Los bonos soberanos españoles en peligro

La estabilidad en los bonos soberanos española es un denominador común que se mantenido en los últimos años. Afectando a varios productos destinados a la inversión y el ahorro. Pero ahora pueden estar en serio peligro según la agencia de calificación crediticia Moody’s que ha alertado de una posible rebaja del rating soberano de España. En la actualidad está catalogada en niveles de ‘Baa1’ con perspectiva ‘estable’, si se revierten las reformas laborales y de pensiones, según se desprende de un informe publicado por la firma este martes.

Esto en la práctica quiere decir, que si se llegase a esta situación, terminaría afectando a los bonos de nuestro país. Pero también a otros productos financieros, como por ejemplo fondos de inversión en renta fija, fondos cotizados, planes de pensión y en general la mayoría de los modelos para generar una rentabilidad al ahorro de los pequeños y medianos inversores. En cuyo caso, bajaría su remuneración en una u otra intensidad en función de la nueva calificación crediticia de Moody’s. En cualquier caso, es un aviso a navegantes que no merece la pena minusvalorar porque puede afectar a buena parte de los usuarios.

Mientras que por otra parte, sería un duro golpe a los mercados de renta variable de nuestro país porque se vería lastrado por esta determinación por parte de los agentes financieros internacional. Porque en efecto, no puede olvidarse en estos momentos que las reformas laborales y de pensiones están en la mesa bajo una serie de medidas por parte del nuevo gobierno que se forma en nuestro país a partir de estos momentos. Con una incidencia más que notoria en la economía nacional y que tendrás sin lugar a dudas sus efectos en los mercados bursátiles.

Bonos soberanos: ¿cómo se contratan?

Este producto procedente de la renta fija se materializa básicamente a través de una contratación directa en los mercados financieros. Con una rentabilidad que se va renovando en cada mes en función de las variables que aporta el país. En estos momentos, el bono soberano nacional es uno de los periféricos más rentables que pueden detectarse. Por encima de otros de similares características como es el bono italiano. Producto que está siendo penalizado por los mercados financieros por la política desarrollada por ese país latino.

El bono español, por otra parte, puede tener diferentes vencimientos y por este motivo puede ser considerado como un producto financieros muy flexible. Va dirigido a periodos de permanencia al corto plazo, pero en otras modalidades también al medio y largo plazo. Con una rentabilidad que se conoce previamente a su contratación y que en estos momentos se mueve con unos márgenes de intermediación que van del 1,12 % al 1,90 % aproximadamente. Se trata en cualquier caso de un tipo de interés que siempre es fijo y garantizado todos los años.

A través de los fondos de inversión

De todas formas, la forma más sencilla y cómoda para los pequeños y medianos inversores para contratar un producto de estas características es a través de los fondos de inversión basados en la renta fija. Están presentes en buena parte de las carteras de inversión que vienen desarrollando las gestoras, tanto nacionales como de fuera de nuestras fronteras. Por medio de diversos formatos que están disponibles para que puedan ser suscritos por los usuarios. Más allá de otra serie de consideraciones de carácter técnico.

Mientras que por otra parte, no puede olvidarse que esta de clase de fondos van combinados con otros activos financieros. Tanto procedentes de la renta fija como de la variable, al igual que desde otras opciones alternativas. Con el objetivo prioritario de diversificar las inversiones para proteger las aportaciones monetarios en los momentos más adversos para los mercados financieros. También están presentes bajo una gestión activa o pasiva en función de la estrategia en la inversión de la propia gestora. Con unas comisiones que varían del 0,7 % al 1,5 % en función de su composición.

Integrados en los ETFs

Este es otro producto financiero en que se incluyen los bonos soberanos nacionales. Se trata de un modelo de ahorro que mezcla los fondos de inversión con la compra y venta de acciones en la bolsa. Dirigido a un plazo de permanencia más corto que en los fondos de inversión más convencionales. Por otra parte, también se caracteriza porque su exposición a otros activos financieros es sensiblemente menor. Muy fáciles de contratar y se han  constituido en una clara alternativa a la inversión en los últimos años por sus especiales características.

Por otra parte, tampoco puede olvidarse que este producto financiero está disponible en la actual oferta de las entidades de crédito con una amplia gama de modelos de diversa naturaleza. Para que los pequeños y medianos inversores puedan elegir el formato que mejor se ajusta a su perfil como inversor. Aunque en este caso, destacan porque no hay una rentabilidad garantizada en ningún momento y todo depende de su evolución en los mercados financieros. Aunque por lo general suelen generar un pequeño rendimiento todos los años. Recuperándose las aportaciones monetarias y sus correspondientes intereses en el momento de su liquidación.

Diferencias respecto a otros bonos

El bono español mantiene unas constantes que hay que valorar en el momento de su contratación y que son las siguientes que exponemos a continuación. Se trata de bono que es menos seguro que el alemán o americano ya que no ejerce de refugio en los momentos de inestabilidad e los mercados financieros de renta variable. Mientras que por otra parte, no genera la inestabilidad en estos momentos del bono italiano. En donde el factor de la prima de riesgo es determinante para impulsar su rentabilidad en los mercados financieros, con variaciones de un mes a otro en función de estas variables.

En cualquier caso, esta clase de productos derivados de la renta fija está especialmente dirigida a un perfil de inversor muy bien definido. El de una persona conservadora o defensiva en donde prima por encima de otra clase de consideraciones la seguridad por encima de otra clase de estrategias más agresivas y que en la mayoría de las ocasiones tiene más que ver con su rentabilidad. No es producto para especular ni para obtener grandes plusvalías, si no que por el contrario es ideal para crear una bolsa de ahorro más o menos estable de cara al medio y largo plazo.

Ventajas de los bonos nacionales

Hay que considerar una serie de aportaciones en su suscripción y que son los que exponemos a continuación: para que de esta forma, estemos en condiciones de valorar esta operación en los mercados de renta variable.

  • Genera una rentabilidad, que si bien no francamente espectacular al menos permite generar un dinero todos los años.
  • Generalmente se trata de un producto financiero que tiene su vencimiento y que en todos los casos hay que cumplirlo.
  • Se trata de un producto que es muy fácil de contratar y que por tanto no requiere de un especial aprendizaje en sus operaciones ni en su compresión.
  • Está presente en la oferta de que vienen desarrollando todas las entidades bancarias de nuestro país y no habrá ningún problema para su correcta formalización.
  • Sus comisiones no son muy expansivas y en cualquier caso están por debajo de las aplicadas en la compra y venta de acciones en la bolsa.
  • Es una inversión que está considerada con muy pocos riesgos en sus operaciones, aunque depende de la evolución en los mercados financieros.
  • Y por último, hay que destacar que esta clase de bonos están integradas para las inversiones más conservadoras o defensivas por parte de los pequeños y medianos inversores.

A expensas de reformas en pensiones

De todas formas, los bonos nacionales pueden estar en revisión en función de si al final se revierten las reformas laborales y de pensiones. Este es uno de los riesgos que hay que tener en cuenta a partir de estos momentos. En el sentido, la agencia crediticia sitúa esta reversión de las reformas y las demandas secesionistas de Cataluña como los principales riesgos crediticios que tiene ahora el país. En cuyo caso, no sería un producto financiero tan rentable como lo pueda ser en estos momentos mismos. Por lo tanto habría que valorar esta nueva situación con los nuevos parámetros de los que depende su rentabilidad.

Mientras que por otra parte, “la fortaleza de la economía española refleja una mejora de la posición competitiva que resulta en superávits externos sostenidos y un crecimiento significativamente más matizado que en el pasado», señalaba Moody’s en su comunicado. Siendo de cualquier manera una de las sombras que presenta este producto para la inversión para los próximos meses o incluso años. Con la inestabilidad que puede provocar en la demanda de los pequeños y medianos inversores.

Al igual que lo que pueda pasar en el mercado laboral, ya que una de las intenciones de Pedro Sánchez es derogar la reforma laboral que fuera impulsada por Mariano Rajoy en medio de la crisis económica. Con unos efectos para nada positivos sobre la rentabilidad de esta clase de bonos y que por tanto perderían competitividad ante los inversores extranjeros a partir de ese momento.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.