Las claves para esperar en las inversiones en bolsa

En buena parte de las operaciones, esperar a entrar en los mercados financieros te puede suponer unas más que importante plusvalías. Con oscilaciones que pueden variar entre el 5 % y 10 %, en función del tipo de movimientos que ejecutes en los mercados de renta variable. Por este motivo es muy importante tener sangre fría al enfrentarte con la bolsa. Es un factor que puede separar que tengas ganancias o por el contrario pérdidas. Hasta el punto que puede definir el comportamiento de tus inversiones en cualquier clase de escenarios y puede que de tendencias. No conviene minusvalorar este aspecto que es tan importante para tus intereses como pequeño y mediano inversor.

Pues bien, es muy importante que selecciones la estrategia más correcta para que puedas combinar la seguridad y el riesgo que conllevan las operaciones en los mercados de renta variable. En donde en más de una ocasión estarás en condiciones de plantearte si es mejor tomar posiciones con gran rapidez o por el contario te merecerá la pena esperar a tomar la decisión. Esto es una actuación muy frecuente cuando un valor ha subido en la valoración de su precio. Con un verdadero problema de conciencia en el momento de tomar una decisión. Con toda seguridad que te habrá que pasado en más de una ocasión.

Una de las estrategias más eficaces en estos casos consiste en plantearte unos objetivos antes de entrar en los mercados financieros. Te debes preguntar qué es lo que esperas de esta inversión en concreto. Porque pueden objetivos poco realistas, con pocas garantías de que se cumplan. O por el contrario, alcanzar metas más realistas aunque con rentabilidades menos exigentes. Es una de las cuestiones que deben quedar bien clarificadas en estos momentos tan especiales como son los que se generan ante la idea sobre lo que tienes que hacer. ¿Qué te conviene más, esperar o lanzarte con rapidez a los mercados financieros? Es algo que debe quedar muy claro para definir cualquier clase de estrategia en la gestión de la inversión.

¿Qué consigues al esperar en bolsa?

Si optas por esta estrategia completamente valida deberás conocer que te generaran más de más  de prestación con la aplicación de esta singular estrategia. Entre algunas de las más relevantes destacan las siguientes que te exponemos a continuación.
  • Podrás ser mucho más selectivo en tus actuaciones a partir de estos momentos. No en vano, valorarás más la calidad de las operaciones en la bolsa que su cantidad. Son una mayor garantía en las mismas que et ayudarán a rentabilizar los ahorros de una manera más satisfactoria que hasta ahora.
  • El margen que tendrás para los errores se reducirá de una forma significativa. Como consecuencia de unas decisiones mucho más maduradas desde el punto de vista técnica. Incluso con la opción de mejorar el resultados de las operaciones desde el mismo momento de su concepción.
  • Te centrarás con más detalle en cada una de las operaciones. Tanto desde el preciso momento de la selección de los valores bursátiles como en su posterior seguimiento. Hasta el punto de que tendrás mucho más claro que nunca los niveles en donde debes cerrar la operación. Con precios siempre más ajustados a tus intereses personales para finiquitar los movimientos realizados.
  • Esta singular estrategia en la inversión será un instrumento muy eficaz para buscar las auténticas oportunidades de negocio que se generan desde los mercados de renta variable. Podrás entrar en el momento justo y al precio más adecuado. Sin riesgo de desviar la atención a través de otra clase de operaciones en estos mercados.
  • Ni que decir tiene que esperar en bolsa te ayuda a reforzar siempre tu decisión. No en vano, no puedes olvidar de que puede tener un efecto psicológico o emocional sobre tus actuaciones en los mercados financieros. Para reafirmarte en tus ideas con respecto a las relaciones que debes mantener con el siempre complicado mundo del dinero.
  • Si además empleas una orden de limitación de pérdidas, las más conocidas como stop loss, te aportarán una seguridad que no podrás conseguir a través de otra clase de estrategias bursátiles. En el peor de los casos, nunca de perjudicarán, ni tan siquiera en los escenarios más desfavorables para los mercados de renta variable.

¿Cómo formalizar los movimientos?

Desde luego que por encima de todo necesitarás un conocimiento de estas operaciones. Para que tengan como principal objetivo un seguimiento en los mercados financieros. Basado fundamentalmente en mirar todos los días o semanas los máximos de la cotización. Para que en el momento en que decrezcan las cotizaciones abandones las posiciones inmediatamente y recoger los beneficios que hubiera hasta ese preciso momento. Es un método bastante fiable que recomiendan muchos analistas de mercado, aunque tiene el inconveniente de que hay que estar muy pendiente de la evolución de los precios que se marcan en las plazas de cotización internacionales.

Puede que el esfuerzo que tengas que dedicar sea mucho más exigente que a través de otros métodos en la inversión. Porque de lo que se trata al fin y al cano es de que conozcas mejor los mercados financieros. O al menos para cumplimentar mejor cualquier clase de compras en estos activos financieros. Además, una de las ventajas que te genera el esperar en bolsa es que tendrás mucha más liquidez en algunos periodos del año. Como consecuencia de esta actuación, estarás en mejor disposición para aprovechar las oportunidades de negocio que se te presenten en el momento más inesperado. Puede que algún que otro momento no hayas podido abrir posiciones porque no contabas con los recursos suficientes como para financiar la operación en la bolsa.

Ventajas de emplear esta estrategia

No cabe duda que mantener liquidez en tu cuenta de ahorro te reportará más de un beneficio a partir de estos momentos. Una actuación que puede ser muy ventajosa para tus intereses como pequeño y mediano inversor se basa en potenciar las herramientas del análisis técnico. Porque en efecto, analizar los máximos y mínimos semanales te permitirá que encuentres con la señal correcta sobre la tendencia de los valores. Para que de esta forma, cuando los máximos semanales crezcan pueda ser la señal definitiva para iniciar las posiciones compradoras. Más allá del potencial de revalorización que pueda presentar las acciones de las compañías cotizadas.

Por otra parte, también te dará un mayor margen para que estés en disposición de plantearte unos objetivos lógicos y coherentes en la toma de posiciones. Independientemente de los plazos a los que deseas dirigirte. Mientras que podrás ir acumulando posiciones a medida que la tendencia alcista se vaya reafirmando con el paso de los días. Sin ningún tipo de presión por tu parte ya que tan solo entrarás en bolsa unas cuantas veces al año. Tan solo en aquellas operaciones que te den mayor seguridad en cuanto al resultado final de las mismas. Algo que por contrario será mucho más complicado si operes en renta variable con una cierta regularidad.

Recorte en los gastos de inversión

La disminución de las operaciones en los mercados de renta variable conlleva un ahorro en las comisiones que tendrás que afrontar a partir de estos momentos. En este sentido, no puedes olvidar que a mayores cantidades invertidas –a pesar del incremento de las comisiones- menor será su impacto en el saldo de tu cuenta corriente. Contrasta con el mayor gasto que supone realizar muchas y pequeñas operaciones. También por lo que respecta a otros desembolsos en la gestión de los valores bursátiles, como por ejemplo la tasa de custodia y mantenimiento. Aunque bien es cierto que son las menos exigentes de todas.

Debes conocer que si sumas todas estas comisiones pueden representar hasta el 1 % sobre el capital invertido. Restando competitividad a la posibles ganancias que puedas obtener en cualquiera de las operaciones en bolsa. Más allá de los efectos fiscales que tendrás que asumir en tu próxima declaración de la renta. Tanto en lo que respecta a las plusvalías generadas como a los dividendos que cobres como parte de la remuneración que ofrecen al accionista. Desde luego que siempre te será mucho más rentable realizar pocas operaciones que muchas, aunque estas sean de pequeña cuantía. Hasta el punto de que serás más sensible para que puedas ahorrar más dinero a través de la renta variable.

Otro de los aspectos que debes de tener en cuenta es el relacionado con la cuenta de resultados. En el sentido de que si optas pocas menos operaciones bursátiles siempre tendrás mayores beneficios. Aunque mucho cuidado con este aspecto, porque con el mismo argumento los niveles de pérdidas pueden ser más abultados. Hasta el punto de que puedas dejarte mucho dinero en los mercados financieros.

Para evitar este escenario, no tendrás otra solución que ser más vigilante en los movimientos de tus acciones. En donde a la más mínima señal de debilidad tendrás que deshacer, total o parcialmente, tus cargos en la renta variable. Bien a través de un seguimiento más o menos tradicional o con la aplicación de las órdenes de limitación de pérdidas. Te ayudará a conseguir los objetivos con mayor facilidad que antes.  Es un factor muy relevante que genera esta clase de operaciones tan especiales por sus propias características.


Categorías

Bolsa

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.