Los valores tecnológicos meten miedo a los inversores

Uno de los sectores en los mercados de renta variable que pueden poner en mayor aprieto a los pequeños y medianos inversores es el de las tecnologías. Esta actuación se debe a que ha sido uno de los segmentos que más se ha revalorizado en los meses que llevamos de 2018. Con una apreciación cercana al 25 % y que propicia que haya que ser mucho más cautos con estas propuestas bursátiles a partir de estos momentos. Entre otras razones porque va a ser mucho más complicado que mantengan estos excepcionales ratios en su rentabilidad.

Por otra parte, conviene recordar que en caso de que se produzca un cambio de tendencia en los mercados de renta variable internacionales serán precisamente los valores tecnológicos quienes lo pasen peor en la formación de sus precios. Un escenario, de tendencia alcista a bajista, que predicen buena parte de los analistas financieros. En especial en un entorno coyuntural como el que puede darse a partir del año que viene. Porque estos valores tan especiales se caracterizan porque suben mucho, pero también por ser lo que más euros se dejan por el camino. Algo que sin lugar a dudas puede pasar, aunque no se sabe a partir de qué fecha.

Otro aspecto que hace que los inversores sean prudentes en estos momentos es el hecho de que para buena parte de los analistas financieros los valores tecnológicos están sobrevalorados. Es decir, están muy caros y antes de tomar posiciones hará que esperarlo a que muestren unos precios más competitivos que los que tienen ahora. Hasta el punto de que ya habrá mejores momentos para comprar sus acciones a mejores precios, aunque sea después de muchos meses o incluso años. El actual entorno no es muy entusiasta para realizar compras en los mercados de renta variable. Al menos durante unos cuantos meses.

Tecnológicos: atención a sus índices

Una estrategia muy eficaz para calibrar cómo va a ser el comportamiento de los valores tecnológicos para por analizar la evolución de los índices de este segmento empresarial. En este sentido, un punto de referencia muy relevantes estará constituirá por el comportamiento del mercado tecnológico por excelencia, el Nasdaq 1000. Será necesario que por encima de todo no abandone en ningún momento el importe nivel de 2.400 pun­tos. Será una de las claves para entrar o salir de los valores tecnológicos con ciertas garantías de éxito. A pesar de que todavía las posiciones compradoras se pueden imponer sobre las vendedoras. Este se podrá comprobar a la vuelta de las vacaciones.

Mientras que por otra parte, también está el factor de la retirada de estímulos financieros en los mercados y que ya ha sido anunciado por el Banco Central Europeo (BCE). Hasta el punto de que podrá originarse a partir del próximo año y puede tener unos efectos muy negativos sobre esta clase de valores en su conjunto. No en vano, serían uno de los más perjudicados en este escenario que se plantea para los próximos meses o años. En donde los pequeños y medianos inversores desde luego que tienen más que perder que ganar. Esto es así de sencillo.

Sustos para los próximos meses

No cabe duda de que los valores tecnológicos podrán dar más de una sorpresa negativa después de las vacaciones y a pesar de las recientes subidas en los mercados de renta variable. Porque en efecto, los valores de estas características cotizan, más que por los resultados empresariales que presentan todos los trimestre, por las expectativas de crecimiento que ofrecen estas compañías. Siendo en cualquiera de los casos, una de las más perjudicadas en los procesos bajistas desarrollados en los mercados de renta variable.

No puede olvidarse bajo ningún aspecto que precisamente los valores tecnológicos los más propensos a impulsar grandes revalorizaciones en las fases alcistas de la bolsa. Por encima de otros sectores que son más o menos cíclicos y que también tienen un buen comportamiento en esta clase de escenarios. Mientras que por el contrario, en los periodos bajistas suelen desencadenar importantes desplomes en el precio de sus acciones. Con una verticalidad que llama mucho la atención a todos los pequeños y medianos inversores. Con recortes que incluso pueden superar niveles del 5 % en cada sesión bursátil.

Bajo una volatilidad extrema

Otro de los grandes denominadores comunes en esta clase de valores bursátiles es su enorme volatilidad. Es decir, presentan unas diferencias muy acusadas entre sus precios máximos y mínimos dentro de la misma sesión bursátil. Con divergencias muy peligrosas que pueden superar niveles del 10 % o incluso más en algunos momentos. Con un riesgo más que notable sobre las carteras de inversión de los inversores con menos experiencias en los mercados financieros. No en vano, se hace muy complicado operar con estos valores si no se tiene un cierto grado de aprendizaje. Porque no puede olvidarse que los riesgos son grandísimos.

