¿Cuál es la liquidez en los productos de inversión?

Uno de los aspectos más importantes que debes fijarte al realizar cualquier clase de inversión es el nivel de liquidez que tiene el activo o producto financiero. Porque no en todos ellos serán siempre los mismos, tal y como vas a comprobar a partir de estos momentos. Además, en función de esta variante tan importante podrás seleccionar cuál es el mejor vehículo para rentabilizar tus ahorros de una manera más óptima. En donde también tendrá mucho que ver cuál es el perfil que presentas como pequeño y mediano inversor en un determinado momento.

La liquidez es muy importante para que puedas tener una cuenta corriente muy saneada. Y sobre todo para hacer frente a los principales pagos en tu economía doméstica. El abono de tu crédito, los recibos del hogar o incluso los gastos de tus estudios universitarios. Porque en este sentido, no todos los activos o productos financieros dispondrán de la misma liquidez. Nada tiene que ver los vinculados a la bolsa que los generados a través de la compra de un piso. Son sustancialmente diferentes como es fácil comprender.

Uno de tus objetivos más inmediatos es que después de haber finiquitado la operación tengas el dinero en tu cuenta corriente o de ahorro. Pero te conviene saber que no todos los productos aportan esta característica. Ni mucho menos y por tanto deberás detectar cuál es el grado de inmediatez que necesitas a partir de estos momentos. Para que no te lleves ninguna sorpresa negativa a partir de ahora. Porque hay algunos activos o productos financieros que pueden darte más de un susto al desarrollar las ventas.

Liquidez en las operaciones en bolsa

Desde luego que si lo que deseas es que tu dinero esté en pocas horas en su cuenta, nada mejor que la compra y venta de acciones en bolsa. Este proceso no tardará más de unos pocos minutos para formalizarse correctamente. Para que de esta forma, puedas destinar el importe a la meta que tú mismo deseas. Con la aplicación de sus correspondientes comisiones y otros gastos en su gestión. Afecta a todos los valores de la renta variable, sin exclusión de ninguna clase. Incluso del banco en donde tengas contratada la cuenta de valores. No en vano, esta es de las particularidades de la bolsa en general.

Por otra parte, no debes olvidar en ningún momento que esta operación puedes realizarla en cualquier momento en que esté abierto el índice bursátil en el que estés operando. Desde tu ordenador o móvil el movimiento será prácticamente inmediato. Aunque en los valores con menor grado de liquidez puedes tener problema para realizar tus ventas al encontrar más problemas para encontrar con los compradores deseados. No en vano, es la única divergencia que puedes encontrarte con este producto tan común para realizar las inversiones.

El caso contrario: venta de un piso

Algunos inversores optan por esta propiedad privada para rentabilizar su dinero. Entre otras razones porque el rendimiento de la operación puede ser sensiblemente mayor que a través de los productos financieros más convencionales. Desde este planteamiento, pueden pasar uno, dos, tres o incluso más meses hasta que tienes el precio por la venta realizada. Todo ello es consecuencia de un proceso que es mucho más largo. En todo interviene la inmobiliaria, los documentos y hasta el dictamen del propio notario. Puede pasar mucho tiempo hasta que puedas disfrutar de este dinero.

En cualquier caso, no lo tendrás inmediatamente y por tanto tendrás que esperar para hacer uso de estos recursos en tu cartera. Es el principal inconveniente de optar por esta inversión es que se rige por unas normas diferentes. Tanto en su contratación como en el proceso que tiene que ser desarrollado de principio a final. Hasta el punto de que tendrás que tener un poco de tranquilidad hasta que finalmente tengas el dinero en tu mano. Se trata de una opción que está dirigida a inversores sin necesidad de dinero urgente. Si no que por el contrario, que puedes esperar más tiempo para llegar a este escenario tan deseado por todos.

Fondos de inversión: esperar unos días

Es una opción intermedia para disponer del importe invertido. No lo dispondrás en el mismo día que realices la operación de venta. Sino que por el contrario, se efectuará al día siguiente o incluso en algunos casos y dependiendo de la gestora en otro día más. No en vano, en este caso tendrán que hacerte la liquidación de tus participaciones. Este es uno de los motivos por los que no se cargará el abono de manera inmediata, tal y como pasa en otros productos financieros. Independientemente de que sea un fondo de renta variable que fija o desde otros modelos alternativos.

