El mercado laboral en España

Si hay un dato económico que tiene una especial incidencia en la población ese no es otro que el relacionado con el mercado laboral. Indica en cada momento la actividad en el sector del trabajo y el nivel de desempleo que se genera en un  país. Tal es su relevancia en España que buena parte de las medidas económicas van encaminadas a solucionar este problema entre la población. Hasta el punto que del nivel de paro que pueda originarse puede generase nuevos planes que afectan a la productividad, fiscalidad o incluso a políticas monetarias para contener la inflación.

El paro, por otra parte, tiene menos repercusión en la inversión. No en vano su incidencia en los mercados de renta variable es prácticamente mínima. Los valores no cotizan porque hay un número mayor o menor de desempleados, sino por otra serie de factores que ayudan a que el precio de las acciones suban o bajen en un determinado momento. Los mercados financieros no entienden de sentimentalismo, sino que por el contrario se rigen por razones más prácticas. Porque como dicen muchos inversores, “la bolsa es la bolsa”.

De todas formas, cada vez que aparecen unos datos con respecto a la situación del paro siempre son analizados con mucho detalle por parte de los principales agentes financieros del país. Porque entre otras razones explica una realidad económica muy importante que afecta a gobiernos, empresarios y trabajadores. Más allá de su mayor o menor repercusión en los mercados financieros. Además, no puede olvidarse que a medida que el paro sea menor habrá mayor consumo en la sociedad. Y por tanto los beneficios de las empresas se incrementarán. Con un aumento de la rentabilidad por cada acción.

El paro en el momento actual

El número de ocupados disminuye en 50.900 personas en el cuarto trimestre de 2017 respecto al trimestre anterior (un –0,27 %) y se sitúa en 18.998.400. Por lo que respeta a términos desestacionalizados la variación trimestral es del 0,39 %. En donde el empleo ha crecido en 490.300 personas en los 12 últimos meses, con una tasa anual que es del 2,65 %. Por otra parte, la ocupación en el sector público aumenta este trimestre en 12.700, mientras que en el sector privado se reduce en 63.500. En los 12 últimos meses el empleo se ha incrementado en 401.600 personas en el sector privado y en 88.600 en el público, según los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En otro nivel de estos datos, el total de asalariados sube este trimestre en 15.900. Los que tienen contrato indefinido aumentan en 118.800, mientras que los que tienen contrato temporal descienden en 102.900. En variación anual, el número de asalariados crece en 537.100 (el empleo indefinido se ha incrementado en 357.900 personas y el temporal en 179.200). El número de trabajadores por cuenta propia baja en 66.300 este trimestre y en 45.400 en los 12 últimos meses. La ocupación la crecido este trimestre en la agricultura (43.700 más) y la industria (40.700), y desciende en los servicios (–124.300) y la construcción (–10.900).

Por distribución geográfica

Los datos generados desde el Instituto Nacional de Estadística  también ponen de manifiesto la incidencia del empleo con respecto a las comunidades autónomas. Con una serie divergencia entre algunas de ellas y de la que puede extrapolarse una serie de datos interesantes para comprender esta realidad social en España. Porque en efecto, los mayores incrementos de empleo este trimestre se producen en Comunitat Valenciana (21.800 más), Andalucía (19.300) y Canarias (16.600).

Mientras que por el contrario, los mayores descensos se dan cita en Baleares (65.500 menos), Castilla y León (–20.900) y Galicia (–16.700). En el último año los mayores aumentos del número de ocupados se observan en Andalucía (126.400), Cataluña (113.600) y Comunidad de Madrid (66.200). Por su parte, el mayor descenso se da en Castilla y León, con 7.100 menos. Estas cifras constatan que es en la zona norte del país en donde se producen los mejores datos en el periodo analizado. Con oscilaciones muy importantes de unas zonas geográficas a otras, tal y como se pone de manifiesto en estos datos facilitados desde el INE.

Uno de los niveles más altos de Europa

De cualquier forma, los niveles de paro que hay en España es uno de los más elevados de todo el continente europeo. Algo que influye en algunas de las medidas que se toman desde el ejecutivo nacional. Con una serie de incentivos para subsanar que estas cifras se vayan aumentando mes a mes. Por una clara incidencia que tiene sobre el consumo interno. Y en este sentido, tampoco puede olvidarse que este factor es muy importante para explicar el crecimiento de la economía española.

No en vano, el Producto Interior Bruto (PIB) tiene una gran vinculación con el consumo de los españoles. Hasta el punto de que una persona en estas circunstancias, es decir en paro, reduce su consumo a niveles mínimos. Con una repercusión directa en las compras de cualquier producto a artículos. Desde los productos básicos en la cesta de la compra a la adquisición de electrodomésticos, vestidos, zapatos, etc. Sin olvidarse que también se reduce su nivel para realizar viajes en lo que se constituye como la principal industria del país.

Sin implicaciones en la renta variable

Desde luego que no hay un valor bursátil que recoja estos movimientos en el mercado laboral en España. Ni tan siquiera las empresas de empleo temporal cotizan en estos momentos en la renta variable española. Este factor explica también porque no tiene repercusión la publicación de estos datos sobre la situación laboral de los españoles. Sea cual fuese su tendencia en los mercados. Porque su implantación es válida siempre bajo unos niveles mínimos que apenas se notan en la cotización de los precios de las acciones. Esta es una realidad que debe asumirse desde planteamientos económicos muy técnicos.

A lo más que pueden llegar sus movimientos es a marcar unas pérdidas puntuales y completamente limitadas en algunas pocas sesiones de la renta variable. Pero sin afectar a un valor bursátil en concreto, como por otra parte sucede con la publicación de otros datos macroeconómicos. Si no que por el contrario afectan tan solo a la fuerza tendencial de los índices de los mercados financieros. Por tanto, si eres un pequeño y mediano inversor no tendrás que temer en exceso por estos movimientos de tan poco recorrido y especiales a la vez.

Fomentan la cohesión social

Los efectos que pueden generar las cifras sobre el desempleo son más bien de carácter social. En el sentido de que cuando hay pocos parados es clara señal de una sociedad más estructurada. En la que estos países presentan unas tasas de paro que oscila entre el 3 % y 8 %. En muchos casos su origen es meramente estructural, como por ejemplo en los países escandinavos del norte europeo. O incluso en algunos momentos hasta en los mismísimos Estados Unidos, como está ocurriendo bajo la presidencia de Donald Trump. En donde el paro está en sus mínimos históricos con porcentajes por debajo del 6 % desde hace varios meses.

Otro caso bien diferente es lo que está pasando en España, en donde al paro ha sido tradicionalmente muy alto desde hace varias décadas. Esto explica que en algún momento su nivel haya podido llegar a superar la cota del 25 %. Hasta el punto que cualquier repunte, en cualquier sentido, no tiene ninguna incidencia sobre los mercados de renta variable. Más allá del efecto que produce sobre el tejido social de la población. Es una lacra social que es tenida en cuenta por parte de los gobiernos a través de planes o medidas para incentivar el empleo por encima de otras consideraciones.

Perspectivas para el 2018

De cualquier forma, las previsiones para este año en curso no ofrecen una total homogeneidad. No obstante, la mayoría de las estimaciones apuntan a que 2018 cerrará el año con una tasa en el nivel de paro muy cercana al 15 %, en donde el ritmo de creación de empleo superará levemente el nivel del 2 %. Esto en la práctica implica que para este ejercicio se esté en disposición de crear por lo menos 400.000 nuevos puestos de trabajo. Una tendencia que ya se inició en España durante el año que hemos dejado atrás. Se trata de un dato que están asumiendo los mercados financieros y que en parte está descontado de la renta variable.

Otro caso bien diferente es lo que pasa con el denominado paro juvenil en nuestro país. Es uno de los más elevados de la Unión Europea, con niveles de más del 40 %. Y que en cualquier caso está siendo minimizado por contratos temporales o cuando menos de pocos días. Sobre todo en sectores tan específicos de la economía española como es el turismo. Por este mismo detalle se observa que en los periodos estivales suelen mejorar los índices de desempleo, incluso de manera muy intensa en algunas comunidades autónomas. En especial en los destinos de sol y playa y grandes ciudades. En detrimento de sectores, como por ejemplo el industrial en donde es más complicado bajar estas tasas.

Con una repercusión directa en las compras de cualquier producto a artículos. Desde los productos básicos en la cesta de la compra a la adquisición de electrodomésticos, vestidos, zapatos, etc. Sin olvidarse que también se reduce su nivel para realizar viajes en lo que se constituye como la principal industria del país.


Categorías

Empleo

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.