Por otra parte, esta volatilidad de la que estamos hablando hace que la forma de operar en los valores procedentes de las nuevas tecnologías sea un tan especial. Esto se debe a que se deben realizar movimientos muy rápidos en los mercados financieros. Más allá de sus consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista fundamental. Es decir, deben ir dirigidas al más corto plazo y casi nunca a periodos de permanencia a medio o largo plazo. Esto es algo que sanen muy bien los inversores con largos años de experiencia en los mercados de renta variable.

Más sensibles a las recesiones

No menos importante es el hecho de que los valores tecnológicos serán los más perjudicados en caso de aterrizar una nueva recesión económica. Un hecho que no descartan los más importantes analistas financieros. Si no que por el contrario, lo vienen advirtiendo desde hace tan solo unos meses. Esta es una razón más que contundente para no estar posicionado en estos valores si al final cristaliza este escenario económico tan preocupante para todos. Porque por otra parte, son empresas, por lo general, que no reparten ningún dividendo a los accionistas, tal como ocurre por ejemplo con las eléctricas, bancos o concesionarios de autopistas.

En este sentido, los expertos en bolsa aconsejan tomar posiciones muy prudentes con esta clase de valores tan especiales. Hasta el punto que llegan a opinar que se ha llegado tarde a entrar en sus posiciones. Debía haberse aprovechado los mejores años de la bolsa en cuanto a su rentabilidad. Es decir entre los periodos comprendidos entre los años 2012 y 2015. En donde algunas de estas propuestas bursátiles llegaron a revalorizarse por encima del 60 %. Un auténtico negocio para los usuarios que hayan tomado posiciones en los primeros años de esta década. Si ha sido así, enhorabuena, porque habrás ganado mucho dinero en estas operaciones.

¿Por qué están sobrecompradas?

Otro de los aspectos que conviene analizar es porque sus acciones están tan caras en estos momentos, en opinión de buena parte de los analistas financieros. Pues bien, porque esta clase de empresas han estado subiendo durante muchos años, quizás excesivos y esto tarde o temprano se termina pagándolo de una u otra forma. También puede que hayan desarrollado un techo de relevancia en sus cotizaciones, como se puede prever durante estas semanas. Porque en efecto, no podrán subir permanentemente tal y como lo venían haciendo hasta ahora. En algún que otro momento tendrá que haber un importante cambio en la tendencia.

En este sentido, los valores tecnológicos es lo más parecido que puede habar a las compañías cíclicas. Es decir, que van a favor de tendencia, tal y como sucede con propuestas bursátiles como pueden ser Arcelor Mittal o Acerinox, por poner tan solo algunos ejemplos. Incluso con una tendencia muy acusada que pueda agudizar estos movimientos en la cotización de los precios. Desde esta perspectiva, son valores que son muchos más fáciles de seguir y sobre todo de invertir. Porque hay pocos motivos para las sorpresas, tanto en uno u otro sentido.

Un tipo de negocio recurrente

Si por algo se distingue Iberdrola es porque representa una línea de negocio que siempre es demandada por parte de los ciudadanos. Necesitan energía para sus hogares o trabajos y esta empresa se lo proporciona todos los meses bajo una tarifa que va en aumento año tras año. Este es uno de los motivos por los que reparte beneficios entre todos sus accionistas. A diferencia de otras líneas de negocio de dependen de otros factores para vender sus productos o servicios. Esto ofrece una gran tranquilidad a los inversores que han tomado posiciones en este valor.

Por otra parte, la electricidad es uno de los negocios más estables dentro del empresariado nacional. Con muy poca competencia debido a las especiales circunstancias por las que vive este relevante sector. Por último, también hay que reseñar que es muy complicado que esta clase de empresas quiebren en algún que otro momento de su vida empresarial. Algo que no ocurre en otros sectores más vulnerables a este hecho destacable que si puede suceder en otras empresas cotizadas. Muy del gusto por parte de los ahorradores de toda la vida. Nada extraño en un valor como este.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.