¿Qué son los blue chips?

Los blue chips es uno de los grupos más relevantes en la bolsa y representan a las empresas con mayor peso específico en los índices bursátiles. Porque al referirse a este selectivo grupo estamos hablando nada menos que de los valores estrellas de los mercados financieros. Valores que se caracterizan sobre todo por su gran estabilidad societaria y también porque muestran un elevado nivel de liquidez. Hasta el punto que son los que mueven más títulos en todas las sesiones bursátiles. Con un volumen de contratación por encima de los restantes. Sirviendo como punto de referencia para buena parte de los pequeños y medianos inversores.

Por todos estos motivos, los blue chips no es un grupo de valores muy numeroso. Si no que por el contrario se reduce a las mejores compañías de la renta variable. En este sentido, y por lo que respecta al índice selectivo de la bolsa española, el Ibex 35, los blue chips están representados por compañías del musculo financiero de BBVA, Banco Santander, Inditex, Telefónica e Iberdrola. Es decir, los valores cuyo valor en bolsa es más alto y que gozan de la confianza de buena parte de los inversores.

Uno de sus denominadores comunes es que presentan un alto volumen de contratación, por encima de la media. Todos los días se compran y venden un número muy alto de acciones y no hay ningún problema para realizar las operaciones. Entre otras razones porque siempre existen compradores y vendedoras que certificarán los movimientos de los inversores. No hay problemas para quedar enganchados en sus posiciones, como por otra parte ocurre con otros valores que cuentan con menor liquidez. Como puedes comprobar es muy fácil detectar a este grupo de elite de la renta variable española.

Blue chips: liderazgo dentro del grupo

Hasta hace unos pocos años, este sector de la bolsa estaba liderado por Telefónica. Pero en los últimos meses ha habido variaciones hasta el punto de erigirse Inditex en la empresa con una valoración bursátil más elevada en España. No en vano, la empresa fundada por Amancio Ortega está valorada en 91.380 millones de euros. Siendo uno de los puntales para la inversión, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. En este sentido, hay que recordar que esta empresa textil ha sustituido como uno de los blue chips a la petrolera Repsol. Porque los blue también se van renovando y actualizando tal y como paso con los integrantes del Ibex 35.

Por otra parte, otras de las características de los denominados blue chips españoles es su fuerte presencia en la renta variable europea. Hasta el punto de integrarse en su índice bursátil más representativo como es el Eurostoxx 50 junto a las mejores compañías cotizadas del viejo continente. Son valores que despiertan la atención, no solo de los inversores domésticos, sino de otras áreas económicas. No es extraño, por tanto, que formen parte de las carteras de inversión confeccionadas por las gestoras más importantes del mundo.

Estabilidad en los precios

Pero si por algo se distinguen estos valores tan especiales es porque muestran una mayor estabilidad en la formación de sus precios. Es decir, su volatilidad no llega a niveles extremos, sino que por el contrario no hay excesivas diferencias entre sus precios máximos y mínimos. Al menos durante buena parte de las sesiones bursátiles. De esta forma, el pequeño y mediano inversor tiene la seguridad de que sus precios no se desplomaran con estrepito en los escenarios menos favorables  para los mercados de renta variable.

Otro elemento de análisis en los blue chips es que no muestran importantes divergencias con respecto a sus respectivos índices bursátiles. Es decir, replican con gran mimetismo a estos. De forma que si el Ibex 35 sube un 1 % querrá decir que estos valores se moverán bajo los mismos márgenes en los precios marcados por los mercados financieros. No hay variaciones sensibles sino que su comportamiento siempre va por la misma línea. Sea en tendencias alcistas como en las bajistas, sin ningún grado de exclusiones. Es algo que define a estas propuestas y que puedes detectar rápidamente en la bolsa.

Seguidos por los intermediarios

También se caracterizan porque son unos valores que son seguidos por los agentes financieros para integrarlos en su cartera de valores. Pero también tienen un seguimiento de su evolución en bolsa y se les asigna un precio objetivo para orientar a los inversores a realizar sus operaciones. Con una revisión de sus expectativas en función de los resultados empresariales que presentan todos los trimestres del año. Uno de los efectos de estas actuaciones es que siempre tendrás más información en comparación con otros valores que no integran este club tan selectivo en la bolsa.

