¿Merece la pena endeudarse para suscribir una hipoteca?

Algo está cambiando en el panorama hipotecario nacional en los últimos meses que están dominados por la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria y la desaceleración de la economía. En este entorno general, es normal que muchos usuarios bancarios se pregunten si en estos momentos merece la pena endeudarse para suscribir una hipoteca. Con el objeto de comprar una vivienda que pueda servir como una fórmula de inversión ante las dudas que plantean los mercados de renta fija y variable en este año que acabamos de comenzar.

Porque a su favor tiene que el precio del dinero continua en mínimos históricos al estar en el 0 % en la zona euro. Es decir, sin valor alguno y por tanto propicia que los intereses de los préstamos sean ahora mucho más competitivos que hace unos pocos años. En donde te puedes ahorrar unos cuantos euros al mes en la operación firmada con la entidad financiera. Desde este punto de vista si es beneficioso este movimiento bancario y puede decirse que sí merece la pena endeudarse para suscribir un crédito hipotecario.

De todas formas,  se está observando un cambio en los hábitos en su contratación ya que se tiende a la contratación de hipotecas ligadas a la renta fija por encima de la renta fija. Esto se debe a que se tienen muchas dudas sobre lo que puede pasar a partir de estos momentos. En la creencia de que los tipos de interés se pueden elevar en los próximos años y que es al fin y al cabo la motivación de este trasvase en la demanda de las hipotecas para la compra de un piso. No se piensa que la situación vaya a continuar como en estos años tan relajados para la contratación de un crédito de estas características.

Hipotecas: Euribor siguen en mínimos

Una de las fuentes de referencia para tomar esta decisión reside en el hecho de lo que puede estar haciendo el índice de referencia europeo para la contratación de las hipotecas. Y en este sentido, los datos apuntalados por el Instituto Nacional de Estadística no ofrecen dudas a los demandantes de este producto financiero: el Euribor es el tipo al que se referencia el mayor porcentaje de hipotecas a tipo variable. Pero a pesar de todo se detecta un ligero cansancio en su evolución sobre todo respecto a años anteriores. En donde se puede decir que monopolizaba el mercado hipotecario con toda claridad.

En este escenario general, hay que indicar que este índice para la contratación de las hipotecas para la compra de un buen inmobiliario seguirá otro año más en terreno negativo. Aunque otra cosa bien diferente es lo que pueda pasar dentro de un par de años y que es lo que está propiciando que las hipotecas a tipo fijo están volviendo en el interés de buena parte de los usuarios bancarios. Hay que recalcar que la opinión de los expertos prevén que no haya grandes cambios trascendentales en la política monetaria del BCE. Para que de esta forma, el principal índice de referencia de las hipotecas no vuelva a estar por encima de cero

En mínimos históricos

No puede olvidarse que a mitad de año el euríbor se desplomó hasta su mínimo histórico y posteriormente, en estos últimos meses, retomar el rumbo alcista, aunque de una forma muy contenida. Para al final cerrar este año que se nos ha ido en el -0,263. Con estos niveles si se puede hacer muy rentable la firma de esta operación ya que nos estaremos ahorrando bastante dinero en la cuota mensual de esta clase de endeudamiento. Hasta el punto de decir que sí merece    la pena endeudarse para suscribir una hipoteca en estos momentos. Pero solo en estos momentos, otra cosa diferente es lo que pueda pasar en los próximos años.

Por lo que respecta a sus previsiones hay que poner de manifiesto que el euríbor en 2020 rondará el -0,22 y, en 2021, lo que conllevaría un abaratamiento de las hipotecas a tipo variable que se revisen en el primer semestre. Este sería otro dato positivo para tomar esta decisión en estos primeros días del año ya supondría un aval para que se produzca esta clase de endeudamiento e invertir en el ladrillo de cara a los próximos años. Con una tendencia que de momento no ha sufrido cambios de cierta importancia y que induce a que se tomen esta serie de medidas en la contratación de un crédito hipotecario.

