Los mejores consejos para comprar con éxito en la bolsa

comprar

Seguramente que es uno de tus deseos más inmediatos en la inversión es comprar acciones en la renta variable con ciertas garantías de éxito. Pues bien, una buena compra en los mercados bursátiles supone un paso muy importante que te va a conducir a lograr que las plusvalías no tarden en llegar. Para ello es necesario que tomes una serie de precauciones con el objetivo de que una pésima toma de posiciones pueda lastrar la inversión que vas a desarrollar a partir de estos momentos.

En este sentido, es muy práctico que antes de tomar posiciones en un valor estudies su aspecto técnico y fundamental. No puedes dejar de realizar esta actuación ya que sus efectos pueden ser devastadores sobre tu cuenta de resultados. En especial, porque tendrás más posibilidades de desarrollar minusvalías que puedan afectar a tu cuenta de ahorro, al menos al corto plazo. Este es un escenario que debes evitar por encima de cualquier otra consideración.

Desde luego que es muy práctico entrar en los sectores más alcistas en cada momento para conformar una cartera de valores potente y equilibrada. Y que además pueda estar apoyada  por unos datos fundamentales de las empresas realmente positivos. Esta es una labor que deberás realizar antes de tomar una decisión sobre a donde debes dirigir tus ahorros en esos momentos. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico y que de las que ya se han hablado en este blog.

Pautas para comprar a buen precio

precio

El inversor minoritario deberá proceder a disponer de unas pautas sólidas para llevar a cabo su proceso de compras. En este caso, a través de una serie de recomendaciones que podrán ser de gran utilidad en algún que otro momento de tu vida. Como por ejemplo, por medio de las siguientes actuaciones en los mercados de renta variable:

Optar por valores que se encuentren en un movimiento alcista. Son la mejor garantía para que no haya equivocaciones en la decisión y si puede ser bajo la figura de subida libre, pues mucho mejor para tus intereses personales. Será más complicado que no consigas tus objetivos más anhelados.

Comprando valores próximos a sus precios de soporte. Para posteriormente venderlos en zona de resistencia, aunque también en el caso de que se rompiese los soportes. Es una de las estrategias más sencillas que son utilizadas en bolsa, aunque para ello hay que llevar un seguimiento puntual de la evolución de las cotizaciones de los valores bursátiles.

Valores que han tocado fondo: es uno de los escenarios ideales para cualquier inversor que tenga que hacer frente a las compras. Pero con el inconveniente de que es muy difícil detectar el punto exacto en donde se forman estos niveles.

Entrar en los sectores más favorables: es otra opción ciertamente interesante que consiste en apostar por valores que integren sectores con buenas expectativas de crecimiento para los próximos meses. Con un potencial de revalorización más amplio que en los restantes sectores bursátiles.

Priorizar un análisis de los valores

Estudiar su análisis técnico y fundamental es una buena estrategia para entrar en los mercados de renta variable a buen precio. Hasta el punto de que es una operación que te puede hacer ahorrar mucho dinero en los ajustes en los precios de compra y venta de las acciones.

Por otra parte, buscar valores con mayor potencial de revalorización siempre es muy recomendable por la seguridad que nos proporciona en nuestras operaciones en bolsa. Esta estrategia consistiría en encontrar aquellos valores que están más alejados de su precio objetivo, y por tanto, tienen un mayor grado de revalorización. En estos momentos, se pueden encontrar compras que cotizan con un descuento de hasta el 30 % sobre su precio asignado por los intermediarios financieros.

Recomendaciones de los brokers: regularmente los intermediarios financieros fijan unos valores más aptos que otros para realizar sus compras. Es una indicación muy seguida por gran parte de los inversores, aunque con el inconveniente de que en algunas ocasiones no se cumplan las previsiones por diferentes motivos.

No arriesgar en las decisiones. Puede emplearse estrategias en la inversión más seguras que las restantes. Como por ejemplo, decantarse por los valores más conservadores: poco volátiles, fiables, estables en sus precios y que reparten dividendos anualmente. La elección de esta estrategia irá encaminada para tomas de posiciones hacia el medio o largo plazo. En cualquier caso, nunca para operaciones que se realizan en el mismo día o incluso de pocas semanas ya que requieren de otro tratamiento.

Revisión los precios con cierta regularidad: para poner de manifiesto que es el momento oportuno de la inversión no estaría de más analizar el estado general del índice en donde vayamos a tomar posiciones, sea nacional o internacional. Proporcionará una mayor garantía en cada apuesta bursátil, así como una herramienta de trabajo de gran utilidad para lograr nuestros objetivos más inmediatos. Hasta el punto de que evitará incidencias en nuestra cartera de inversión a partir de esos momentos.

Actuaciones que no deben hacerse

errores

Por el contrario existen una serie de pautas, que por su dudosa efectividad, nunca deben emplearse a la hora de canalizar una inversión en la renta variable. En especial porque sin lugar a dudas pueden perjudicar los pequeños y medianos inversores. Por tanto es aconsejable tener presente estas actuaciones para no caer en ellas y, que no puedan lastrar la rentabilidad de nuestra inversión. Supondrá efectivamente un ahorro en toda toma de posiciones que hagan los usuarios bursátiles. Como por ejemplo, a través de las siguientes actuaciones que te exponemos a continuación.

Comprar por comprar, es decir, seleccionar un valor independientemente del aspecto técnico o fundamental que tenga en esos momentos. Conduce en la mayoría de los casos a efectos no deseados.

Tener la predisposición de abrir posiciones en valores con alto poder especulativo con la falsa creencia de que se podrá obtener plusvalías más fácilmente. Son de alto riesgo y el inversor debe saber los peligros en que incurre apostando por ellos.

Entrar en el mercado en períodos bajistas en donde el precio de compra puede tardar mucho tiempo en alcanzarse. Es lo que vulgarmente se dice quedar “enganchado”.

Dejarse llevar por recomendaciones poco objetivas o interesadas que pueden desorientar al inversor en su estrategia de entrar en los mercados bursátiles.

Tomar posiciones cuando un valor ha realizado casi en su totalidad su proceso alcista, ya que lo único que le quedará es regresar a posiciones vendedores después de haberse revalorizado durante un período más o menos prolongado.

Invertir en valores que se encuentren en un proceso bajista totalmente nítido, con la creencia de que su recuperación sea pronto. A no ser que el mercado ofrezca señales claras de compra es mejor abstenerse de ellos.

Y, especial cuidado a los valores que son objeto de movimientos corporativos, rumores o cambios en su accionariado. No en vano, se caracterizan porque pueden revalorizarse en pocas sesiones bursátiles, pero también las caídas pueden ser pronunciadas y en pocas sesiones bajar fuertemente en su cotización. Esta clase de estrategias en la inversión están destinadas a los inversores más avezados y que tienen la experiencia a la hora de invertir en esta clase de valores. Entre otras razones porque realmente conocen su comportamiento.

Aprovechar los recortes

recortes

En las tendencias alcistas una norma muy común entre los inversores más experimentados consiste en esperar a que se produzcan recortes en la cotización de los precios de las empresas para entrar en el mercado a precios más competitivos. Esta estrategia tan habitual en las inversiones puede propiciar un mayor recorrido al alza del valor y, por tanto, mayores posibilidades de revalorización.

No puede olvidarse que estos recortes puntuales se producen cuando se produce un cierto cansancio en las posiciones compradoras y empiezan a salir a flote las ventas, es decir, cuando el mercado está sobrecomprado. No en vano, se necesita un ajuste en los precios para seguir en su escalada alcista. Estos descansos tan lógicos por otra parte en su cotización de precios son muy deseables ya que propicia que empiecen a aflorar las ventas. Se producen varias veces durante un proceso alcista, incluso los analistas bursátiles lo califican como de “movimientos completamente saludables del mercado” que sirven para que los índices, sectores o valores tomen más fuerza en las próximas sesiones bursátiles.

Están especialmente indicados hacia aquellos inversores que se dirigen al más corto plazo y quieren sacar todo su potencial a los movimientos alcistas que experimenta la renta variable. Una de sus razones más relevantes es que se podrá disponer de un mayor número de acciones por el mismo importe en la inversión. Una actuación que se potencia cuando los valores reparten dividendos entres sus accionistas ya que supondrá un beneficio mayor en este pago regular que se realice de forma regular.

Por otra parte, no puede olvidarse de que esta es una estrategia que puede generarse para ir creando poco a poco una bolsa de ahorro estable. Más allá de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. Para que se cumpla el objetivo final que es rentabilizar el capital invertido, que es de lo que se trata al fin y al cabo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.