Además, otra de las ventajas más relevantes de los blue chips es que están presentes en los fondos de inversión basados en la renta variable española. No es necesario comprar y vender acciones en bolsa, sino que por el contrario puedes satisfacer este deseo a través de este producto financiero. Con una mayor diversificación al estar conformado junto con otros activos financieros. No solamente procedentes de la renta variable, sino también de la fija o incluso desde opciones alternativas. Algo que no ocurre con los valores con menor liquidez.

Reparte un alto dividendo

Una de las aportaciones de los valores denominados como blue chips es que reparten entre sus accionistas un dividendo muy importante. Con un rendimiento fijo y anual que oscila entre el 4 % y 6 % aproximadamente. A través de un pago que puede tener diferente periodicidad: anual o semestralmente y que irá a tu cuenta corriente en las fechas en que se hagan efectivos. Se trata de una estrategia muy especial para conformar una renta fija dentro de la variable. Independientemente de cuál sea su evolución en los mercados financieros. Como consecuencia de que todas estas empresas generan beneficios y los reparten entre sus accionistas.

Los blue chips de la renta variable son los reparten esta remuneración con mayor rentabilidad. Por encima de otras cotizadas de especial importancia en el índice selectivo de la bolsa española. Hasta el punto de son mucho los inversores los que se dirigen a estos valores solamente por el reparto de esta gratificación. Porque a través de la misma puede generarse una bolsa de ahorro destinada al medio y largo plazo. Más allá de otros planteamientos más agresivos en la inversión. En este sentido, puede emplearse esta estrategia para importar modelos de inversión más defensivos.

Plazos en la inversión

Quizás no lo conozcas, pero esta clase de valores son más eficaces en los plazos de permanencia más longevos. Porque de esta manera, estás en condiciones de recoger las posibles revalorizaciones en sus precios. En cualquier caso, no están indicados para operaciones de carácter especulativo debido a que las oscilaciones en sus precios no son excesivamente elevadas. Al igual que en las operaciones intradia o lo que es lo mismo, realizadas en la misma sesión bursátil. No en vano, el plazo de permanencia también es determinante para contratas acciones de este grupo tan importante de la renta variable española.

Por otra parte, tampoco puedes olvidar que estos valores suelen ser muy rentables para impulsar una bolsa de ahorro ciertamente estable. Sino deseas sorpresas negativas en los próximos años, una de las mejores opciones que tienes a partir de estos momentos son los valores que están integrados en los blue chips. Además de ser muy estables, te proporcionan una rentabilidad fija todos los años. En cualquier caso, es una excelente idea para mantenerlos en una cartera de valores sin demasiadas complicaciones. A largo plazo siempre obtendrás un interés a tus ahorros.

Ventajas de esta elección

Si te decantas por alguno de estos valores deberás conocer algunas de las aportaciones que te proporcionaran en tu estrategia de inversión. Más allá de rendimiento que finalmente obtengas de sus posiciones. Entre las que destacan las siguientes:
  1. Aporta una mayor estabilidad a tus posiciones como inversor medio y alejado de movimientos especulativos que conllevan excesivos riesgos.
  2. Se trata de los valores con mayor liquidez de la renta variable española y por tanto no tendrás problemas para abrir posiciones en cualquier momento.
  3. No tendrás riesgos como consecuencia de la excesiva volatilidad en la formación de sus precios ya que las grandes oscilaciones en los mismos no es uno de sus denominadores comunes.
  4. Son valores que están presentes en las carteras de inversión de los más importantes fondos internacionales, incluso desde una posición muy destacada.
  5. Representan a sectores estratégicos dentro de la economía nacional a través de líneas de negocio completamente consolidadas y con beneficios en sus resultados.
  6. Su volumen de contratación es de los más altos dentro del índice selectivo de la renta variable española, con una elevada negociación de títulos en todas las sesiones bursátiles.
  7. En todos los casos cuentan con un notable rendimiento por dividendo, con un interés medio en torno al 5 %, por encima de la rentabilidad de la renta fija.
  8. No suelen presentar rentabilidades muy fuertes, pero tampoco sus depreciaciones son muy acusadas a través de los años.
  9. Replican los movimientos de sus respectivos índices bursátiles, en este caso en el Ibex 35 que es donde están integrados todos estos valores.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *