¿Merece la pena el alquiler de una habitación?

En los últimos años ha crecido exponencialmente el número de viviendas alquiladas por habitaciones, frente al alquiler del total de la propiedad, ya que es una modalidad que reporta más y mejores beneficios al arrendador. De hecho, según un análisis de Spotahome, alquilar una propiedad por habitaciones reporta un 17 % más de ingresos que alquilarla al completo.

En estos momentos, el precio medio de alquilar una habitación se sitúa entre los 250 y los 500 €, cifras similares a las de hace 2 años, que estaban entre los 200 y 550 €.  Sin embargo, destaca que los pisos que se alquilan por habitaciones son ahora más pequeños. En concreto, mientras hace dos años los pisos alquilados por habitaciones eran grandes, de 4 y 5 habitaciones, en estos momentos, hay un mayor número de pisos de 3 habitaciones, con un tamaño de unos 115 por metro cuadrado.

En lo que respecta al tipo de público que prefiere alquilar por habitaciones, siguen siendo los más jóvenes, de en torno a 25 años, los que se decantan por esta modalidad, sobre todo, estudiantes, jóvenes y expatriados. De hecho, con respecto a los expatriados, destaca la gran cantidad de nacionalidades que alquilan pisos compartidos; desde franceses, italianos o alemanes, hasta norteamericanos y sudamericanos.

Ventajas alquiler de una habitación

Desde luego que este sistema en la ocupación de una vivienda tiene sus grandes ventajas que vamos a exponer a continuación. Con el objetivo de que los usuarios puedan valorar con más corrección si les va a merecer la pena el alquiler de una habitación. En detrimento de otras fórmulas más convencionales o tradicionales y que son las que se han impuesto hasta estos precisos momentos en las preferencias de los usuarios de una vivienda. En donde es necesario puntualizar que este sistema emerge con fuerza entre el segmento social de los más jóvenes y que tienen más dificultades para comprar o alquilar una casa o apartamento.

En cualquier caso, es necesario poner de manifiesto el menor esfuerzo que se debe realizar para firmar esta clase de contratos en el alquiler de las habitaciones dentro de una vivienda. En una media, en opinión del sector, que oscila entre 150 y 300 euros, en función de las dimensiones de la estancia elegida y de la población en donde se ha llevado a cabo la operación inmobiliaria. Al igual que es un movimiento bastante usual entre los estudiantes que se tienen que desplazar a otro destino para continuar con sus estudios.

Condiciones en el contrato

Mientras que por otra, estos contratos tienen otros condicionantes que se distinguen de otros modelos de ocupación en el piso. Para empezar, la duración del contrato es mucha más corta que en las restantes opciones. Con una durante que varía en torno a los 12 meses y en donde generalmente también hay que pagar una fianza que la correspondiente al importe de uno o dos meses del alquiler de la habitación. En donde, y a diferencia de los otros modelos de ocupación, en este caso no es obligatorio el contrato. Aunque sí que es recomendable para que queden reflejadas por escrito las condiciones del acuerdo por ambas partes.

Otro de los aspectos en que se debe incidir en que esta operación debe realizarse con los dueños de la casa. Nunca con personas que tengan alquilada la vivienda porque en este caso en particular estarían incurriendo en una falta muy grave ya que según  la actual normativa no están facultadas para realizar esta actuación. Incluso viene en una cláusula que es firmada en el contrato por las dos partes partícipes en el proceso. Es decir, el arrendado y el arrendatario y que en todos los casos lo deberán cumplir con especial cuidado. No en vano, podría ser causa para que se rescindiese el contrato por parte de los propietarios del piso.

Motivos para esta ocupación

Son muchos los casos en que los usuarios pueden decantarse por esta forma de ocupación tan especial. Una de las más relevantes es el trabajar de forma temporal en otra ciudad o población en donde se tiene la vivienda. Y que por motivos económicos, no hay otra solución que optar por este régimen de alquiler en la vivienda. Otra de las más relevantes, como hemos comentado anteriormente, está originada por los estudios y es una de las formas más económicas para habitar en una casa. Antes que el alquiler entre varios compañeros porque al final siempre es una operación más barata.

Mientras que por otra parte, tampoco nos podemos olvidar del aspecto de que es necesario disponer de todos los servicios que hay en una casa. Limitándose a concentrar la convivencia en una sola habitación, y que generalmente es formalizada por personas individuales. Nunca por parejas ya que para ello disponen de otras alternativas para la convivencia. Estos son tan solo algunos de los factores que se tienen en cuenta en el preciso momento de tomar una decisión sobre el modo de vida que se va a llevar a cabo a partir de estos momentos.

Principales problemas en su ocupación

El alquiler de habitaciones conlleva una serie de problemas que deberán tenerse en cuenta a partir de estos momentos y para evitar sorpresas de última hora. Una de las más frecuentes es que habrá espacios comunes para todos los moradores. Como por ejemplo, los cuarto de baño, cocina y hasta los salones principales. En donde podrán utilizarlos pero junto al resto de ocupantes de la vivienda. Este supone alguna que otra molestia en la convivencia que se puede asumir bajo los costes más económicos en este régimen de alquiler tan especial. Más allá de otra serie de consideraciones más técnicas y que serán objeto de otros artículos para su correcta compresión.

Mientras que por el contrario, el ahorro suele ser la fuente de decisión para seleccionar este peculiar sistema en la convivencia. No es necesario afrontar ninguna línea de crédito para hacer frente a los gastos y en cambio se puede ahorrar muchos euros todos los meses. Otro de los aspectos a considerar es el que tiene que ver con los recibos de las facturas domésticas (agua, luz, gas, etc.). Ya que su pago será proporcional junto con el resto de los ocupantes o en su defecto lo deberán afrontar bajo el consumo que hayan ejercido durante el periodo de tarificación. En este sentido, también es otra importante fuente de ahorro mes a mes.

Optar por mejores viviendas

Una de las causas para optar por este modelo de alquiler en buena parte de las ocasiones es porque se puede elegir inmuebles de mayor calidad. Y por otra parte, en viviendas que tienen una mejor ubicación dentro de la población o ser más céntricas. Con el importante factor psicológico que depende de esta importante decisión que deben tomar las personas que desean el alquiler de las habitaciones. En donde, por otra parte, serán responsable de las posibles incidencias que pudiesen generar en la habitación ya que no hay un seguro específico en el que se contemplen esta clase de incidencias domésticas.

De cualquier forma, la decisión deberá ser tomada por el propio interesado y valorar de una manera equilibrada, tanto los aspectos negativos como positivos que conlleva esta elección para ocupar una vivienda en algún que otro momento en la vida de las personas. Aunque sean operaciones para tan solo unos pocos meses por diversos motivos. Nunca para periodos muy elevados en su prolongación y que generaría otra serie de problemas adicionales. Sea cual fuese el perfil del demandante en el alquiler de una habitación y que puede temer diversos condicionantes. Más allá del precio que presenta el suelo y que en España es uno de los caros y que incluso puede llevar a que se genere una próxima burbuja inmobiliaria.

Importe medio en las hipotecas

El importe medio de las hipotecas inscritas en los registros de la propiedad (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) es de 142.440 euros, un 1,8 % superior al del mismo mes de 2018, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En donde se pone de manifiesto que para las hipotecas constituidas sobre el total de fincas en abril, el tipo de interés medio al inicio es del 2,51 % (un 5,1 % inferior al de abril de 2018) y el plazo medio de 23 años.

En este estudio oficial también se incide en que el 58,7 % de las hipotecas son a tipo de interés variable y el 41,3 % a tipo fijo. El tipo de interés medio al inicio es del 2,23 % para las hipotecas a tipo variable (un 6,4 % menor que en abril de 2018) y del 3,07 % para las de tipo fijo (un 4,8 % más bajo). En las hipotecas constituidas sobre viviendas, el tipo de interés medio es del 2,59 % (un 2,9 % inferior al de abril de 2018) y el plazo medio de 24 años. El 56,8 % de las hipotecas sobre viviendas se constituye a tipo variable y el 43,2 % a tipo fijo. Las hipotecas a tipo fijo experimentan un aumento del 6,7 % en tasa anual. Más allá del precio que presenta el suelo y que en España es uno de los caros y que incluso puede llevar a que se genere una próxima burbuja inmobiliaria. En este sentido, también es otra importante fuente de ahorro mes a mes.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.