Los grandes obstáculos de las bolsas para volver a máximos

Nadie duda de que las caídas en bolsa en los días finales del mes de febrero han sido brutales. Hasta el punto de que ha alejado la valoración de las empresas cotizadas de sus cotizaciones máximas en las primeras semanas de febrero. En donde, por ejemplo, el índice selectivo de la renta variable de nuestro país  y que llegó a sobrepasar el nivel de los 10.000 puntos. Con una tendencia, en ese preciso momento, claramente alcista y que se ha venido abajo en muy corto espacio de tiempo. Pero lo peor es que a partir de estos momentos son muchos los obstáculos que tiene por delante para recuperar esas cotas de valoración en  los mercados financieros.

No es de extrañar que los pequeños y medianos inversores tengan bastantes dudas sobre lo que tienen que hacer con su dinero a partir de estos momentos. Es decir, si es buen momento para entrar o no en los mercados de renta variable, tanto nacionales como de fuera de nuestras fronteras. Porque es mucho el dinero el que está en juego en estas operaciones. En donde una de las claves estará en no precipitarse en los mandatos de compra para comprar los títulos cotizados. Al igual que por el hecho de que las bolsas puedan dirigirse a niveles más de lo que se encuentra ahora y que supondría poner en riesgo nuestros ahorros.

De todas, no hay productos financieros que en estos momentos ofrezcan rendimientos interesantes para las estrategias de los ahorradores. En donde los riesgos también están presentes en los mercados de renta fija y quizás más que  en la variable. Es decir, hay muy pocas alternativas para la inversión a excepción de los metales preciosos que están ejerciendo de valores refugio para atraer el flujo monetario de los grandes inversores. Con importantes revalorizaciones en sus precios, tal y como se podido constatar en las pasadas semanas. Hasta el punto de que ha sido uno de los activos financieros más contratados por parte de los grandes fondos de inversión.

Obstáculos para las subidas

Uno de los mayores problemas para que las empresas cotizadas sigan subiendo es que  el crecimiento económico se va a ralentizar, al menos en los dos próximos trimestres como consecuencia de los efectos del coronavirus. Es decir, van a tener más difícil llevar sus productos o servicios a los restantes países del tablero internacional y por tanto el precio de sus acciones puede que incluso se ajusten más en los próximos meses. De forma que habrá menos opciones para rentabilizar los ahorros a partir de estos momentos. Y mucho menos recuperar los niveles generados a primeros de febrero.

Mientras que por otra parte, tampoco puede olvidase que mucho títulos estaban sobredimensionados hasta hace pocos días. Y en este sentido, era lógico que hubiese un importante ajuste en sus precios tal y como al final ha sucedido en los mercados de renta variable de todo el mundo. Desde es más complejo realizar cualquier clase de estrategia en la inversión bursátil en estos momentos. Desde donde,  y antes de esta bajada tan brutal en los mercados de renta variable, era mucho más complicado rentabilizar los ahorros en función de las expectativas de los propios pequeños y medianos inversores.

Amenaza de recesión en la economía

Otro de los motivos a tener en cuenta para evaluar este escenario es que las economías en el mundo puedan entrar en recesión en un espacio de tiempo muy breve. En este sentido, cabe recordar que desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que ha reducido su estimación de crecimiento global para este año en medio punto al 2,4 % debido sobre todo al impacto de la enfermedad del coronavirus exportado de China. Ello supondría que el mundo crecerá a su tasa más baja desde 2009, cuando estalló la crisis financiera mundial. Los países más afectados por la revisión de la OCDE son India (1,1 puntos menos que antes hasta el 5,1 %) y, como es lógico, China (0,8 puntos de bajada al 4,9 %).

Por otra parte, también hay que incidir en que ya antes del impacto de la enfermedad del coronavirus había serios nubarrones en las economías de casi el todo el mundo. Hasta el punto de que se habían rebajado las expectativas de crecimiento en buena parte de las áreas geográficas del planeta. Con porcentajes que oscilan entre uno y varios puntos sobre las expectativas originales y que desde luego llegarán muy pronto a buena parte de los valores bursátiles. En este caso por medio de los profit warning que ya están apareciendo con cierta frecuencia en los mercados de renta variable, tal y como se pone de manifiesto en estos días.

Depuración en los precios

Otro de los motivos que  puede llevar a un ajuste en los precios de las acciones bursátiles es que haya una necesidad de depurar los altos precios en que cotizan. Se trata al fin y al cabo uno de los grandes obstáculos de las bolsas para volver a máximos debido a que la bolsa ha crecido sin control en los últimos años. Son mucha alegría y sin razones para que se diese este movimiento y que ha provocado a que algunos valores de los mercados de renta variable se hayan apreciado por encima del 50 %. Y en este sentido, es justo que se generen estos ajustes en los precios y que en algunos casos se ha producido de una manera muy violenta y que ha podido perjudicar a los últimos inversores que han entrado en los mercados de renta variable.

Además, no puede olvidarse que hay una norma no escrita en los mercados financieros que dice que nada sube no baja eternamente. Y en este sentido, la bolsa de Estados Unidos no ha parado de subir desde el año 2012 y con correcciones muy puntuales. Hasta el punto de que buena parte de los pequeños y medianos inversores no han entrado en los últimos años debido al mal de altura. Es decir, consideraban que el precio de las acciones era muy alto y con un gran riesgo de que se produjesen recortes muy violentos que les pudiese hacer perder mucho dinero en esta clase de operaciones bursátiles. Y que se ha convertido en uno de los mayores enemigos en estos activos financieros.

Cambio de ciclo

Otro de los factores que explican que los grandes obstáculos de las bolsas para volver a máximos sean ahora mayores que nunca es el previsible cambio de tendencia en los mercados de renta variable en todo el mundo. Para que de esta manera, pase de alcista a bajista, como por otra parte es normal en este tipo de relaciones con el dinero. Y que más tarde que temprano llegará a los mercados financieros, con mayor o menor intensidad en sus movimientos. En donde hay que estar preparado para lo que pueda pasar a partir de este preciso momento. No en vano, es mucho el dinero el que está en juego con un cambio de tendencia en bolsa como el que se prevé por parte de los más importantes analistas financieros.

Mientras que por otra parte, tampoco se puede olvidar que el cambio de ciclo en los mercados de renta variable puede suponer un importante descenso en la rentabilidad en las carteras de inversión en manos de los pequeños y medianos inversores. Y por lo tanto hay que prever esta posibilidad que se puede desarrollar en cualquier momento y puede que sin previo aviso.  Sea cual fuese el precio con el que cotizan en estos momentos estos activos financieros tan habituales en la inversión de los usuarios particulares. Con el riesgo evidente de que al final se pueda incumplir algunos de tus objetivos más inmediatos en tu relación con el mundo del dinero. Más allá de los plazos a los que te dirijas en cualquier momento y situación. Porque al fin y al cabo de lo que se trata es de proteger tus ahorros en los escenarios más adversos para los mercados de renta variable en general, incluso desde los formatos alternativos.

Beneficios no rentables

En muchos momentos no tomar posiciones en la renta variable puede ser un éxito para los intereses del pequeño y mediano inversor, ya que se evitará entrar en pérdidas. Y que de otra forma, podrán destinar este dinero a otros productos de ahorro que le reportará beneficios, aunque muy pequeños pero es rentabilidad al fin y al cabo. Sobre todo porque podrá rescatarlo cuando quieran o en períodos muy cortos que puede asumir perfectamente, sin que afecte a su presupuesto doméstico.

Determinados ahorradores invierten su dinero en la bolsa bajo la falsa creencia de que lo rescatará en pocas semanas con plusvalías, pero se encuentran con todo lo contrario, que en este período pueden llegar a perder más del 10 % si la evolución de la cotización ha sido bajista.

No todos los períodos ofrecen las mismas oportunidades de compra y la clave para hacer efectiva una buena inversión no solamente reside en elegir el momento adecuado para entrar en bolsa sino también en determinar el período en que es mejor estar ausente de los parquets bursátiles.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.