Tipo de interés en las hipotecas

La oferta que vienen desarrollando las entidades de crédito aporta unas hipotecas más baratas, con un diferencial entre el 1 % y 2 %. Pero lo más beneficioso para los demandantes de este producto es que está comercializado sin comisiones ni otros gastos en su gestión y mantenimiento. Es decir, son más baratas en lo que se refiere al corto plazo y esta es una noticia muy positiva para los demandantes. De todas formas, ya es más complicado conseguir un crédito para la compra de una casa con un diferencial por debajo del 1 %, tal y como pasaba hace dos o tres años.

Otro de los aspectos más destacados que genera el mercado hipotecario se está ralentizando en los últimos meses como consecuencia de los signos negativos de la economía internacional. En donde es previsible que esta tendencia se acentúe en los próximos meses y muy especialmente a partir del año 2021. En donde se prevé un cambio de opinión en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), con un alza en el precio del dinero. Por este motivo. No es de extrañar que el crecimiento de la firma de hipotecas este año que se nos ha ido ha sido de un escaso 0,1 %. En otras palabras, la compra de una hipoteca puede ser rentable ahora mismo y en el corto plazo, pero no a medio y largo plazo y por ese motivo se ve un parón en su demanda en los últimos datos oficiales.

Mientras que por otra parte, no nos podemos olvidar las dudas que no aporta las inversiones en los mercados financieros. Porque la renta fija no es muy rentable en estos momentos con márgenes de intermediación que apenas alcanzan el 1 %, mientras que los productos de la renta variable ofrecen muchas dudas por la volatilidad en estos mercados financieros. Hasta el punto de tener el temor de que puedan perder parte de su capital invertido ante lo que pueda pasar con estos activos financieros.  

El número de hipotecas baja el 2,1 %

El número de hipotecas constituidas sobre viviendas es de 29.691, un 2,1 % menos que en octubre de 2018, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En donde se pone de manifiesto que el importe medio es de 129.237 euros, con un aumento del 1,1 %. El importe medio de las hipotecas sobre el total de fincas inscritas en los registros de la propiedad en octubre (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) es de 147.338 euros, un 4,2 % superior al del mismo mes de 2018. Por otra parte, El valor de las hipotecas constituidas sobre fincas urbanas alcanza los 5.671,1 millones de euros, un 0,9 % menos que en octubre de 2018. En viviendas, el capital prestado se sitúa en 3.837,2 millones, con un descenso anual del 1,1 %.

Los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) también constatan que para las hipotecas constituidas sobre el total de fincas en octubre, el tipo de interés medio al inicio es del 2,42 % (un 6,0 % inferior al de octubre de 2018) y el plazo medio de 23 años. El 57,1 % de las hipotecas son a tipo de interés variable y el 42,9 % a tipo fijo. En donde el tipo de interés medio al inicio es del 2,09 % para las hipotecas a tipo variable (un 11,2 % menor que en octubre de 2018) y del 3,02 % para las de tipo fijo (un 1,4 % más bajo). En las hipotecas constituidas sobre viviendas, el tipo de interés medio es del 2,50 % (un 5,0 % inferior al de octubre de 2018) y el plazo medio de 24 años.

El interés variable disminuye al 79,2 %

El 54,7 % de las hipotecas sobre viviendas se constituye a tipo variable y el 45,3 % a tipo fijo. El tipo de interés medio al inicio es del 2,17 % para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable (con un descenso del 10,2 %) y del 3,02 % para las de tipo fijo (un 0,1 % mayor). Mientras que por último, los datos del INE inciden en que de las 4.584 hipotecas con cambios en sus condiciones, el 35,0 % se deben a modificaciones en los tipos de interés. Después del cambio de condiciones, el porcentaje de hipotecas a interés fijo aumenta del 13,0 % al 19,7 %, mientras que el de hipotecas a interés variable disminuye del 86,3 % al 79,2 %. El Euribor es el tipo al que se referencia el mayor porcentaje de hipotecas a tipo variable, tanto antes del cambio (77,1 %), como después (76,2 %).

La oferta que vienen desarrollando las entidades de crédito aporta unas hipotecas más baratas, con un diferencial entre el 1 % y 2 %. Pero lo más beneficioso para los demandantes de este producto es que está comercializado sin comisiones ni otros gastos en su gestión y mantenimiento. Es decir, son más baratas en lo que se refiere al corto plazo y esta es una noticia muy positiva para los demandantes.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.