Materias primas: ¿alternativa a la inversión en bolsa?

En momentos de inestabilidad en los mercados financieros son muchas las opciones las que puedan optar los inversores para rentabilizar su capital disponible. Una de las más relevantes en estos momentos es la representada por las materias primas ya que en algunos de los casos pueden ejercer de valor refugio ante los vaivenes de los mercados de renta variable en todo el mundo. En algunas de estas propuestas pueden tener un potencial de revalorización que se puede acercar a niveles muy cercanos al 40 %. Tan solo hay que conocer el momento para efectuar la toma de posiciones para mover el dinero.

Las materias primas es desde luego un activo financiero muy diverso y en donde entran en juego muchos productos. Al fin y al cabo se trata de un bien que es transformado durante un proceso de producción hasta convertirse en un bien de consumo. Existen algunos bienes materiales que no pueden ser utilizados directamente por los consumidores ya que necesitan ser transformados (el petróleo por ejemplo). Las materias primas son el primer eslabón de una cadena de fabricación, y en las distintas fases del proceso se irán transformando hasta convertirse en un producto apto para el consumo.

Por otra parte, hay que incidir en que el mundo de la inversión se conoce también como commodity. Esta es la denominación por la que es más conocido por parte de los pequeños y medianos inversores y que en cierta forma indica una manera de invertir el dinero en estos activos financieros. Hasta el punto de que los commodities es uno de los activos financieros con más tradición de siempre en el mundo de la inversión. Con una relevancia que viene reflejada en que llegan a cotizar en sus propios mercados financieros. En donde entran desde alimentos, como el trigo, el café o la soja a uno de los activos financieros más importantes en estos momentos como es el petróleo. Se puede decir en este sentido que es una especie de cajón de sastre.

Materias primas: perfiles para invertir

Desde luego que las diferentes materias primas puede ser consideradas en estos momentos como una de las alternativas más relevantes a la inversión en bolsa. Pero aportan una serie de características muy propias como para abrir posiciones en sus bienes o productos. Para empezar, es necesario que los inversores cuenten con un mayor aprendizaje en las operaciones de estos activos financieros. Algo que por otra parte, no siempre se da en esta clase de activos financieros y por tanto se limitan sus posiciones al no poder operar con seguridad. Entre otras razones porque con las materias primas se puede perder mucho dinero en cada una de las operaciones si no se sabe muy bien en donde estaos o a que mercado nos dirigimos.

Mientras que por otra parte, para considera a las materias primas como una alternativa real a la inversión en bolsa es necesario tener un conocimiento muy profundo de sus mercados. En dónde juega un papel muy relevante conocer la evolución de sus análisis técnico para poder entrar y salir de los mercados financieros con garantías de éxito. Para ello es imprescindible que sepamos utilizare los gráficos que son los que nos van a determinar el momento en su cotización debido a que estos activos financieros se caracterizan por su alta volatilidad en la configuración de sus precios. Con divergencias en una sesión de hasta el 20 % o incluso más en algunos casos muy concretos. Hay que saber operar con ellos porque el riesgo que muestran las materias primas es muy alto y más que en la compra y venta de acciones en bolsa.

Mecánica para operar con estos activos

Si aceptamos que las materias primas es una alternativa a la inversión en bolsa debemos tener claro una serie de consideraciones a partir de estos momentos. Una de ellas es el hecho de que estos activos financieros son muy diversos y unos no tienen nada que ver con otros. No es lo mismo la inversión en trigo que la realizada en el crudo. Hasta el punto de que la mecánica es bien diferente para operar con unos o con otros. Ahí reside la clave en las operaciones que vayan a realizar a partir de ahora los pequeños y medianos inversores. Pudiendo ser una de las opciones más rentables a partir de este preciso instante en un año muy, pero que muy complejo.

Mientras que otra parte, tampoco no podemos olvidar en estos momentos que las materias primas son muchas la maneras, y de diversa naturaleza en las que los pequeños y medianos inversores pueden tomar posiciones en este activo financiero tan especial. ¿Cómo se invierte en los productos básicos? Invertir en productos básicos es muy diferente de comerciar con otros tipos de inversiones. El mayor desafío con las materias primas es que son bienes físicos. Hay cuatro maneras de invertir en las materias primas:

Invertir directamente en la materia prima se puede realizar desde los siguientes planteamientos en la inversión que vamos a exponer a continuación:

Usando contratos de futuros de productos básicos para invertir.

Comprando acciones de fondos cotizados en bolsa que se especializan en productos básicos.

Comprando acciones de empresas productoras de productos básicos.

Si desea invertir directamente en el producto básico en sí, tiene que averiguar dónde obtenerlo y cómo almacenarlo. Cuando se quiere vender el producto básico, hay que encontrar un comprador y manejar la logística de entrega. Con algunos productos básicos, como los metales preciosos, puede ser relativamente fácil encontrar un comerciante de monedas local o en Internet donde se pueda comprar un bar o una moneda que se pueda mantener segura y vender libremente. Pero en el caso del maíz o los barriles de petróleo crudo, es mucho más difícil invertir directamente en bienes, y normalmente requiere más esfuerzo del que la mayoría de los inversores individuales están dispuestos a hacer.

Afortunadamente, hay otras formas de invertir en productos básicos. Los contratos de futuros de productos básicos ofrecen una exposición directa a los cambios en los precios de los productos básicos. Ciertos fondos negociados en bolsa se adaptan a la medida para ofrecer exposición a los productos básicos. Y si desea mantenerse en el mercado de valores, siempre puede concentrarse en las empresas que producen un determinado producto básico.

Beneficios de las operaciones

El beneficio de poseer un bien físico es que no hay ningún intermediario involucrado en su propiedad. Típicamente, puedes hacer una simple búsqueda en Internet para encontrar un comerciante que te venda un bien en particular, y cuando ya no lo quieras, ese comerciante a menudo lo comprará de nuevo.

Los mejores productos en los que invertir directamente son aquellos en los que la logística es más fácil de manejar. El oro es uno de los mejores ejemplos, porque puedes hacer una inversión significativa en oro sin que sea demasiado voluminoso para transportarlo o almacenarlo eficientemente. Los comerciantes venderán monedas o lingotes de oro a los inversores, y también comprarán de nuevo esas mercancías cuando el inversor quiera venderlas. Se puede encontrar a los comerciantes locales de boca en boca o a través de búsquedas en Internet, y algunos están calificados por el Better Business Bureau u otros servicios de calificación en cuanto a su fiabilidad y confiabilidad. También se puede encontrar a los distribuidores exclusivos en línea a través de búsquedas en Internet, y a menudo tienen testimonios o críticas que pueden ayudarle a evaluar si son dignos de confianza.

El inconveniente de la propiedad directa es que los costos de transacción tienden a ser elevados. Por ejemplo, un comerciante de monedas de oro puede cobrar un margen de beneficio del 2 % o más por la venta de una moneda, pero luego ofrece un precio igual o inferior al valor de mercado para volver a comprarla. Esto hace que la propiedad directa sea mejor para los productos básicos que se espera que se conserven durante períodos de años en lugar de meses o días, porque se minimizan los costos totales de transacción al realizar relativamente pocas operaciones.

Como inversión diversificada

Tras la crisis financiera, el llamado «superciclo de las materias primas», impulsado por el enorme crecimiento de la economía china, significó que una inversión en una cesta diversificada de materias primas habría dado excelentes resultados. Sin embargo, este rendimiento a largo plazo incluye períodos de extrema volatilidad a corto plazo que pueden afectar a los distintos productos básicos.

Los inversores deben ser cautelosos a la hora de invertir en productos básicos individuales, en particular a corto plazo. Puede resultar tentador comprar un producto que cotice en bolsa y que ofrezca exposición a, por ejemplo, los precios del cobre porque se ha oído que la demanda puede estar aumentando. Pero prepárese para un viaje volátil.

En 2002, un gestor de fondos de cobertura con sede en Londres se ganó el apodo de «Chocfinger» tras almacenar el 15 % de la oferta mundial de cacao y generar una enorme ganancia (figura 3). Lo intentó de nuevo en 2010 utilizando el mismo enfoque y los fundamentos estaban de su lado: las últimas cosechas habían sufrido por el mal tiempo y las reservas mundiales se estaban agotando. Sin embargo, se cree que este experimentado comerciante de productos básicos blandos puede haber perdido dinero por segunda vez debido a factores técnicos del mercado y a la reacción de otros inversores.

Aunque es extremo, esta historia pone de relieve los desafíos de la inversión en los mercados de productos básicos. Esto se complica aún más por el hecho de que, a menos que se tenga acceso a instalaciones de almacenamiento y se pueda aceptar la entrega física, la forma más sencilla de ganar exposición es a través de un vehículo de inversión, como un producto comercializado en bolsa o un pagaré estructurado. Muchos son baratos y líquidos, pero es importante entender lo que se está comprando.

Por ejemplo, algunos fondos negociados en bolsa de oro siguen de cerca el precio al contado porque están respaldados por lingotes de oro reales, que se almacenan en bóvedas seguras. Otros productos utilizan derivados sintéticos, como los contratos de futuros. Sin embargo, debido a que los mercados de productos básicos son complicados, su inversión puede caer en valor incluso si el precio del producto básico subyacente ha aumentado.

Por ejemplo, puede surgir un problema si hay una gran diferencia entre los precios al contado y el precio de los futuros cuando llegue el momento de renovar el contrato de derivados. Esto se debe a que los mercados de productos básicos tienden a existir en uno de dos estados. Se dice que están en precio cuando el precio a plazo de un contrato de futuros está por encima del precio futuro de contado o de retroceso esperado, que es esencialmente lo contrario.

Las compañías de productos básicos

La principal vía para obtener exposición a los productos básicos es a través del mercado de valores mediante la compra de acciones de empresas mineras o energéticas. Sin embargo, puede haber problemas de gobernanza empresarial y regímenes políticos inestables en los países en que operan muchas de esas empresas. Las empresas de productos básicos por sí solas pueden generar enormes beneficios, pero lo más frecuente es que produzcan pérdidas espectaculares; es la naturaleza de la industria.

Incluso con las empresas mineras diversificadas a nivel mundial, su inversión puede verse socavada por un problema imprevisto en una mina o un mercado de productos básicos concretos, así como por riesgos más generales, como la calidad de la gestión y las condiciones subyacentes del mercado de valores.

Los inversionistas privados también deben pensar cuidadosamente en el tratamiento fiscal de cualquier fondo de productos básicos. Por ejemplo, invertir a través de un vehículo extraterritorial es probable que dé lugar a una obligación de pago del impuesto sobre la renta sobre cualquier beneficio, que sería de hasta el 40 % o el 45 % para los contribuyentes con tasas más altas, y por lo tanto es ineficiente.

Con las tasas de interés en el Reino Unido firmemente ancladas por debajo del 1% y con pocas probabilidades de que suban más en el futuro próximo, la atención se ha centrado en encontrar maneras de vencer la inflación. Las inversiones especulativas en los mercados de productos básicos pueden parecer atractivas, pero creemos que un enfoque paciente de múltiples activos es la mejor manera de crecer y proteger la riqueza a largo plazo.

Invertir en el activo real

El método más directo de inversión en productos básicos sería la compra del propio producto básico. Obviamente este método sólo funciona con ciertos productos básicos, como los metales preciosos, pero no obstante es una forma de ganar exposición en estos mercados.

Si quisieras invertir en oro, por ejemplo, podrías comprar un lingote de oro. Se trata de una cantidad de oro refinado que cumple con las condiciones estándar de fabricación, etiquetado y registro.

Sin embargo, hay muchos problemas con esta forma de inversión. Tienes el problema inmediato de tener que almacenar el activo. Este tipo de inversión también es relativamente menos líquido que otros, por lo que posteriormente es más costoso de intercambiar. Del mismo modo, como un lingote de oro no es divisible, su liquidez aumenta.

La inversión en un fondo cotizado en bolsa

Por otra parte, muchas personas que invierten en productos básicos lo hacen invirtiendo en fondos cotizados en bolsa (ETF) basados en productos básicos. Un ETF es un fondo que se negocia en una bolsa de valores. Un ETF puede estar compuesto por muchas clases de activos diferentes de acciones, productos básicos o bonos. Algunos ETF tienen como objetivo seguir el precio de la propia materia prima subyacente, como los ETF físicos de oro. Por otra parte, algunos intentarán seguir una materia prima a través de la composición de un ETF que puede tener acciones de empresas que extraen o explotan esa materia prima. Se puede saber que este último tipo de ETF tiene un precio más divergente del de la materia prima subyacente.

Inversión en un contrato de futuros

Los futuros de productos básicos son acuerdos de compra o venta de una cantidad determinada de una materia prima a un precio concreto y en una fecha determinada del futuro. Un comerciante gana dinero si el producto básico se aprecia o se deprecia en relación con el precio fijo, dependiendo de si toma una posición larga o corta respectivamente.

Los futuros son un producto derivado, por lo que no es propietario del producto básico en sí. Los compradores pueden utilizar los futuros para cubrirse contra los riesgos asociados a las fluctuaciones de los precios (especialmente en los mercados de productos básicos blandos más volátiles) y los vendedores pueden utilizar los futuros para «fijar» las ganancias de sus productos.

Invertir en CFDs sobre productos básicos

Los inversores pueden operar con CFDs sobre productos básicos como un medio de ganar exposición en los mercados de productos básicos. Un contrato por diferencia (CFD) es un producto derivado, en el que existe un acuerdo (normalmente entre un corredor y un inversor) para pagar la diferencia de precio de un activo subyacente entre el inicio y el final de ese contrato. Usted opera con CFDs con margen, lo que significa que sólo tiene que poner una fracción del valor de su operación. Las operaciones con apalancamiento permiten a los operadores ganar más exposición con un depósito inicial más pequeño.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.