifiesto que el importe medio es de 123.896 euros, con un aumento del 5,1 %. Por otra parte, el importe medio de las hipotecas inscritas en los registros de la propiedad en junio (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) es de 151.006 euros, un 13,9 % superior al del mismo mes de 2017.

Tal es la importancia de las hipotecas que muchos usuarios se plantean si es necesario la contratación de alguna clase se seguros al formalizar este proceso inmobiliario. Pues bien, en este sentido, la única póliza que requiere de su contratación es la que tiene en cuenta los incendios. La actual normativa en España exige que los propietarios tengan un seguro de estas características para prever esta incidencia en cualquier momento. Por el contrario, el seguro de hogar, a pesar de lo que muchos usuarios puedan creer, no es de obligado cumplimiento, sino opcional.

Esta clase de seguros, por otra parte, es muy recomendable suscribirlo ya que ayuda a preservar el contenido y continente del inmueble. Aporta entre otras coberturas algunas tan importantes como los daños por agua y daños eléctricos a electrodomésticos, servicio de mantenimiento de hogar y bricolaje, sustitución de llaves y cerraduras por robo o hurto y hasta responsabilidad civil y protección jurídica para ti y tu vivienda, entre algunas de las más relevantes. Aunque son muchas las opciones que puedes elegir a través de las ofertas realizadas por las compañías de seguros.

¿Por qué los bancos exigen un seguro?

Con toda seguridad que te encontrarás que algunas de las hipotecas comercializadas por las entidades bancarias te exigen la contratación de un seguro de hogar y quizás otros formatos diferentes. No porque la actual normativa así lo requiera, sino como estrategia comercial para mejorar las condiciones de contratación del crédito hipotecario que vas a contratar. Uno de los objetivos para incluir un seguro de estas características se basa en rebajar el diferencial de las hipotecas. Es decir, para que este producto para la financiación sea mucho más competitivo y al final ahorres unos cuantos euros en la operación.

La inclusión de uno o varios seguros de estas características te permite que se rebaje el tipo de interés en unas cuantas décimas porcentuales con respecto a su tarifa original. Generalmente las bonificaciones no suelen pasar del 1 %, pero al menos te ayudará a contener el esfuerzo económico que tendrás que realizar para la compra de una nueva casa. Si no aceptas estas condiciones tan especiales desde luego que no tendrás acceso a estas ofertas hipotecarias tan especiales. No en vano, es la condición que imponen desde las entidades financieras.

Efectos sobre el crédito hipotecario

Es una condición que está presente en las denominadas hipotecas bonificadas y como estrategia comercial para que tus cuotas mensuales sean más asequibles a partir de ese momento. No obstante, suelen incluir alguna clase de seguros que nada o muy poco tienen que ver con el hogar. No te quedará más remedio que analizar si este gasto te compensa en el momento de realizar la operación. Porque el dinero que te puedes ahorrar a través de la bonificación de la hipoteca se puede ir por medio del gasto del seguro.

Por este preciso motivo, tendrás que analizar si realmente te conviene o no la contratación de este producto asegurador. Puede que no sea así y lo más rentable es que te dirijas a otros modelos de financiación, aunque sean sin bonificaciones. A la larga puede que sean más rentables para la defensa de tus intereses personales. Más allá de otros planteamientos que tengas en el sector de los seguros. Porque de lo que se trata al fin y al cabo es de que la póliza suscrita te sea útil. Algo que no siempre pasa en todas las situaciones ni en todos los usuarios. Es un factor que deberás tener siempre presente cuando vayas a firmar el contrato de cualquier crédito hipotecario.

Ventajas en la bonificación

Desde luego que las hipotecas contemplan una serie de ventajas que deberás analizar con mucho detalle. Porque no solamente se derivan del uso real que proporciones al seguro de hogar u otros formatos. Sino por medio de algunos beneficios como los que te exponemos a continuación:
  • Conseguir que el tipo de interés se reduzca mínimamente. Su efecto directo es que tendrás unas cuotas mensuales más baratas durante la duración del contrato hipotecario.
  • Van desarrolladas con una total exención en comisiones (apertura, estudio, cancelación anticipada, etc.) y en los gastos en su gestión o mantenimiento. De esta forma, no cabe duda de que tendrás otra fuente de ahorro en la compra de tu nueva casa.
  • Se trata de una estrategia comercial que está presente en buena parte de las ofertas y promociones que vienen realizando las entidades financieros durante los últimos años. Para conseguir un tipo de interés más competitivo en la operación.
  • Es muy frecuente que esta clase de hipotecas no estén vinculadas a producto ligados al tipo fijo. Si no que por el contrario, están incluidas en las de tipo variable, en donde hay más diferencias entre las líneas de crédito.

Inconvenientes de la bonificación

La bonificación en las hipotecas, por el contrario, también lleva aparejadas una serie de perjuicios que debes valorar prudentemente al analizar este producto tan especial. Como por ejemplo, a través de las siguientes situaciones que te vamos a explicar a continuación y que es necesario que tengas presentes a partir de este preciso momento.

  • Puede que el seguro que tengas que contratar obligatoriamente no sea de gran utilidad para tus intereses como usuario. Hasta puede que ya lo tengas contratado con otra compañía de seguros. En tal caso, será un gasto no necesario que te encarecerá la operación sensiblemente.
  • Esta clase de hipotecas no solo están ligadas a una serie de producto aseguradores. Sino también a la contratación de otros productos financieros (plan de pensiones, programa de ahorro, fondos de inversión, etc.). Es la estrategia empleada por los bancos para bajar el tipo de interés de estos productos financieros.
  • En muchas de las ocasiones las bonificaciones en las hipotecas son muy pequeñas y hasta puedes plantearte si realmente merece la pena realizar este sacrificio. Es decir, formalizar uno o varios seguros que quizás no necesites en ese momento.
  • Solo será una operación rentable si el descenso en el tipo de interés de la hipoteca es realmente apreciable. No debes conformarte con unas pocas décimas porcentuales, sino que al menos debes llegar a reducir el diferencial hasta el 1 %.
  • Si lo que buscas es una hipoteca bonificada deberás saber que es un producto en alza y que cada vez encontrarás más modelos de estas características. Esto quiere decir que tienes que compararlas todas hasta conseguir la que mejor se amolde a tu perfil como usuario bancario. Incluso con la ayuda de un asesor inmobiliario que te podrá aportar nuevos datos para que tomes la decisión correcta.

Otras exigencias de los bancos

En esta clase de créditos hipotecarios los requisitos pueden ser mayores. Como por ejemplo, que tengas vincular la nómina o ingresos regulares en la línea de crédito. También, aunque es más infrecuente con la domiciliación de los principales recibos domésticos (gas, luz, agua, etc.). En donde se parte de parte de una estrategia comercial muy bien definida y que se basa en que a medida que tengas más productos contratados o mayores vinculaciones en tus ingresos mejorará progresivamente las condiciones de la hipoteca. En cualquier caso, no por encima del 1, 5 % o 2 % que es el tope máximo de estos movimientos contable en las hipotecas.

Por otra parte, será muy conveniente que no contrates una hipoteca por el mero hecho de que sea bonificada por estas condiciones de las que estamos hablando en este artículo. Este debe ser un aspecto secundario en la toma de decisiones sobre lo que mejor te conviene. Porque puede ser que a la larga la hipoteca te salga más cara. No en vano, deberás tener en cuenta que el banco está mirando por sus propios intereses, no por los tuyos. En este sentido, desde las asociaciones de consumidores alertan sobre el peligro que albergan esta clase de créditos hipotecarios. Más de lo que puedes tener desde un principio.

Desde este escenario, debes tener presente que las hipotecas bonificadas es una modalidad dentro de lo que son estos productos financieros. Con sus ventajas e inconvenientes y que solo tú mismo deberás valorar si te merece o no la pena contratarlos. Al principio puede sorprenderte pero en el momento de analizarlos seguro que detectarás algún que otro inconveniente en su suscripción. En este sentido, no debes dejarte arrastrar por el primer impacto de estas promociones, sino por el contrario ser más reflexivo para valorar todas sus condiciones que son muchas. Más de lo que puedes tener desde un principio.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.