Los fondos de inversión a través de este sistema de liquidación te impedirá que puedas  reinvertir en otros fondo el dinero de estas operaciones. Este es un factor que es desconocido por buena parte de los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto que pueden sorprenderse de que esta liquidez no la tenga en su cuenta corriente a las pocas horas de haber cerrado la operación. No en vano, se trata de movimientos más complicados que requieren de un cierto tiempo para su definitiva resolución.

Productos más sofisticados

Por el contrario, esta clase de formatos para la inversión y que están representados por ventas a crédito, warrants o derivados ofrecen una solución intermedia entre los fondos de inversión y la compra y venta de acciones en la bolsa. Entre otras razones porque predisponen a que las operaciones no sean tan rápidas como en la compra y venta de acciones en bolsa. Normalmente se ejecutan en no antes de unas cuantas horas. Para que el usuario tenga el fruto de su operación disponible en una cuenta asociada. Aunque en otros, como los fondos cotizados genera una duración muy similar a la de los fondos de inversión.

Esta clase de productos financieros implican que su formalización no sea tan rápida como otros más convencionales. Pero aun así, entran dentro de lo que son unos plazos más o menos aceptables para la mayoría de pequeños y medianos inversores. Con la aceptación de unas comisiones que se restarán del abono de estas operaciones. Un hecho que está aceptado en todos estos modelos para la inversión. Es decir, se tendrá la liquidez pero con una espera mayor. Es lo que se denomina un plano intermedio en los productos financieros.

Derivados de la renta fija

Con respecto a los formatos de renta fija (imposiciones a plazo, pagarés bancarios o incluso en algunos casos las cuentas de alta remuneración) la mecánica es muy parecida a los anteriores ejemplos. De esta forma, la liquidez la tendrás en torno a uno o dos días desde que hayas cerrado las operaciones. Pasarán directamente a tu cuenta corriente y sin ninguna clase de comisiones u otros gastos en su gestión o mantenimiento.

En estos casos, la liquidez no será instantánea, pero al menos en no más de veinticuatro horas se habrá realizado la liquidación. Además, esta operación se formalizará completamente exenta de comisiones y otros gastos en su gestión y mantenimiento. Por otra parte, aunque el cargo no esté abonado, no habrá ningún problema con el banco para realizar cualquier clase de operación sobre el dinero expuesto a estos productos bancarios. Es un factor que lo caracteriza de los modelos de inversión más sofisticados y que basan su estrategia en tomar posiciones en algunos de los mercados internacionales.

¿Qué hacer para evitar problemas?

De todas formas, hay unas normas básicas que te pueden ayudar para evitar que pases por algún que otro escenario no deseado. Porque si lo que deseas es disponer de efectivo en tu cuenta corriente lo más aconsejable es optar por los productos (bancarios o financieros) más líquidos del momento. Si por el contrario, tienes fondos necesarios para afrontar los pagos más urgentes podrás ser más flexible en la elección. Hasta el punto que podrás demorar el periodo en donde te repondrán del capital invertido.

Otra estrategia realmente útil en estos casos pasa por elegir los niveles de liquidez más rápidos para tratar de dirigir tus inversiones hacia otros productos financieros. De forma que nunca habrá un periodo de espera que pueda demorar cualquier clase de operaciones en los mercados financieros. Prácticamente irán de una forma continuada, una detrás de otra. Para aprovechar todas las oportunidades de negocio que se presenten en cualquier momento. Será un pasaporte que  te permitirá abrirte a nuevas experiencias en el sector de la inversión.

Por último, un producto de elevada liquidez siempre te aportará que tenga un saldo solvente en tu cuenta corriente. Con el que enfrentarte a los gastos que puedan generarse desde tu economía doméstica. Hasta el punto que sin lugar a dudas llegarás en mejor posición a final de mes. Sin estrecheces que puedan limitar los movimientos en tu presupuesto familiar o personal. Desde luego que no es algo tan superficial como para que no lo tomes en cuenta a partir de estos momentos. En especial si deseas obtener alguna clase de rendimientos a tus aportaciones económicas. Que es al fin y al cabo de lo que se trata.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Un comentario

  1. Hola Jose, coincido en todo lo que has dicho, es más creo que es uno de los factores más importantes a la hora de invertir nuestro dinero. ¿Porque lo creo?¿Que pasa si haces una inversión que es poco liquida y luego necesitas recuperar el dinero?
    El mejor ejemplo el de la venta de un inmueble el cual es un activo poco liquido.
    Si necesitas el dinero te encontraras con que no podrás conseguirlo a no ser que hagas una venta rápida a un menor precio perdiendo en consecuencia la inversión.
    Por eso en bolsa a mí me gusta invertir en acciones volátiles de empresas grandes el haber siempre movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.