¿Qué son los valores cíclicos y cómo actúan en bolsa?

cíclicosLos valores cíclicos son uno de los más característicos de la renta variable. Porque a través de ellos, pueden conseguirse mayores rentabilidades en los periodos económicos más expansivos. Aunque a cambio, en los recesivos sufren importantes depreciaciones en sus precios. No en vano, sus líneas empresariales tienen una vinculación muy notable con los ciclos económicos. Hasta el punto que obtienen mayores beneficios en la parte alcista del ciclo y a la inversa.

Pertenecen a sectores tan dispares como el consumo discrecional, las financieras o los diferentes segmentos turísticos (compañías aéreas, grupos hoteleros, centrales de reservas, etc.). De todas formas, también destacan otro grupo de compañías cotizadas en renta variable que reaccionan con mayor lentitud a la aparición de los nuevos periodos económicos. Pero que al final apuntan subidas y bajadas muy verticales en la cotización de sus precios. Como en el caso concreto de las empresas industriales. Todos ellos mantienen una tendencia muy bien definida en los periodos de auge y decaimiento en la economía. Constituyéndose en unos candidatos muy apreciados para abrir y cerrar posiciones en los mercados financieros, respectivamente.

Desde luego que si hay un mercado financiero que define los sentimientos de una economía claramente expansiva, ese no es otro que el tecnológico Nasdaq. En sentido contrario, es decir anticíclico, los futuros del oro. Con una respuesta de ambos totalmente divergente en cada uno de los periodos que determinan la situación de la economía. Hasta el punto que los flujos monetarios de los grandes inversores pasan de uno a otro ante cualquier cambio en las perspectivas de crecimiento global.

¿Cómo actuar en estos escenarios?

Con esta clase de valores puede llevarse una estrategia de inversión que es muy ventajosa para los minoristas. Tan sencilla como tomar posiciones en los periodos alcistas y vender en los recesivos. Es una norma que está siempre presente en los mercados financieros. En donde el dinero acude a los sectores que ofrecen mayores posibilidades de revalorizarse. Para optar por esta actuación, en primer lugar habrá que identificar cuáles son los valores de estas características que están integrados en el mercado continuo español. Pues bien, Arcelor, Sol Meliá, Indra, NH Hoteles, Mapfre o Acerinox son algunos de los más relevantes representantes de este selecto grupo de la renta variable nacional. Se encargan de comercializar productos que suelen ser costosos y no se conforman como de primera necesidad. En donde su consumo se pospone para mejores situaciones.

¿Cómo actuar en estos escenarios?

liquidezUna de las claves para detectarlos se basa en el incremento del volumen de contratación que se genera en las fases más positivas para la economía. Con una fuerte presencia de órdenes compradoras con respecto a las vendedoras. Será la señal definitiva para entrar en sus posiciones para periodos de permanencia al medio y largo plazo. Debido a que los ciclos económicos tienen una duración muy larga que puede extenderse durante muchos años. Aunque es en la fase de irrupción de los ciclos expansivos en donde estos valores se comportan mejor que sus competidores. Con apreciaciones, que en buena parte de las sesiones bursátiles, se sitúan por encima del 5 %.

Porque en efecto, una de las principales características de los valores cíclicos es que durante los periodos alcistas siempre se comportan mucho mejor que el resto de las propuestas bursátiles. Mientras que en los recesivos, sus depreciaciones son más llamativas. Cuando el dinero abandona los valores anticíclicos para refugiarse en los cíclicos es una clara señal de confianza por parte de los mercados financieros. Será el momento para tomar posiciones en algunos de sus representantes.

Durante el periodo más duro de la crisis económica, entre 2008 y 2010, un valor cíclico por excelencia como Arcelor se dejó el 45 % de su valoración en el mercado continuo nacional. Pasando de cotizar 45 a 25 euros en tan solo dos años. Todo lo contrario de un anticíclico como Ebro Foods, que llegó incluso a revalorizarse en torno al 16 %. Desde 12 a 14 euros la acción. Con un desfase en el periodo analizado entre ambos valores superior al 60 % y que resume perfectamente la diferencia entre dos conceptos opuestos de entender la bolsa.

Propuestas para contratar

Los sectores anticíclicos, por el contrario, están integrados por compañías que generan bienes y servicios que mantienen una demanda muy estable. Están representados por segmentos empresariales tan relevantes como utilities, alimentación o productos de primera necesidad. Hay una razón muy convincente para explicar este escenario y que se debe a que en los momentos de recesión económica, los consumidores dejan de viajar o comprar vehículos. Pero en cambio, siguen alimentándose y consumiendo las energías básicas para el mantenimiento de su hogar. En consecuencia, las empresas que aportan estos servicios sufren con menos rigor los efectos de la crisis económica. Con un menor desgaste en sus cotizaciones y que incluso pueden repuntar en contra del sentimiento general de los mercados financieros.

Por este motivo, no es de extrañar que de una u otra forma estén considerados como valores defensivos o refugio. Por una razón bien sencilla de entender y que no es otra que sortean con un mejor comportamiento en sus precios estos ciclos de la economía. Por la misma razón que se comportan peor que el resto en los fases más álgidas del crecimiento económico. O incluso en los periodos con una tendencia indefinida, como el actual. Además, esta clase de valores son más propensos a repartir dividendos entre sus accionistas. Con retornos sobre los ahorros entre el 3 % y 8 %, como elemento de disuasión para mantener a su accionariado en los periodos más convulsos para la economía internacional.

Consejos para no perderse

Si por algo se caracterizan los valores que presentan estas peculiares características es porque son más vulnerables a los ciclos económicos. Y por tanto requieren de un tratamiento sustancialmente diferente. Tanto en lo que se refiere a los momentos de entrada como para cuando hay que deshacer posiciones. En donde se pueden partir de una serie de recomendaciones que te exponemos a continuación.

  • Puedes configurar una estrategia de inversión en función del momento en que vive la renta variable, pero sobre la evolución de la economía internacional. Las condiciones serán muy diferentes de una a otra coyuntura. Al igual que habrá valores más sensibles de ser contratados en uno u otro momento. No te quedará más remedio que diferenciar estos periodos que se presentan en la coyuntura internacional.
  • No porque la economía internacional no vaya bien, tienen que ser todos los valores bursátiles perjudiciales para tus intereses personales. Es decir, que no puedan ser rentabilizados para mejorar el saldo de tu cuenta corriente.
  • Una de las estrategias más eficaces para los escenarios económicos diferentes es comprar o vender las acciones al inicio de cada uno de los periodos. La anticipación será una de las claves para mejorar los márgenes de rendimiento. Bajo unas proporciones muy satisfactorias para tus intereses como pequeño o mediano inversor.
  • Si deseas confeccionar una cartera de inversión equilibrada para los diferentes escenarios de la economía internacional, no te quedará más remedio que incluís a los valores del sector eléctrico y bancario. Recogen todo lo necesario para equilibrar la tendencia de ambas situaciones. De cualquier forma, será una estrategia muy eficaz y para nada agresiva.
  • Tienes que ser decidido para tomar decisiones en los periodos de expansión económica. A través de actuaciones decididas, pero muy reflexionadas sobre lo que tienes que hacer en cada momento. En cualquier caso, debes de evitar cualquier fase de dudas que te puedan perjudicar en tus intereses en los mercados de renta variable.

Valores cíclicos por excelencia

valoresSu quieres confeccionar tu nueva cartera de inversión con los valores expansivos no deben faltar algunos sectores de la bolsa. Entre ellos, el bancario ya que es en este periodo donde más se revalorizan sus acciones. Por encima de otros segmentos empresariales. Hasta el punto que puede recogerse retornos a los ahorros más que notables. En muchas de las ocasiones incluso por encima del 10 %. En cualquiera de las entidades financieras que cotizan en los mercados financieros.

Otro de los sectores más expansivos en este periodo corresponde a las nuevas tecnologías. Se trata de una apuesta mucho más agresiva pero que conlleva una recompensa muy fuerte. Porque en efecto, sus revalorizaciones destacan por encima de otros valores más estables. Tienes muchas propuestas en donde elegir, aunque será muy conveniente que detectes los valores con mejor aspecto técnico. Y si están en tendencia alcista, pues mucho mejor para tus intereses personales.

De cualquier forma, la clave del éxito será los niveles de entrada en estos valores. No en vano, determinarán la rentabilidad de tus cuentas personales. Al igual que debes saber vender. Quizás la parte más complicada de este proceso tan especial en los mercados de renta variable. Porque deberás estar muy atento a cuando terminan las fases expansivas en la economía. Al igual que los periodos recesivos en donde no te quedará más remedio que adoptar una postura mucho más defensiva. No con otro objetivo que proteger tu patrimonio con mayor eficacia y garantías de éxito.


Un comentario

  1. Un valor cíclico es una garantía de renta variable cuyo precio se ve afectado por altibajos en la economía en general. Las existencias cíclicas se relacionan típicamente con las compañías que venden artículos discrecionales que los consumidores pueden permitirse comprar más en una economía en auge. Contraste las existencias cíclicas con los productos básicos de consumo, que la gente sigue demandando incluso durante una recesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *