Porque la reducción fiscal favorece la inversión

fiscalLa reducción fiscal tiene mucho más que ver con la renta variable de lo que puedes imaginarte en un principio. Hasta el punto que cualquier movimiento en este sentido afectará a los mercados financieros y muy concretamente en la bolsa. No solamente en España, sino en todo el mundo industrializado. Porque en efecto, la relación entre el tratamiento fiscal y la inversión es mucho más íntima de lo que muchos creen. Hasta el punto que puede ayudarte a ganar dinero o por el contrario a perderlos. Con movimientos muy rápidos en las plazas bursátiles.

Para que tengas un poco más de idea sobre lo que tienes que hacer en estos escenarios, será completamente necesario que comprendas la interrelación entre ambos conceptos a partir de estos momentos. Porque de esta forma, estarás en mejores condiciones para conseguir que las plusvalías aparezcan en tu cuenta de resultados. Además, se constituirá en un potente incentivo para que abras posiciones en la renta variable en función de esta importante variable económica. Solamente tendrás que poner algo de tu parte para que de esta forma los resultados empiecen a llegar a tu cartera de valores.

Porque no es lo mismo un escenario de una fiscalidad muy fuerte que relajada. Sus efectos sobre la renta variable serán completamente diferentes, tal y como vas a poder comprobar a continuación. Se trata de algo sencillo de entender y que está al alcance de todos, incluidos los pequeños y medianos inversores. Con unos efectos dispares, según estés en una u otra situación. Porque sencillamente tendrás tratamientos dispares, sino completamente diferentes. Es, en definitiva, otra forma de entender la bolsa. Desde un punto de vista diferente y muy práctico para defender tus intereses como inversor minorista.

¿Cómo afecta el tratamiento fiscal?

La primera cosa que debes conocer es que una política fiscal relajada beneficia a los inversores. Esto es así porque al disponer de mayor liquidez en sus cuentas de ahorro, tendrán más opciones para destinar este dinero a las inversiones. Sea cual fuese el producto financiero que elijan en cada momento puntual. Está claro que sus deseos de inversión se acrecentarán más de la cuenta. Ejemplos en los últimos años atestiguan y ratifican estos movimientos en el flujo de capitales. Tampoco puedes olvidar en ningún momento notarás mayor presión para formalizar las operaciones en bolsa.

Los gobiernos, cuando pueden realizan reducciones fiscales para que sus ciudadanos tengan mayor dinero en sus cuentas corrientes. De esta forma, es mucho más fácil que se inclinen por cualquier clase de inversión. Bien en la renta variable, en la fija o incluso desde modelos alternativos. No en vano, desean dar una mayor rentabilidad a sus ahorros. Mucho más que en los escenarios completamente contrapuestos, en donde el ajuste al presupuesto doméstico es siempre mucho mayor.

Además, es una forma clásica de incentivar la economía de un país o área geográfica. Está en todos los manuales de los grandes economistas. Aunque debido a las consecuencias de la última recesión económica, en España no se ha podido aplicar este escenario tan esperado por los ahorradores. Si no más bien todo lo contrario, se ha elevado el tipo impositivos de las principales tasas nacionales y locales. De esta manera, hay menos dinero en el bolsillo de los contribuyentes y sus posibilidades de entrar en la renta variable son sensiblemente menores. Es otra forma de entender la bolsa y desde el ángulo de la fiscalidad.

Trump reduce los impuestos en USA

trumpPara ilustrar esta situación que tiene que ver con el tratamiento fiscal, nada mejor que acudir a un tema de rabiosa actualidad. Y es el que tiene que ver con la situación de los Estados Unidos tras la llagada del controvertido Donald Trump a la presidencia de esta potencia económica mundial. Pues bien, una de sus promesas electorales más relevantes se basaba en la drástica reducción fiscal. Y así ha sido tras tomar sus últimas decisiones. Que indudablemente afectarán a sus mercados de renta variable.

Porque en efecto, el presidente había anticipado una “rebaja histórica” de los impuestos a las corporaciones y a la clase media estadounidense. Específicamente, prometió en su campaña electoral impulsar una reducción a la tasa impositiva de las corporaciones del 35 al 15 por ciento, un recorte de 20 puntos porcentuales. Este se ha hecho efectico en las anteriores semanas. Como consecuencia de esta importante medida, los norteamericanos tendrás más dinero en sus carteras.

Uno de los efectos de este hecho es que serán mucho más propensos para abrir posiciones en la bolsa. Parece lógico, por tanto, que llegue más dinero a las bolsas de este país. Con una previsible subidas de los mismos. Hasta el punto que podría generarse un nuevo tirón alcista en estos mercados financieros. Por una razón muy sencilla de explicar y que no es otra que las posiciones compradoras se impongan sobre las vendedoras. Desde esta perspectiva, no es una mala idea desviar los ahorros de las familias españolas a esta plaza internacional. Porque puede generarse una mayor rentabilidad que en las plazas del viejo continente.

Altos impuestos: efectos contrarios

impuestosOtra cosa bien diferente es el escenario contrario. Cuando se paga demasiado dinero en impuestos. Esta situación hace más reacios a los posibles inversores. Porque disponen de menos dinero en su cuenta corriente. Con lo cual, serán menores el número de operaciones que lleven a cabo en los mercados financieros. Entre otras razones, porque deberán atender a sus gastos personales y familiares. No en vano, tendrás que ajustarse con mayor disciplina a sus presupuestos por tener una menor liquidez.

Los tratamientos fiscales expansivos siempre suponen un problema añadido a la renta variable. Porque ahuyenta a buen número de pequeños y medianos inversores de la misma. No es por tanto la mejor situación para que tomes contacto con el siempre complicado mundo del dinero, sino más bien lo contrario. Los periodos históricos en donde ha sucedido han sido los menos favorables para que se haya generado un incremento en el precio de las acciones. Al menos en los periodos a corto plazo.

¿Qué puedes hacer en estos casos?

tasasSi te ves inmerso en otra situación, no te quedará más remedio que decantarte por estrategias de inversión sustancialmente diferentes. Aunque en todos los casos habrá unos denominadores comunes con los que deberás cumplir. Para partir de las siguientes líneas de actuación que a continuación te exponemos.

  • Debes delimitar lo que es uno u otro periodo, porque en función de los mismos, no te quedará otra solución que tomar decisiones distintas. En unos casos para abrir posiciones y en otros para todo lo contrario. Es decir, realizar ventas parciales o totales.
  • Siempre puedes aprovechar los espacios fiscales de relajación porque será mayor el capital disponible en los mercados financieros. Con una presumible imposiciones de las posiciones compradoras sobre las vendedoras.
  • Los impuestos bajos es una invitación al optimismo para que las bolsas puedan subir, incluso con mucha fuerza. Puedes dirigirte a los mercados en donde la relajación o el tratamiento fiscal será sin duda mucho más benévolo para los intereses de los contribuyentes.
  • El incremento fiscal no solamente es desfavorable para relacionarte con el mundo del dinero. Sino que influye con gran decisión sobre los gastos que tendrás en las inversiones formalizadas con plusvalías. Tanto en la liquidación de las operaciones, como en la declaración de la renta.
  • Este aspecto influye más en los valores más agresivos que en los que se constituyen como valores refugio. Es decir, aquellos con los estás en mejores condiciones de confeccionar una bolsa de ahorro estable de cara al medio y largo plazo. Es un pequeño detalle que puede repercutir en tus posiciones abiertas en los mercados de renta variable.
  • Será mayor la liquidez que dispongas para abrir posiciones en los mercados financieros. Hasta el punto que podrás arriesgar en lo que respecta a los importes que puedes dedicar a este activo financiero que está formalizado en la bolsa.
  • Como puedes figurarte en estos casos, será una medida que te ayudará a potenciar tus inversiones. No de forma espectacular, sino más bien limitada en sus efectos. Pero que servirá para llegues a finales de año con un mayor posicionamiento en los mercados seleccionados.

Conclusiones en el tratamiento fiscal

A modo de resumen, no puedes olvidarte que es un escenario en el que siempre saldrás beneficiado. Desde muchos puntos de vista: rendimiento, operativo, comisiones y hasta con un patrimonio más amplio del esperado. Debes aprovecharlo en la medida que puedas y analizado todas las estrategias que tengas para rentabilizar tus ahorros.

Esto no quiere decir que las bolsas mantengan una tendencia alcista durante mucho tiempo. Sino que por el contrario, dependerá de otras variables mucho más relevantes para todas las bolsas. Solamente en caso de que ambas coincidan será un aliciente añadido para que incrementes tus posiciones en estos mercados. En los niveles que consideres más adecuados para proteger tus intereses como pequeño y mediano inversor. Porque en efecto, pueden plantearse diferentes escenario y alguno de ellos muy interesantes para conseguir tus objetivos.

Por último, no solamente te convienen los tratamientos fiscales de relajación para la inversión. Sino para formalizar cualquier tipo de producto bancario (imposiciones a plazo, pagarés o deuda pública, entre los más relevantes).


Categorías

Bolsa
Etiquetas ,

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   okmoney dijo

    Cuando se trata de deducciones de impuestos, es bueno ser rico – el rico es más rico. Por ejemplo en USA la clase media goza de algunas de las mismas exenciones fiscales que los ricos en cosas como el interés hipotecario sobre los préstamos hipotecarios, ganancias de capital en inversiones de jubilación y donaciones hechas a la caridad.

    Sin embargo, los ricos disfrutar de estas deducciones y otros a un grado desproporcionado en comparación con el resto de los contribuyentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *