Montar una franquicia

Montar una franquicia

Montar una franquicia es una forma de crear tu negocio propio basándote en la previa experiencia de otro empresario que ya ha tenido éxito que en este caso sería el franquiciador. Se trata de una formula cada vez más utilizada y que debes de considerar si planeas poner un negocio. En esta introducción te ayudaremos a comprender mejor qué es la franquicia, sus ventajas, desventajas y cómo funcionan.

La forma más común de encontrar ideas de negocios es copiando aquello que funciona bien e intentar ponerle distintas mejoras. Pero la manera de hacer que esto se facilite más y el éxito sea asegurado es optar por montar una franquicia. Las franquicias son una excelente opción para comenzar un negocio de forma independiente, esto es debido a que facilitan la copia de un modelo de negocio que ha tenido suficiente éxito y se ha demostrado que es una manera tanto eficaz como rápida de ponerlo a andar en marcha con ciertas garantías de rentabilidad.

¿Cómo funciona una franquicia?

Se trata de un sistema empresarial de colaboración en el que se regula todo mediante contrato privado entre dos partes. Estas partes son el franquiciador, que es la empresa que aporta el modelo de negocio, imagen, marca, experiencia, manuales, procesos, asistencia, formación. El franquiciador, que es el autónomo o la sociedad independiente que va a encargarse de gestionar ese modelo de negocio en un área determinada a cambio de pagar una cuota variable o fija.

Los contratos de franquicia pueden regular aspectos como la zona de actuación del franquiciado, la actividad, la exclusividad territorial, los servicios de apoyo a prestar por el franquiciador, los objetivos de ventas, la política de compras, la vigencia, el sistema de pagos y las causas de rescisión.

¿Por qué se han extendido tanto las franquicias?

Esto es debido a que son una buena fórmula para un crecimiento de tipo empresarial que aporta distintas ventajas a ambas partes involucradas. Algunas de ellas son las siguientes:

Ventajas para el franquiciado:

Montar una franquicia

Disminuye el riesgo asociado a poner en marcha un negocio desde cero ya que el franquiciador además de la marca le dará conocimiento, asistencia y la formación necesaria, así como acceso a los proveedores del grupo y en ocasiones acceso a la financiación bancaria, lo cual en su conjunto refuerza la competitividad y las posibilidades de éxito y de supervivencia de la empresa. Por lo que, a grandes rasgos, se pueden establecer tres principales ventajas que confirman el hecho que montar una franquicia es una buena idea que son la comodidad, pues todo el trabajo ya te viene dado. No gastas tiempo en el pensamiento o la validación de un modelo de negocios.

Asumes menos riesgos, ya que cuentas con el apoyo de una ya consolidada marca, que se trata de un apoyo materializado en experiencia, conocimiento y en asistencia. También existe un incremento en la competitividad, precisamente debido al apoyo que la compañía te ofrece te permite competir en las mismas condiciones que con empresas gigantes del mismo sector.

Ventajas para el franquiciador:

La franquicia le facilita al franquiciador una expansión territorial más rápida apoyándose en la iniciativa de sus franquiciados sobre la empresa, lo que disminuye su riesgo de inversión, así como los riesgos que se asumen normalmente al crear una expansión exponencial. Además, colabora a rentabilizar las campañas de marketing e incrementar su presencia en la mente del público pues su alcance será mucho mayor para más gente. Otra ventaja es que ayudará a consolidar la marca en el mercado de manera óptima, porque se simplificarán los activos de la compañía y se negociarán mejores condiciones para la compra.

Por esto y más, montar una franquicia se trata de una opción que ha crecido bastante entre personas autónomas del comercio o la hotelería, esto es debido a que se les permitirá especializarse y competir en las mismas condiciones que las grandes empresas, hasta el punto de complementarlas como sucede en el caso de los centros comerciales. Pero si lo que quieres saber son los pasos a seguir para poder montar tu franquicia, sigue leyendo porque te los daremos a continuación:

Decídete por el negocio que quieres montar

Este es el primer paso, deberás de tener en cuenta tus preferencias y habilidades pues para montar un negocio lo ideal es que se trate de algo que te guste y para lo que estés capacitado. No es conveniente montar un negocio para el que no se cuenta con habilidades o que no suponga una satisfacción personal al hacerlo. La capacidad y la motivación son dos de los fundamentales factores a considerar.

Buscar el local adecuado

El local ideal es una pieza clave pues como empresario tendrás que encontrar la mejor ubicación y negociar que sea un buen precio para que esto no repercuta en la rentabilidad. Se debe de buscar reproducir al máximo el modelo que dio éxito al negocio inicial.

Cerrar la financiación completa

Ya que tengas claro el importe en total de poner en marcha tu negocio, tendrás que trabajar la consecución de los fondos para que sean suficientes para cubrir el importe. Tanto en la financiación vía de recursos propios como de los socios y la financiación bancaria. Para lograr una financiación bancaria, el franquiciador suele prestar ayuda por convenios de financiación preferente o planes de negocios para el banco.

Constituir la sociedad

Tendrás que hacer los trámites que sean necesarios para que la sociedad se construya.

Firma de los contratos que sean necesarios

Montar una franquicia

Deberás de asegurar el local en el cual pretendes establecer tu negocio. Muchos contratos de las franquicias se ligan directamente con el contrato de arrendamiento que se elaboró para el local. Posteriormente vas a pasar a firmar el acuerdo de la franquicia. Tendrás que formalizar el acuerdo, liquidar los pagos iniciales y así recibir los manuales de la franquicia.

Realizar la adecuación del local

Esta es una fase de problemas, pero principalmente para aquellos que no cuentan con experiencia. La reforma de un local es un paso que suele llevar varias tareas. Es un periodo estresante y corto por lo general, pero es indispensable para tener una buena distribución en tu local. Presta mucha atención y concéntrate en que todo quede a la perfección.

Reclutar al equipo de recursos humanos

Tendrás que hacer una campaña de búsqueda de candidatos para emplear en tu nuevo negocio. Tendrás que formar un equipo de recursos humanos, esto es muy importante pues se trata de uno de los principales activos de la empresa.

Realizar los pedidos iniciales de mercancía

En este punto tendrás que hacer una estimación de los importes según el nivel de las ventas que se crea que vaya a haber. El franquiciador suele ayudar en la preparación del comienzo de los pedidos. Después vas a proceder al montaje del establecimiento. Esto consiste en acomodar los mueves, la mercancía y todo lo que requiera estar para la puesta inicial. El franquiciador también suele ayudar en esta parte para implantar la tienda, la cual es más difícil porque en esta parte no se conoce aún el negocio a fondo.

Realizar el arranque del local

Montar una franquicia

Con el negocio montado entrarías a una fase inicial de atender a tus primeros clientes y pasar algunos días rodando el negocio para afinar detalles. Después de esto sigue la inauguración. Con el negocio iniciando se hace una campaña de fiesta de inauguración. Hacer esta campaña de lanzamiento inicial. Hacer esta campaña consiste en publicitar el negocio para atraer clientes. Para esto se usan las técnicas ya probadas por el franquiciador. Esta es una de las principales habilidades de las franquicias al abrirse. Conseguir ventas rápido es el último paso.

Inconvenientes de montar una franquicia

Ahora que vimos todos los puntos a favor y los pasos a seguir, es importante conocer la otra parte que es la de las desventajas. Los principales inconvenientes de montar una franquicia para el franquiciado son el de la pérdida de independencia y el hecho de tener menor control en su negocio, esto es debido a que su capacidad de actuación estará muy limitada por un contrato, el cual beneficia en mayor proporción a la parte más fuerte, o sea, al franquiciador.

Además de que ya se sabe que no se trata de oro todo lo que en los últimos años reluce. Esto es principalmente a partir de la crisis ya que por este motivo la competencia ha aumentado y es mayor el número de autónomos con establecimientos de franquicias de todo tipo que se han visto obligados a cerrar el nuevo negocio por baja rentabilidad debido a las condiciones que los franquiciadores imponen.

Consejos para elegir franquicia

Lo primordial es investigar a fondo y hacer un análisis sobre la información recaudada de las empresas franquiciadoras que hay en el mercado y en la actividad que te interesa hacer. Es recomendable echar un vistazo a las distintas webs de registro de franquiciadores y en especial visitar alguna de las principales ferias de la franquicia que existen en España.

Asesórate muy bien y no creas en todo lo que los franquiciadores dicen o las consultoras especializadas en franquicias, pues ellos verán su propio beneficio. Debes de buscar por tu cuenta y comparar sus datos e informes para medir las posibilidades reales de que tengas éxito en el mercado. Es conveniente también visitar otros establecimientos franquiciados en distintas sucursales con el fin de que otros colegas te orienten sobre lo que hay que hacer y lo que no. También puedes contratar a un asesor especialista para que te ayuda a elaborar un mejor plan de negocios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *