Margen operativo

Nos puede resultar muy útil saber calcular el margen operativo

Ratios, márgenes, ganancias, costes, ingresos netos, beneficios, etc. Todas estas palabras las escuchamos o leemos constantemente cuando estamos en contacto con el mundo de la economía y las finanzas. Existen muchos tipos diferentes tanto de ratios como de márgenes e ingresos. Sin embargo, en este artículo vamos a hablar sobre uno en concreto: El margen operativo. Nos puede resultar muy útil saber calcular este margen, pues refleja la salud financiera que tiene una empresa en concreto.

Si queréis saber más acerca de este tema, os recomiendo que sigáis leyendo este artículo. Explicaremos qué es el margen operativo y hablaremos sobre sus fórmulas y cómo interpretar el resultado de las mismas. Sin lugar a dudas, es un concepto que debemos conocer si queremos formar parte del complejo mundo financiero. Además, al final pondremos un ejemplo para asegurarnos de que hayamos entendido bien el concepto del margen operativo y su cálculo.

¿Qué es el margen operativo?

El margen operativo sirve para cuantificar el porcentaje de los ingresos por ventas que la compañía convierte en beneficios

Cuando hablamos del margen operativo, nos referimos a un ratio cuyo fin es cuantificar el porcentaje de los ingresos por ventas que la compañía en cuestión convierte en beneficios. Eso sí, refleja esos beneficios antes de haber descontado tanto los impuestos como los intereses. Para poder calcular este ratio, los datos utilizados hacen referencia a la actividad principal de la empresa. También se conoce al margen operativo como margen operacional, margen de ingreso operativo, margen EBIT (siglas en inglés «Earnings Before Interest and Taxes»), margen de beneficio operativo y rendimientos de las ventas.

Por lo tanto, el margen operativo nos permite realizar un cálculo para saber cuál es el peso que tiene el BAII (Beneficio antes de Impuestos e Intereses) sobre los ingresos totales por ventas. Otro nombre por el cual se conoce a este ratio es margen de beneficio operativo, ya que se contabilizan también todos aquellos gastos que resultan necesarios que la compañía en cuestión pueda llevar a cabo su actividad.

¿Cómo se interpreta el margen operativo?

Para saber cómo interpretar el margen EBIT, primero debemos conocer su fórmula y saber calcularlo. Con el fin de hacerlo bien, primero debemos obtener cierta información acerca de la empresa en cuestión. Es fundamental averiguar el total de todos los costes que supone la realización de la actividad de la compañía. Además, es imprescindible cuantificar también el volumen total de todas las ventas. Como ya hemos mencionado anteriormente, los datos que acabamos de comentar deben proceder sólo de la actividad principal de la empresa, nada más.

Una vez que hayamos reunido toda esta información, debemos aplicar las fórmulas que comentaremos a continuación. Primero toca calcular los ingresos netos, ¿pero estos qué son? Se trata de la suma total de dinero que se incorpora al patrimonio o presupuesto de una entidad determinada. Esta entidad puede ser de carácter público o privado; grupal o individual. De esa suma total se descuentan los gastos relativos a amortizaciones, comisiones y/o impuestos. Por lo tanto:

Ingresos neto = Ingresos totales de las ventas – Gastos derivados sólo de la actividad principal de la empresa

Margen operativo = Ingresos netos / Ingresos totales de las ventas

Cuando ya hayamos realizado ambos cálculos, el resultado que obtendremos es el margen operativo que buscábamos. El resultado derivado de esta fórmula se refleja como un porcentaje. Este porcentaje es el beneficio que ha obtenido la compañía para cada unidad monetaria de ventas realizadas. Sin embargo, no debemos olvidar que se trata de las ganancias obtenidas antes de descontar los intereses y los impuestos.

¿Cuándo un margen operativo es bueno?

A la hora de interpretar el resultado del cálculo, es fundamental entender que el margen operativo es básicamente el ingreso total de las ventas realizadas de la empresa descontando todos los gastos necesarios, antes de restar también los impuestos, los intereses y los dividendos a los accionistas. Por lo tanto, cuanto mayor sea el porcentaje obtenido para el margen operativo, menos riesgo financiero tiene la compañía en cuestión.

Ejemplo

Cuanto mayor sea el margen operativo, menos riesgo financiero tiene la compañía

Seguramente ya os haya quedado claro qué es el margen operativo y cómo se calcula. Pero para asegurarnos, vamos a poner un pequeño ejemplo para visualizarlo mejor. En este ejemplo queremos calcular el margen operativo de una fábrica que produce máquinas de aire acondicionado.

Durante el ejercicio anterior, el valor de las ventas totales de esta compañía era de 550.000€. Para que se puedan llegar a lograr y cumplir este volumen de ventas, hay que asumir ciertos gastos necesarios que serían los siguientes:

  • 100.000€ para personal
  • 235.000€ en materias primas
  • 3.000€ en marketing
  • 10.000€ en gastos de comercialización

Por lo tanto, el total de los gastos necesarios para que la empresa pueda desarrollar su actividad principal serían 348.000€, que es la suma de todos los gastos que hemos enlistado anteriormente. Conociendo ya estos datos, podemos calcular cuál es el ingreso neto de la empresa de máquina de aire acondicionado:

Ingreso neto = 550.000€ – 348.000€ = 202.000€

Siendo conocedores del ingreso neto de la compañía en cuestión, ya podemos calcular también cuál es su margen operativo. Vamos a aplicar la fórmula:

Margen operativo = 202.000€ / 550.000€ = 36,72%

¿Este porcentaje obtenido qué significa? Pues que la empresa que produce máquinas de aire acondicionado tiene unas ganancias equivalentes al 36,72% por cada euro que ingresa por sus ventas. No obstante, este cálculo se realiza antes de descontar los gastos que surgen por los impuestos y por los intereses. Este margen obtenido está muy bien, pues dota a la empresa de flexibilidad en el caso de surgiera algún imprevisto y tuviera que hacer frente a situaciones complicadas e inesperadas que puedan conllevar unos costes adicionales y desestabilizar el funcionamiento de la compañía.

Espero que con esta información ya sepáis qué es exactamente el margen operativo y cómo calcularlo. En conclusión podemos decir que se trata de un ratio cuyo objetivo es analizar qué capacidad tiene una empresa para convertir sus ingresos por ventas en ganancias o beneficios antes de pagar impuestos e intereses. Recordad que cuanto mayor sea el margen operativo obtenido tras los cálculos, mejor salud financiera tiene la compañía en cuestión. Asique ya sabéis: A buscar información sobre nuestra empresa, o sobre la empresa que nos interesa, ¡y a sacar la calculadora!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Alcides Carrasquilla González dijo

    Excelente explicación y con el ejemplo queda claro que es margen operacional.
    También seria interesante saber sobre, cómo valorar a una empresa.
    muchas gracias.

    1.    Claudi Casals dijo

      Gracias por tu valoración Alcides, te respondo. El margen operativo forma parte sobre el cómo valorar una empresa. Otro ejemplo sería saber el valor teórico de una acción, cuyo artículo de hecho estoy redactando. Sin embargo, no todas las empresas pueden valorarse rigiéndose con una única manera, por ejemplo muchas tecnológicas, y muchas otras como las del sector servicios. La parte numérica es objetiva siempre y cuando los números estén bien hechos y viendo el contexto en el que trabaja. Otra cosa es la parte subjetiva de valorar una empresa, sobre hasta qué punto podemos creer en su viabilidad o potencial dependiendo del sector, lugar de negocio o la directiva que la gestiona.

bool(true)